PREMIO ECONOMÍA 3

La revista Economía 3 reconoce la trayectoria  de empresarios y profesionales valencianos

 

La iglesia de La Beneficencia acogió  el 7 de abril de 2009 la entrega de galardones que
destacan a empresas de diferentes sectores productivos y servicios. Políticos, empresarios y profe­sionales de la ciudad de Valencia acudie­ron a la cita que un año más congregó la revista de información económica y em­presarial de la Comunitat.

 

El Equipo “la Nave” fue Galardonado con el Premio Especial del Jurado

Rompedores fueron y rompedores siguen. Ellos son: Eduardo Albors, José Juan Bel­da, Quique Company, Paco Bascuñán, Sandra Figuerola, Carlos Bento, Marisa Gallén Nacho y Luis Lavernia, Luis González y Daniel Nebot. Hoy ya profetas en su tierra. Veinticinco años después de su fundación, Economía 3 vuelve a reunir a gran par­te del colectivo de La Nave para rendirles un homenaje con la entrega de uno de los galardones. Y es que este equipo multidisciplinar, con una sólida obra a sus espal­das, fue el origen de lo que hoy es el diseño valenciano.

 

“Era la transición, los nuevos Gobiernos democráticos, momentos de cambios ge­neracionales y todo estaba por diseñar”, recuerda Sandra Figuerola. “Había ins­tituciones que no tenían imagen e instituciones nuevas que tenían necesidad de una propia. Había mucho por hacer y nosotros, como todo el mundo, aprovecha­mos las circunstancias”, completa también Paco Bascuñán. Se congratulan de que haya mejorado el nivel formativo en la disciplina, consideran que su época fue más de “autodidactas”, y ellos son el más claro ejemplo de que explotó la diversidad de un grupo imposible: diseñadores gráficos, industriales, ilustradores, arquitectos...

 

“Realizamos algunos diseños que tuvieron más transcendencia, como la imagen de la Generalitat o del Impiva. Fue una época muy bonita”, insiste Bascuñán. Sin embargo, La Nave no se agotó en sí misma, asegura Marisa Gallén, “el germen sigue vivo en cada uno de nosotros”. Pero ¿es hora de mejorar de nuevo la ima­gen gráfica de la Generalitat? “Todo se puede mejorar, pero el espíritu de nuestras obras fue la durabilidad y la funcionalidad”, recalca Figuerola