13. may., 2022

CASTO FERNÁNDEZ-SHAW

 

Casto Fernández-Shaw Iturralde (Madrid1896-Madrid, 1978) fue un arquitecto y urbanista español. Hijo del escritor Carlos Fernández Shaw,​ que murió cuando Casto era un adolescente (1911), quedando a cargo de su tío materno, Daniel Iturralde. Ingresó en la Escuela de Arquitectura en 1913, acabando la carrera con veintitrés años, como miembro de una promoción integrada por diecisiete nuevos arquitectos. Entre su profesorado tuvo a Ricardo Velázquez Bosco, director de la Escuela entre 1910-1918, Modesto López Otero y Antonio Palacios.

 

En 1917 había entrado ya en el estudio de Antonio Palacios, para costearse sus últimos dos años de carrera. Con Palacios llegará luego a ser jefe de delineación del Concurso de 1919 para la sede del Círculo de Bellas Artes, que al quedar desierto, fue por fin encargado a Antonio Palacios. En este estudio coincidiría con Pedro Muguruza, con el que realizó más tarde el proyecto del Edificio Coliseum en la Gran Vía madrileña, con un programa de teatro y viviendas de alquiler. Fue Antonio Palacios quién le recomendó trabajar con los hermanos Otamendi, que le incluyeron en su Compañía Madrileña Urbanizadora, donde logró una plaza de arquitecto Con Julián Otamendi construyó los Edificios Titanic en la avenida de Reina Victoria, esquina a la glorieta de Cuatro Caminos (1919-21),

 ​

En el año 1920 presenta en la Exposición Nacional de Bellas Artes de Madrid el Proyecto del Monumento a la Civilización,3​ premiado con una tercera medalla de bronce. En 1922 concluye el Salto del Carpio, junto con el ingeniero Carlos Mendoza, por el que recibe como premio la Medalla de Oro de Arquitectura en la Exposición Internacional de las Artes Decorativas e Industriales Modernas de París en 1925. Allí quedó fascinado por las vanguardias europeas, especialmente por el pabellón de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, de Melnikov. A la presa de El Carpio le siguieron las de Alcalá del Río, El Encinarejo y Jándula, donde con mayor nitidez vinculó el vanguardismo constructivo al dramático énfasis futurista-expresionista.

 

Abandonó la Compañía Madrileña Urbanizadora un año después. En 1927, se incorpora a la Directiva de la Sociedad Central de Arquitectos como contador; proyecta el Ateneo Mercantil de Valencia, en colaboración con J.M. Castell, y la nueva iglesia de Tetuán de las Victorias. Todo ello quedó reflejado en la encuesta sobre la arquitectura moderna del n.º 32 de la revista La Gaceta Literaria.

 

Su obra temprana más importante es la gasolinera de Petróleos Porto Pí,4​ en la calle de Alberto Aguilera n.º 18 de los bulevares madrileños en 1927, que Carlos Flores considera una de las obras claves de la Generación del 25, de la que el propio artífice dice que no tiene ningún estilo, naciendo lo que él llamó “arquitectura ingeniería", y que pondrá en práctica en su anteproyecto para el concurso del Aeropuerto de Barajas en 1929. Al año siguiente funda la revista Cortijos y Rascacielos (1930-1954), que llegará a sacar 80 números en dos etapas interrumpidas por la guerra civil española. En ella se atiende a la arquitectura de vanguardia, a la arquitectura rural y a la arquitectura del pasado. Además de ser un medio de expresión para el propio arquitecto para exponer sus ideas y publicar sus proyectos. Es elegido Vocal de Arquitectura de la Junta Directiva del Círculo de Bellas Artes de Madrid, en 1930.

 

A partir de 1930 se va introduciendo en las corrientes funcionalistas pero sin renunciar a la imaginación y el futurismo. Simpatizante del GATEPAC pero fuera de militancias confesas acepta el canon racional-cubista al acecho de una arquitectura sin estilo y de la ruptura con los estilos históricos. Tras la proclamación en 1931 de la Segunda República española, concibe el proyecto de Estación de Enlace en Madrid en la plaza de Colón (1933-1936), como una síntesis de su comprensión futurista de la ciudad con el paisaje beligerante del arco histórico europeo. Este proyecto y otros de entre los más avanzados de Fernández-Shaw, como los garajes radiales, se mostraron en una gran exposición del Círculo de Bellas Artes (1934-1935).

 

Tuvo un lapso de tiempo en el que solo se dedicó a la construcción del edificio Coliseum en la Gran Vía de Madrid (1930-1933), realizado en colaboración con Pedro Muguruza. Entre 1934 y 1935 realiza el Edificio de Viviendas, en la avenida de Menéndez Pelayo, obra ejemplar del Racionalismo Madrileño que cierra el periodo anterior a la Guerra Civil. Su producción durante la República asumió la modernidad arquitectónica desde posiciones no alineadas: como en el Coliseum de Madrid, con su aire décò; en la apología del rascacielos entre la mística y la megalomanía de La Cruz Soñada; o en la desmesura visionaria de la Torre del Espectáculo.

 

En 1937, iniciada la Guerra Civil, visita la Exposición Internacional de París y el pabellón de España de José Luis Sert donde muestra el proyecto del Faro de Colón a los delegados de lo que será la Exposición Universal de Nueva York de 1939. Marcha después a Londres, donde su hermano es agregado cultural de la República, para regresar finalmente a España por carencias económicas y presiones familiares instalándose en Cádiz para trabajar en el arsenal de La Carraca como conservador, en calidad de ingeniero honorario de la Armada, y en 1939 es nombrado académico de la Provincial de Bellas Artes de Cádiz.

 

En esta misma línea de pensamiento se mantuvo después de la contienda, con arquitecturas antiaéreas y proyectos considerados futuristas, como la fachada del Banco Hispano de Edificación en la Gran Vía de Madrid (1943-44), y el Mercado de San Fernando en la calle de Embajadores. Reparte su actividad entre Madrid, Andalucía y Marruecos (en especial, Tetuán, donde promueve la Asociación Internacional de Arte), alternando propuestas vanguardistas con otras eclécticas o historicistas, no exentas empero de acentos racionalistas.

 

En 1940 ejercerá como arquitecto consultor en el Centro de Estudios y Proyectos de la Dirección de Construcciones e Industrias Navales, perteneciendo también a la Junta de Reconstrucción de Madrid (1940-1947), y, desde 1941, al Instituto Técnico de la Construcción y Edificación como miembro numerario. En paralelo gestará el aspecto más onírico de su obra, surgido de su pacifismo: un nuevo paisaje urbano, visionario y futurista, diseñado contra el asolamiento de las guerras y bajo las leyes de la aerodinámica mediante maquetas, proyectos, bocetos, ilustraciones, etc., de lo que llamaría “ciudades aerostáticas”, “ciudades acorazadas”, “arquitecturas aéreas y antiaéreas”.

 

En 1951 funda el Grupo de Estudios de la Moderna Arquitectura (GEMA) junto con los jóvenes arquitectos Joaquín Rallo y Roberto Puig. Al margen de estas actividades profesionales, impulsa la creación de la Sociedad de Amigos de los Castillos en 1952. Con el ingeniero Juan Giner funda la sociedad ESPROGA (1959) y recibe la Medalla de Oro del Salón Internacional de Inventores de Bruselas (1961) por el garaje radial que llevaba ese nombre. Murió en Madrid a los 83 años de edad. ​

 

Álbum de fotos:

https://www.facebook.com/media/set/?set=a.5940074392674348&type=3

 

Fuente: https://www.urbipedia.org/hoja/Casto_Fern%C3%A1ndez_Shaw