20. sep., 2021

EGON EIERMANN

Egon Eiermann (Neuendorf, 29 de septiembre de 1904 – Baden-Baden, 20 de julio de 1970) fue un arquitecto alemán discípulo de Hans Poelzig e influenciado por Mies van der Rohe que llevó la tradición racionalista al máximo refinamiento tecnológico y funcional.

 

Cursó sus estudios de arquitectura en la Technische Hochschule de Berlín, de 1923 a 1927, donde fue alumno de Hans Poelzig. Al terminar la carrera trabajó en el taller de construcción de los grandes almacenes Karstadt en Hamburgo (tema que elegiría para su tesis para el diploma). Más tarde trabajó en la Compañía Berlinesa de Electricidad. En 1931, junto con Fritz Jaenecke, abre su propia oficina en la que diseña sus primeros edificios, aunque su labor más importante la llevó a cabo durante la posguerra.

 

Concedió especial importancia en sus construcciones al análisis de la función y a la situación geográfico-cultural. Su obra produce la impresión de una gran calidad y una exhaustiva organización. La construcción y sus funciones son observables arquitectónicamente en sus instalaciones industriales. Aprovecha el encanto del aparato técnico que se muestra a la vista.

 

En 1947 le ofrecieron la cátedra del Technische Hochschule. Durante los años en que se llevó a cabo la reconstrucción de Alemania tras su derrota en la Segunda Guerra Mundial, tuvieron una importancia especial sus edificios industriales (1949-1951), realizados todos ellos con un esqueleto de acero. La Fábrica de tejidos para pañuelos de bolsillo de Blumberg (1951) significó la culminación de su obra arquitectónica, obteniendo con esta edificación el premio Hugo-Häring. En el viaje de estudios a Estados Unidos que realizó en 1950 conoció a Walter GropiusMarcel Breuer y Konrad Wachsmann; en 1956 conoció también a Ludwig Mies van der Rohe.

 

De igual importancia fueron otros proyectos tales como las iglesias Matthäus, en Pforzheim (1953) y Gedächtnis de Berlín (1961), empleando en ambas ladrillos perforados con vidrios de colores que permitían la penetración de la luz en el interior.

 

Para la Exposición Universal de Bruselas, celebrada en 1958, realizó en colaboración con Sep Ruf, un conjunto de pabellones con ocho cubos de cristal transparente, de delicadas proporciones, en representación del Estado Alemán. Estos pabellones fueron considerados una gran innovación en el mundo de la arquitectura, y constituyeron una importante aportación al movimiento moderno. Realizó un complejo de edificios en la ciudad de Frankfurt, subdividido por pasillos exteriores, escaleras de incendios, estaciones de clima artificial y torres de escaleras.

 

Para la firma Neckermann proyectó en Fráncfort un edificio de venta por correspondencia de 300 metros de longitud y seis pisos (1958-1961) y ganó el concurso de la iglesia en memoria del Emperador Guillermo en Berlín la Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche, de la que sólo se conservaba, en estado ruinoso, un 40% del edificio original, destacando la torre y algunas capillas laterales. Su proyecto, elegido ganador en marzo de 1957, proponía la demolición completa de las ruinas y la nueva construcción de una iglesia y una capilla prismáticas, levantadas sobre un podio. El conjunto se completaba con dos esbeltas torres. Las críticas y protestas de los berlineses a la pérdida patrimonial, justificada como estrategia para borrar las cicatrices del pasado inmediato, motivaron la modificación del proyecto inicial. 

 

La torre original se incorporó dentro del nuevo sistema compositivo, como un elemento más del conjunto, empleando una actitud crítica y respetuosa con la historia del monumento. El conjunto parroquial consta de cuatro piezas. En el lado oeste de la torre conservada se dispuso una iglesia de planta octogonal y un pequeño bloque prismático, donde se ubican las salas parroquiales; en el lado este se colocaron una capilla de planta rectangular y una torre campanario hexagonal. La nueva edificación se inició el 9 de mayo de 1959, consagrándose la iglesia el 17 de diciembre de 1961, El carácter neutro de las nuevas construcciones no resta protagonismo a los restos históricos, consolidados como ruina, donde se hacen visibles los efectos de la guerra. No se procedió a la reconstrucción, dejando palpable las cicatrices y faltas de los restos patrimoniales conservados.

 

Durante 1960 proyectó algunos edificios administrativos para las Minas de Hulla de Essen y la Acería Müller de Offenburgo. Son construcciones que concuerdan con el carácter de los paisajes en los que se han construido. Concibió la embajada alemana en Washington (1959-1964) como una construcción en terrazas en consonancia con la forma del terreno. Al igual que la Cámara de Diputados del Parlamento alemán en Bonn (1965-1969), tiene un segundo revestimiento afiligranado de ventanas ciegas horizontales y listeles sustentantes verticales.

 

Entre los edificios administrativos de la última fase creadora destacan los pabellones de oficinas de IBM en Stuttgart (1967-1972) y los rascacielos de la firma Olivetti en Fráncfort (1968-1972), levantados sobre pilastras de hormigón en forma de embudo, cuya construcción se terminó dos años después de su muerte. No pudo realizar su idea inicial de descolgar los pisos desde el núcleo constructivo central exento. No obstante, el concepto de adición flexible de los pisos se refleja en el hecho de que en uno de los edificios no se acabó de construir la planta superior.

 

Eiermann no cae en determinaciones dogmáticas con representaciones fijas de la forma como otros arquitectos influidos por Mies Van der Rohe, en una arquitectura de ángulos rectos. Las obras arquitectónicas de Eierman son admiradas por sus detalles minuciosos, sus proporciones elegantes y su limpieza estructural.

 

Además de su faceta como arquitecto, también tuvo ocasión de explotar la de escenógrafo y la de diseñador de muebles, llegando a tener mobiliario tan reconocido como la Tabla Eiermann 1, una mesa de trabajo compuesta de un tablero con una estructura de barras inclinadas como patas, un diseño minimalista que se ha convertido en todo un clásico. También creó el sillón E-10 (también conocido como Rattan Lounge Chair) y la silla de tres patas SE 42, entre otras muchas piezas. Egon Eierman fue galardonado con la Gran Orden del Mérito y con el premio Federación de Arquitectos Alemanes (BDA).

 

Álbum de fotos:

https://www.facebook.com/media/set/?set=a.5135296273152168&type=3

 

Fuentes: https://www.urbipedia.org/hoja/Egon_Eiermann

https://archxde.com/arquitectos/eiermann-egon/