9. abr., 2014

NO VAMOS A HABLAR DE "LA NAVE"

 

NO VAMOS A HABLAR DE "LA NAVE"

 

Juli Capella y Quim Larrea. Diciembre 1986.

 

 

No vamos a hablar de "La Nave". No vamos a hablar de "E la nave va" de Fellini porque sería un truco literario demasiado fácil, tampoco hablaremos de "La Nave" de Tomás Salvador aunque nos apetezcan los viajes galácticos interestelares.

 

  

Tampoco hablaremos de "La nave luminosa" de Buhigas, porque el tema no va de invenciones apocalípticas y metafísica de baratillo.

 

No hablaremos de las naves del descubridor, aunque se acerquen fechas conmemorativas.

 

No hablaremos de naves industriales, ni de navegación, ni de navetas, ni de navieros...

 

  

Sólo hablaremos (y poco) de los "tripulantes". Verdaderos protagonistas de que el barco salga a flote. Porque nos va la gente y no las cosas. o mucho mejor. la gente que hace cosas. 

 

Tripulación sin capitanes, ni almirantes, ni siquiera grumetes.

 

Tripulación con mitad de piratas y la otra de truhanes, aventureros y bucaneros. Mezcla de razas, sexos y ambiciones.

 

Donde cada uno rema en una dirección y todos en la de uno. Pero donde misteriosamente siempre se arriva a puerto. Como si algún viento alisio bondadoso soplase siempre a su favor.

 

En realidad a todos nos gustaría abordar esa nave, unirnos a la tripulación y surcar todo tipo de mares. porque da la impresión que diversión y labor es todo uno. porque siempre habíamos soñado con la utopía de viajar acompañados y solos a la vez.

 

 

No hemos hablado de diseño industrial y teníamos que haberlo hecho.

 

No hemos hablado de grafismo y lo hacen muy bien.

 

No hemos hablado de arquitectura y merecía la pena.

 

Tampoco hemos hablado de decoración, ni de señalización ni de packaging.

 

 

 

Ha sido una lástima desaprovechar esta ocasión para hablar de buen diseño diciendo tonterías, pero es que esta gente es así.

 

De todas formas, si alguien quiere aprender algo del mejor diseño nacional, de la banda más sugestiva, fresca y polivalente del momento, que se pase por la Dársena San Vicente, muelle 200 del Puerto de Valencia donde está anclada "La Nave".

 

Nos han dicho que al fondo, en el camarote de popa, siempre hay cervezas frías y algún desconsolado navegante peleándose con los planos.

 

IMÁGENES:  https://www.facebook.com/carlos.bentocompany/media_set?set=a.840837715931400&type=1