27. feb., 2018

PACO BASCUÑÁN Y QUIQUE COMPANY EN LA NAU

 

"EQUIP ESCAPULARI-O I ALTRES DERIVES"



La obra más personal y combativa de Paco Bascuñán y Quique Company se dió a conocer públicamente en el Centro Cultural La Nau, de la Universitat de València en mayo de 2016.

 


De esta manera, Valencia rindió homenaje a Paco Bascuñán (Valencia 1954-2009) y Quique Company (Valencia 1954-2005) dos artistas fundamentales para entender la historia del diseño valenciano con una gran exposición. Una muestra que reúne cerca de 150 piezas, desde sus combativos inicios como Equipo Escapulari-O hasta su última obra conjunta a mediados de los 90. Un recorrido de varias décadas de complicidad y compromiso. 



Paseando por el barrio del Carmen, Quique Company se encontró una cabeza de plástico tirada en el suelo. La subió a la casa que compartía con Paco Bascuñán en la calle Bolsería y allí decidieron ponerla en una cama, junto a una palancana con agua y utilizarla para dar el parte diario de Franco. Corría el año 75, el dictador agonizaba. ”Montaron una performance, cuando áun no existían como tales” recuerda Lupe Martínez, viuda de Bascuñán y comisaria de la exposición junto con Marisa Giménez. Es sólo una anécdota, pero una anécdota que describe muy bien la primera etapa de la pareja como Equipo Escapulari-O (1973-1979), marcada por la utilización del arte como reacción, lucha, refugio y experimentación. Dos jóvenes artistas, amigos y compañeros de estudios en la Escuela de Artes y Oficios unidos para agitar conciencias durante los convulsos y efervescentes años del final del franquismo y el principio de la transición. 



Sus primeros trabajos conjuntos son muy libres y rebeldes, hechos con materiales pobres y técnicas básicas. Grafito, spray, collage sobre materiales reciclados: cartones gastados, hojas de papel arrancadas, trozos de periódicos, de calendarios… En el contexto histórico en que fueron gestados esos trabajos, no importaba tanto la obra, que sin embargo era muy visual y vanguardista, como el mensaje, la denuncia y el firme compromiso con la libertad que se refleja, por ejemplo, en las piezas que recuerdan los sucesos de Vitoria o la muerte de Puig Antich. Para Lupe Martínez fueron dos artistas “comprometidos, valientes y honestos“, que en un momento histórico díficil, como recuerda el vicerrector de Cultura e Igualdad de la Universidad de Valencia, Antonio Ariño, consiguieron lo que debe conseguir el arte “no ser complaciente sino golpear, romper, provocar para cambiar la sociedad“.



También el nombre elegido tenía mensaje subversivo. Decidieron llamarse Escapulari-O porque eran anticlericales y porque el juego lingüístico les permitía denunciar el oscurantismo que vivía la lengua propia. Como apunta Lupe Martínez, su misión era siempre “enervar al contrincante“. Vivían en el Carmen, en el entonces centro neurálgico del arte y la intelectualidad, en una ciudad que empezaba a ver la luz al final del túnel de la dictadura, en la que empezaban a pasar cosas y ellos son testigos y protagonistas. 



La obra que ahora ve la luz en la Sala Estudi General de la Nau es la obra más íntima de Bascuñán y Company, una obra muy personal, alejada de disciplinas, de las leyes del mercado, de los circuitos convencionales del arte. A veces son obra acabada, otras solo apuntes, piezas que forman parte de su aprendizaje, que guardaron en carpetas de las que nunca habían salido o que años depués sirvieron de base para diseños. Piezas transgresoras que beben de maestros como Goya y Tapies, del punk, del cine de Lynch, de La naranja mecánica de Kubrick…



La etapa de arte combativo se cerró con la disolución de Equipo Escapulari-O. Paco Bascuñán dirigió pronto su arte hacia el diseño, donde alcanzó altas cotas de prestigio y reconocimiento, mientras que Quique Company siguió ejerciendo de outsider. Como señala Lupe Martínez “Paco vivía dentro de la sociedad y por eso Quique le llamaba burgués cariñosamente, pero es que él, en todas las casas que vivió, siempre estuvo enganchado a una farola, nunca tuvo contrato de luz y en cierta medida fue él mismo quien marginó su obra“. Una obra a la que según Marisa Giménez le tenía mucho respeto y recuerda que hubo un momento en que necesitó dinero y decidió “vender parte de lo que él llamaba sus joyas a amigos. Siempre iba de un sitio a otro con su carpeta, con miedo siempre a perderla“. Por eso considera que esta exposición “hace justicia a Quique Company, que aunque siempre estuvo presente en colectivos que hicieron mucho por el arte y el diseño, se mantuvo más al margen, en círculos alternativos“.



A pesar de que cada uno siguió su camino, la complicidad y el destino los volvió a unir en el transcurso del tiempo, originando interesantes proyectos. En los 80 formaron junto Daniel Nebot el grupo Enebecé y estuvieron en la génesis de La Nave, colectivo clave en la historia del diseño valenciano y español. En la nave de la calle San Vicente parieron el logo de ACTV (Actividades Culturales Termas Victoria), sala concebida como local undeground de música electrónica, ensayo y videoarte que con el tiempo acabó siendo la catedral de ‘la ruta del bakalao’.



A mediados de los 90, Bascuñán y Company vuelven a unir sus talentos, de la mano de Lupe Frígols y Marisa Giménez, creadoras de La Esfera Azul, un espacio cultural alternativo, ubicado en un antiguo cabaré de los años cincuenta. Diseñaron la imagen del local, expusieron su obra más personal y participaron en diferentes iniciativas. De esa época es la obra que cierra la exposición, la última obra que realizaron a cuatro manos. En otros momentos de su vida, el trabajo en común consistía en que uno empezaba la obra y el otro la acababa, sin importarles nunca quien ponía el punto final ni quien firmaba si decidían firmar. En este último caso realizaron seis lienzos cada uno y era tal la simbiosis entre los dos que, al unirlos para formar la obra, es difícil saber qué pintó cada uno.



‘Paco Bascuñán i Quique Company. Equip Escaulari-O i altres derives’ es, sin duda, una retrospectiva necesaria, una importante contribución a la historia del arte valenciano del último tercio del siglo XX.

 

Álbum de Fotos:

https://www.facebook.com/carlos.bentocompany/media_set?set=a.1885009628180865.1073742027.100000155376360&type=3



Fuente: Publicado el 12/03/2016 por Carmen Pastor en Portada / StylusArt