Álbum de fotos

"Una conjunción de personalidades muy diferentes con una sinergia espectacular". Kike Correcher, presidente de la Asociación de Diseñadores de la Comunidad Valenciana (ADCV), explica cómo once profesionales del diseño constituyeron el colectivo LA NAVE y desde esa plataforma creadora impulsaron en los años ochenta un estilo innovador de afrontar los proyectos que acabó por crear escuela.

 

 

 

Por eso , en 2008, al cumplirse sus Bodas de Plata, La Nave recibió un homenaje en Barcelona por parte de   la asociación Foment de les Arts i el Disseny otorgándoles La cadena del FAD, un acto de reconocimiento en el que la asociación muestra a los jóvenes asociados el exitoso trabajo de los ya veteranos.

 

 

 

La centenaria institución catalana, con más de mil profesionales asociados en toda España, organiza homenajes a los padres del diseño español. Este año decidió dedicarlo a los grupos y los elegidos fueron LA NAVE y los catalanes de Transatlàntic, en curiosa coincidencia de denominación marítima. Vídeos antiguos, testimonios de compañeros y aportaciones de diseñadores jóvenes integraron el acto, coordinado por el presidente de la Asociación de Diseñadores de la Comunitat Valenciana , Kike Correcher, quien destacó el carácter pionero del colectivo valenciano.

 

 

Correcher coordinó una jornada que hizo a Barcelona la capital del diseño valenciano. Dos autobuses con más de setenta personas de este ámbito partieron ayer hacia la capital catalana para acompañar por la tarde al legendario colectivo LA NAVE en el homenaje que les brindó la asociación Foment de les Arts i el Disseny (FAD). Nueve de sus once miembros (Lorenzo Company murió y Eduard Albors está en el extranjero) acudieron al acto, que tuvo su continuidad en Valencia quince días después, con una fiesta en el estudio de Cul de Sac.

 

 

LA NAVE funcionó entre 1984 y 1991 y su existencia va ligada al carácter sociopolítico de aquellos años: tiempos de cambio, movida y efervescencia creativa. Pero, "al margen de la época, su obra es excelente. Son unos grandes innovadores. Le dan la vuelta a los encargos y encuentran soluciones diferentes", subrayó Correcher.
Su funcionamiento era singular -difícil de entender en la actualidad-, ya que los encargos que recibían individualmente los discutían después en grupo y los firmaban finalmente entre algunos de ellos y con el epígrafe-marca de LA NAVE.

 

 

El colectivo surgió de la unión de dos grupos, Caps i mans (Eduardo Albors, José Juan Belda, Nacho Lavernia y Luis Lavernia) y Enebecé (Daniel Nebot, Paco Bascuñán y Company), a los que se incorporaron Marisa Gallén, Sandra Figuerola, Carlos Bento y Luis González. El recorrido de La Nave fue corto, sólo funcionaron siete años (de 1984 a 1991), pero muy intenso. Los proyectos que abordaron desde su sede, una nave industrial en la calle de San Vicente 200, que años después se transformó en discoteca, aprovecharon el impulso de la incipiente autonomía para crear muchos de los símbolos de las instituciones que empezaban a caminar: desde la Generalitat Valenciana y la EMT al Jardí Botànic o el parque de L'Albufera. Unos trabajos que tuvieron repercusión en el extranjero y fueron reclamados por clientes de Brasil, Japón, Italia, Reino Unido...

 

 

 

El colectivo LA NAVE (1984 - 1991) es el referente ineludible para entender la evolución del diseño en Valencia, desde los años ochenta hasta nuestros días. La Nave aglutina experiencias anteriores y proyecta su influencia hasta nuestros días, tanto por el legado de su trabajo como por la trayectoria posterior de sus integrantes.

La Nave fue un grupo de once profesionales trabajando juntos y, a la vez, por separado que surgió en en pleno "boom del diseño" español. Entre sus componentes hay diseñadores gráficos, de producto, interioristas y arquitectos. No es sólo una reunión de talentos sorprendente e irrepetible, sino la materialización de una idea romántica de convivencia y colaboración de las distintas culturas de proyecto. Por otro lado, se trata de un fenómeno que no se puede explicar fuera del contexto histórico en el que se produce, un momento de grandes cambios políticos y efervescencia cultural.

 

 

 

El reconocimiento de la   Cadena del FAD no pretende ser un homenaje. "Los profesionales de La Nave son todavía jóvenes, aún tienen mucha carrera por delante y sería prematuro dedicarles un homenaje individual a pesar de que tienen una trayectoria muy brillante", explica Correcher, que por poner un ejemplo, menciona que Daniel Nebot fue Premio Nacional de Diseño en 1995 y Nacho Lavernia en 2013. Pero sin duda todos ellos han desarrollado una brillante carrera posterior. "La Nave fue una incubadora, dio buenos resultados pero, y sin que hubiera desavenencias, parece ser que tuvieron la necesidad de dar un paso adelante por separado".

 

 

 

¿Qué estilo definió al colectivo que, junto con Javier Mariscal, proyectó el diseño valenciano en todo el mundo? "No hay un estilo, es más el espíritu o la manera de afrontar los encargos", explica Correcher. "Lo más característico de La Nave fue su capacidad para redefinir los encargos, fueron unos grandes innovadores; les encargaban la señalización de los puntos de interés a lo largo de una carretera y reinventaban las señales usando la ilustración de una manera que antes no se había hecho nunca".

 

  ENLACES:



Cadena del Fad               http://www.flickr.com/photos/designios/3002133782/


 


La Nave Testimonios:    http://www.vimeo.com/2148857


 


Metropolis resumen:   


 


  http://www.youtube.com/watch?gl=ES&hl=es&v=MZOLVZc1PIM