14. jul., 2021

LAVINIA BERTHA SCHULZ

 

La explosión creativa de las vanguardias escénicas abrieron el camino a múltiples experiencias en la plástica escénica la cual, como es lógico estuvo fuertemente influenciada por la pintura de vanguardia. Los nuevos postulados sobre el arte teatral provocaron la renovación total de la visión del teatro en distintos focos en Europa en los años posteriores a la Primera Guerra Mundial. Ese vínculo entre pintura y diseño escénico propició que aparecieran en la escena europea diversidad de espectáculos que resultaban verdaderos cuadros abstractos, cubistas o futuristas, según la corriente del pintor. La búsqueda de la estética adecuada y el fervor por la novedad provocaron también que se mezclaran los estilos en la visualidad de la escena, con el predominio de la abstracción, como punto de partida, y su aplicación a experiencias escénicas que deseaban potenciar la ruptura.

 

Con excepción del constructivismo ruso, cuya estética se definió con el teatro de Meyerhold, a partir de encontrar el estilo en la puesta “El Magnífico Cornudo” (1922), en el resto, las experiencias de renovación coincidían en algunos aspectos. Uno de los postulados de los reformadores escénicos, aplicable al diseño de vestuario era el concepto (teóricamente germinado por el futurismo y llevado a la práctica por las performances y ballets futuristas de Giacomo Balla) de reflejar en la escena al “hombre máquina”. A partir de este concepto, el vestuario tenía como misión convertir casi en un muñeco al actor o bailarín, como si un objeto escénico se tratara.

 

Es así como desde espectáculos pretenciosos como el ballet “Parade” (Cocteau-Satie-Massine-Picasso, 1917), pasando por las improvisadas acciones escénicas de los dadaístas, hasta los estudios del taller teatral de la Bauhaus de Schlemmer (con su máxima expresión en su “Ballet Triádico”), el concepto del intérprete como títere o marioneta da lugar a que el vestuario se convirtieran en volúmenes abstractos, acolchados y con múltiples elementos (aros concéntricos, esferas, etc.) que hacían desaparecer la silueta humana. Un ejemplo de la aplicación de estos conceptos a la práctica, es el trabajo –poco conocido y divulgado- de la pintora y actriz expresionista alemana Lavinia Bertha Schulz (1896 – 1924). Parte de su obra –realizada en conjunto con su pareja Walter Holdt- fue redescubierta en 1986, en un ático de un museo de Hamburgo donde estaban depositados.

 

Nacida en Hamburgo, con 16 años Lavinia Schulz se fue a Berlín a estudiar dibujo, ballet y música. En 1913, estando en la capital alemana, entra en contacto con el círculo expresionista que giraba alrededor de la revista “Der Sturm”. Es en ese medio cuando entabla amistad con el artista, editor y galerista Lothar Schreyer, quien al no poder crear teatro de vanguardia en Berlín, se traslada en 1919 a su Hamburgo natal, seguido de Lavinia. Allí conoce al actor Walter Holdt y comienzan a realizar pequeños espectáculos en común, especie de danzas teatralizadas, con la reiterada utilización de vestuarios-máscaras. Se trataba de piezas muy elaboradas con un cuidado atrezzo que convertían al intérprete en una máscara de la cabeza a los pies.

 

Ya desde su estancia en Berlín, Lavinia realizaba trajes escénicos, en cuyos diseños y realización aplicaba una cuidada técnica para que las piezas de gran volumen no afectaran el movimiento del actor o bailarín. También había participado en algunos pequeños espectáculos como bailarina o actriz. Entre 1920 y 1921 la pareja Schulz- Holdt se alejan tanto de Lothar Schreyer como del expresionismo. La personalidad artística de ambos les impedía integrarse en producciones que ataran la creatividad y su filosofía sobre el teatro y la vida. Schulz y Holdt vivían con extrema austeridad, en un frío sótano en Hamburgo, sin agua caliente, cama ni muebles. Dormían en el suelo, sobre grupo de paja y en esa especie de nave-taller, construían sus trajes-máscaras y ensayaban sus espectáculos.

 

La pareja se obsesionó con la recuperación de la identidad arcaica-aria nórdica libre de contaminación judeocristiana. Su vida excéntrica los convirtió en pareja admirada como artistas, pero a la vez, temida por la radicalidad de sus ideas: odio al teatro hecho con y para el dinero, crítica sobre la pérdida de la identidad del ser humano de la postguerra, rechazo hacia cualquier religión instituida…son algunas de las proclamas que este singular dúo de artistas proclamaba en público y en privado. Esta ideología se traslada a su obra. Sin conocer la puesta en escena, ni la coreografía de las “danzas libres” de Lavinia Schulz y Walter Holdt, por el diseño del vestuario se puede advertir la idea de la búsqueda de una plasticidad auténtica, de una teatralidad iniciática, vinculada a las raíces del teatro primitivo. Las texturas, la variedad en formas y referentes, desde el Arlequín o Pierrot de la Commedia dell Arte, hasta la ingenuidad de las corrientes africanas…sus propuestas son realmente singulares.

 

La pareja no dejó de hacer teatro y a partir de 1921, algunos de sus espectáculos fueron acompañados por la música del compositor de vanguardia Hans Heinz Stuckenschmidt. Sus danzas eran bastante difíciles de encasillar en ninguna tendencia del momento. El 18 de junio de 1924 se produjo un doble asesinado o doble suicidio (nunca se llegó a aclarar). Lavinia Schulz y Walter Holdt habían aparecido muertos, en su apartamento, cada vez más abandonado y rodeado de piezas de vestuario y objetos teatrales. Holdt había estado sumido en etapas de depresión y Lavinia sufría de crisis sicológicas de diversa índole.

 

Un año después de la muerte de la pareja, en marzo de 1925 se celebró una exposición conmemorativa con los trajes- máscaras de los artistas en el Museo de Hamburgo de Artes y Oficios. Nunca más se supo nada de la obra de estos creadores. En 1988 fueron redescubiertos alrededor de 20 piezas en el ático del museo. Los trajes se restauraron y en 2006 se mostraron en la exposición “Unleashed – muestra Expresionismo en Hamburgo en 1920”.

Más información en: “The Mask Dancers: Lavinia Schulz & Walter Holdt” http://janreetze.blogspot.com.es/2010/12/the-mask-dancers-lavinia-schulz-walter.html

 

Album de fotos:

https://www.facebook.com/media/set/?set=a.4919775091370955&type=3

 

Fuente:

https://vestuarioescenico.wordpress.com/2014/07/04/lavinia-schulz-y-walter-holdt