22. nov., 2021

GIO PONTI

Giovanni (Gio) Ponti, nació en Milán en 1891, ciudad en la que desarrolló su larga trayectoria profesional, hasta que falleció, en 1979. Ponti, es considerado uno de los arquitectos más influyentes del siglo XX, tras su particular revolución estética y filosófica en el mundo de la arquitectura y el diseño. En 1921, después de servir a su país en la primera guerra mundial, se graduó en el Politécnico di Milano,y contrajo matrimonio con Giulia Vimercati, miembro de una importante familia milanesa, con quien tuvo cuatro hijos.

 

Fue considerado pionero de la "marca Italia / Made in Italy". Sus obras y su trabajo en general son reconocidos por la mayoría de los críticos por su capacidad para mezclar ingenio, complejidad y sencillez, poniéndose al mismo nivel que los trabajos de Le Corbusier en arquitectura o Picasso en la pintura. Su trabajo se centró en el campo de la producción industrial y desarrolló proyectos en más de 13 países, abarcando todas las escalas, desde rascacielos hasta productos de diseño de interiores como cucharillas.  
Fundó la Revista Domus en 1928, una de las publicaciones más conocidas del siglo XX y sus proyectos marcaron la historia de la arquitectura milanesa.

 

Los primeros trabajos de Gio Ponti se desarrollan en el mundo artístico. Fue director artístico, en la empresa italiana de cerámica Richard Ginori desde el año 1923 hasta el 1930,  donde comenzó a desarrollar su pasión por la arquitectura. Periodo en el que creó una importante colección de objetos de porcelana, muchos de ellos decorados con motivos de carácter ecléctico, propio de la estética Novecento contemporánea que fueron galardonados con un Grand Prix en la Exposition Internationale des Arts Decoratifs et Industriels Modernes de Paris.

 

Tal vez, fue dicha incursión en el mundo laboral, un importante punto de partida profesional para el arquitecto, el cual influyó de manera notable en su particular filosofía constructiva, ya que Ponti nunca vio la arquitectura como la simple creación de un edificio. Concepto del que, a partir de entonces, comenzó a dejar constancia en el desarrollo de los interiores de los diferentes edificios que proyectaba, creando tanto el mobiliario como los objetos de iluminación, e incluso artículos de cerámica, cristalería y cubiertos.

 

A continuación, fundó la empresa de iluminación Fontana Arte. En colaboración con Emilio Lancia y Mino Fiocchi, diseñó lámparas, cubiertos para Krupp, máquinas de café para Pavoni y uno de sus diseños más conocidos es la silla súper ligera 699. El objetivo de Ponti era establecer un punto de convergencia estética y funcional entre el mundo del arte y la arquitectura, ya que estaba convencido de que un edificio debía ser adaptado, tanto estructuralmente al fin para el que era proyectado, como estéticamente a la composición visual de la ciudad que lo enmarcaba.

 

En 1925, Gio Ponti proyectó su primer edificio y en 1928, fundó la reconocida revista de diseño Domus. Una idea, inicialmente, creada en aras a difundir el concepto del movimiento Novecento, con la que se buscaba minimizar el uso de las técnicas basadas en la “imitación de lo antiguo”, además de evitar el desarrollo de, “la fealdad de lo moderno”. Con el mismo fin filosófico, fundó años más tarde las revistas Stile, y posteriormente, Casabella, en aras a conducir la clasista burguesía milanesa, hacia el orden de la modernidad contemporánea. En los años treinta, creó para la marca La Rinascente objetos y muebles de líneas sencillas a bajo precio,con la intención de que el diseño se popularizase.

 

Los palacios de Montecatini, es un proyecto compuesto por un primer conjunto de tres volúmenes dispuestos en forma de H, construidos por Gio Ponti entre 1935 y 1951, que albergan un complejo de oficinas administrativas milanesa caracterizadas por el uso de materiales como el aluminio y el mármol. El segundo proyecto, construido cerca del primero, recoge algunos de los principios compositivos del anterior, como la disposición de tres bloques. El elemento superior está conectado con dos cuerpos inferiores, creando una pequeña plaza. Este espacio abierto conduce a una galería pública que sirve de centro de exposiciones de los productos Montecatini. El proyecto también incorpora un cuarto bloque, formalmente muy diferente. 

 

A partir de entonces, Ponti trabajó en diferentes proyectos arquitectónicos a nivel internacional, entre los que cabe señalar los edificios de apartamentos de Milán denominados “domuses” (Casas típicas) (1931-1936), y el rediseño de los interiores del Palacio Fürtenberg de Viena, además del Museo de Arte (1971) de Denver. En 1950 Gio Ponti  proyectó en colaboración con Pier Luigi Nervi y Arturo Danusso la Torre Pirelli de Milán. Conocida como “Pirellone”, la estructura se compone de 32 pisos, alcanzando un altura de 124,1 metros, y tomando como referencia el edificio «Pan Am» de Walter Gropius, en Nueva York. Fue el primer rascacielos italiano caracterizado por un esqueleto estructural, fachadas de muro cortina y lados cónicos. 

 

A su vez, el arquitecto prosiguió en su labor de desarrollo de muebles y productos destinados a amueblar y abastecer el interior de sus construcciones. Objetos producidos en su mayoría, por la firma italiana, Fontana Arte. Años a los que pertenece la mayor parte de colección proyectual del diseñador, una amplia gama de objetos de mesa, como cuberterías o juegos de té, en los que Ponti abolió todo tipo de referencia estética de origen ecléctico, apostando por un diseño austero, sobrio, sencillo y elegante.

 

En los años 40, Ponti se vio inmerso en el proceso de resurgimiento del diseño italiano, periodo en el que desarrolló un amplio número de objetos de mesa realizados en cristal, como botellas y copas, además de una lámpara araña para Venini (1946-1950), además de la reconocida cafetera La Pavoni (1948), y la silla Superligera (1951). Piezas que encajaban en la nueva concepción del diseño contemporáneo. Un diseño destinado al desarrollo de muebles y objetos de uso cotidiano, caracterizados por su robustez y ligereza estructural, además de por su sencillez estética y constructiva, en aras a poder aportar calidez y confort al nuevo hogar.

 

La Vivienda de Gio Ponti, fue proyectada por el Estudio Ponti Fornaroli Rosselli en 1957 en Calle Dezza en Milán. Para muchos la vivienda es considerada un espacio expositivo que recorre toda su trayectoria en el mundo del interiorismo. La vivienda está situada en la octava planta del edificio, que tiene un zócalo cubierto de piedra. La fachada presenta largos balcones de colores elegidos por los propietarios, lo que genera un aspecto con tonos aleatorios. Tras su muerte, los muebles y los objectos de interiorismo de su vivienda, fueron  trasladados a la planta baja, a un espacio expositivo en memoria del arquitecto, donde existe un archivo con las maquetas de arquitectura, así como múltiples prototipos y de piezas de sus diseños.

 

Sin embargo, entre las décadas de 1960 y 1970, la obra de Gio Ponti fue adquiriendo un importante valor geométrico, en aras a ensalzar el valor expresivo del propio objeto. Ponti es recordado como un artista, arquitecto, escritor, innovador, pintor, poeta y profesor. Sus diseños, sinceros y únicos, siguen teniendo una eminente relevancia contemporánea. Si bien, algunos de sus proyectos originales son considerados como valiosos artículos de colección, otros son continuamente reeditados por distintos fabricantes. Su legado pertenece, tanto al siglo XX como al XXI, ya que se trata de un legado regido por una serie de características estéticas y formales, que a día de hoy, sigue siendo una eminente fuente de referencia entre los diseñadores más destacados del diseño actual.

 

Álbum de fotos:

https://www.facebook.com/media/set/?set=a.5343576842324109&type=3

 

Fuentes : https://pilarmelladodesign.wordpress.com/gio-ponti/

https://www.metalocus.es/es/noticias/amare-larchitettura-gio-ponti