18. may., 2021

MARIO RIDOLFI

 

Mario Ridolfi nació en Roma el 5 de mayo de 1904. Su padre, Salvatore, tiene una larga tradición a sus espaldas como artesano dedicado a la construcción. La madre, Egle Sestili, ama de casa, es de Umbría. Mario, el último de los cinco hijos supervivientes de cada diez nacidos, se inició en la profesión de su padre dando, como él mismo recuerda, "los primeros pasos en la obra [y aprendiendo] la estricta disciplina del trabajo".  Será el único en tener forma de continuar sus estudios, sobre todo gracias al interés concreto de Vittorio Ribaudi, ingeniero de la Southern Paper Mills donde el joven trabajó de 1918 a 1923, inicialmente como mecanógrafo y luego como dibujante.

 

Después de completar la escuela secundaria, podrá inscribirse en el Museo de Arte Industrial en la sección C destinada a futuros "diseñadores de muebles y diseñadores de arquitectura". En el año académico 1923-1924 se matriculó en la Escuela Superior de Arquitectura de Roma, establecida en diciembre de 1920 que en ese momento todavía se encuentra en el "Ferro di Cavallo", la sede histórica de la Academia de Bellas Artes, en via Ripetta. Entre sus compañeros de estudio están Mario Fagiolo y Adalberto Libera con quienes participó en diversos concursos en los años comprendidos entre 1925 y 1933. La presencia de Libera en estos años de formación es fundamental para Ridolfi que encuentra en su exuberante amigo Trentino la oportunidad de romper con el academicismo romano. Juntos participan en las primeras reuniones del grupo romano de "racionalistas", fuertemente centrado en la figura de Libera, organizador, con Gaetano Minnucci,de la I Exposición Italiana de Arquitectura Racional inaugurada en Roma el 28 de marzo de 1928, en la que Ridolfi, todavía estudiante, está presente con cinco proyectos).


Se graduó en 1929 con el proyecto de colonia marina en Castelfusano, obteniendo la nota de 105/110. En 1930 por tercera vez intentó, y ahora con mayor empeño, el carnet de pensionista artístico, para obtener, como sucedió, el codiciado premio que le habría garantizado una renta vitalicia adecuada durante dos años y le habría permitido realizar un viaje de estudios al extranjero, muy bien pagado. También en 1930 comenzó a enseñar en el Instituto Técnico Industrial Grella en Roma. En el verano de ese mismo año, durante unas cortas vacaciones en la isla de Giglio, conoció a Adele (Lina) Caffoni, con quien posteriormente se casaría el 29 de junio de 1931. A partir de este momento, la búsqueda de fondos para el apoyo de la familia  combinado con una ambición personal marcada y nunca domesticada, se vuelve aún más urgente y necesaria.


En 1931 participó con cuatro proyectos en la segunda Exposición de Arquitectura Racional y, en los años siguientes, la victoria en algunos concursos le procuró las primeras obras importantes: en 1932 fue comisionado para la construcción de una fuente en Piazza Tacito en Terni y el de 1933 que para la oficina de correos de Nomentano en Roma, este último trabajo que decreta el fin de la sociedad con Mario Fagiolo. Unos años más tarde, Fagiolo dejaría definitivamente la profesión para dedicarse, bajo el seudónimo de Mario dell'Arco, a la poesía dialectal. Las relaciones entre los dos nunca se recompondrían. En 1933 también inició la larga colaboración con Wolfgang Frankl, en ese momento huyendo de la Alemania nazi. Fue Frankl quien le presentó a Konrad Wachsmann y, al mismo tiempo, lo condujo hacia la cultura artística y arquitectónica alemana.


En los años comprendidos entre 1934 y 1940 la participación en concursos y la realización de algunas obras valiosas vieron la consolidación de la fama del arquitecto romano. Habiendo huido Frankl a Inglaterra en 1939 tras la proclamación de las leyes raciales, Ridolfi continúa su negocio solo. Durante los años de guerra, dedicó gran parte de su energía a expandir su "archivo de construcción" personal, una colección de materiales sobre los diversos componentes de la construcción que ya había comenzado con Frankl en la década anterior como respuesta al descuido generalizado en la práctica de la construcción de la época. Paralelamente desarrolla sus estudios manuales, enfocándose en temas que van desde la normalización de luminarias hasta el diseño de mobiliario fijo, hasta los temas de la unificación de los códigos del diseño profesional, cuyos primeros resultados encuentran espacio en algunos artículos. y por lo tanto en el Manual del Arquitecto, publicado inmediatamente después de la guerra por el CNR / USIS por iniciativa de Bruno Zevi.

 

En 1945 recibió el encargo de redactar el plan de reconstrucción de la ciudad de Terni, el primer encargo entre muchos que realizará en la ciudad de Umbría. Junto a estas pruebas más importantes, hay algunos proyectos de renovación de apartamentos, muchos de los cuales compartió con su hermano Angelo (que se había hecho cargo de la empresa de su padre después de la guerra), en los que Ridolfi experimenta con algunas soluciones para muebles y muebles fijos desarrollados anteriormente. En noviembre de 1946 fue elegido concejal de Roma en las listas del Bloque del Pueblo. Le seguirán años de importantes proyectos y realizaciones para clientes públicos y privados, realizados nuevamente con Frankl, quien regresó a Roma en 1948, y con la colaboración de Domenico (Mimmo) Malagricci, de veintidós años y recién graduado quien ingresó en 1949 en el estudio Ridolfi, su profesor en el Instituto Técnico Industrial Galileo Galilei.


En septiembre de 1961 sufre un grave accidente automovilístico que le obligará a permanecer inactivo durante casi un año durante el cual es Frankl quien se ocupa del estudio. En la reanudación tras "el golpe" (como Ridolfi llamó al accidente), recibe un prestigioso galardón: el Premio Presidente de la República de Arquitectura del año 1963. Pero la amargura por el proyecto nunca concluido para el motel Agip, la constante e inexorable disminución de los emcargos, a lo que hay que agregar una triste nota personal, la muerte de su esposa Lina, ocurrida en agosto de 1970, dirige Ridolfi para tomar decisiones drásticas: cerrar el estudio, salir de Roma y retirarse a Marmore, en la casa de Lina.


El último período en Umbría, aunque marcado por una pérdida progresiva de la vista, lo ve como el protagonista de una nueva temporada creativa, caracterizada principalmente por proyectos y realizaciones en los alrededores de Terni para un cliente privado de amigos y conocidos, intervenciones relacionadas con lo que se ha definido como el ciclo de Marmore. La atención al arquitecto romano, que había caído algo en el olvido, se reavivó en 1974, cuando la revista “Controspazio” dirigida por Paolo Portoghesi, en honor a los setenta años de Ridolfi, le dedicó íntegramente los números de septiembre y noviembre. Luego, a finales de 1979, una gran exposición en Terni - La arquitectura de Ridolfi y Frankl- organizado por Francesco Cellini, Claudio D'Amato y Enrico Valeriani; y, al año siguiente, una exposición individual en el Arsenale Corderia en el marco de la 1ª Exposición Internacional de Arquitectura de la Bienal de Venecia dirigida por Portoghesi y titulada La presencia del pasado.


A fines de la década de los setenta, la elección como Presidente de la Academia Nacional de San Luca para el bienio 1977-1978; luego unos encargos privados más y un último encargo público importante, el proyecto del edificio de oficinas del Ayuntamiento de Terni, el denominado “Bidone”, para el que Ridolfi, Frankl y Malagricci vuelven a trabajar juntos. La muerte de su hijo Fabio en Toronto en diciembre de 1982, el empeoramiento inexorable de su condición física, las dificultades motoras y la casi pérdida de visión, llevan a Ridolfi a decidir que quiere acabar con su vida. Su cuerpo será encontrado en las aguas del Nera el 11 de noviembre de 1984.

 

Álbum de fotos:

https://www.facebook.com/media/set/?vanity=carlos.bentocompany&set=a.4747087201973079

 

Fuente: https://www.fondoridolfi.org/biografia.htm