29. dic., 2020

SIGURD LEWERENTZ

Sigurd Lewerentz (Sandö, Suecia, 29 de julio de 1885 - Lund, 29 de diciembre de 1975) fue un arquitecto establecido en Estocolmo, Eskilstuna y Lund, activo en Suecia de 1908 a 1975. Sigurd Lewerentz es una figura clave de la arquitectura sueca moderna. Arquitecto y diseñador, inventor e industrial, no posee un lenguaje formal particular aunque la austeridad caracteriza su expresión. Su producción abarca casi todos los ámbitos: casas de obreros, villas de aristócratas, fábricas, iglesias, cementerios, oficinas, decoración de tiendas, diseños de muebles, urbanismo, sin olvidar diversas invenciones producidas en sus talleres.

 

En 1903 es admitido en el Instituto Técnico Chalmers, en el departamento de ingeniería mecánica, pero tras un tiempo se traslada al departamento de arquitectura. Se licencia en 1908 y marcha a Alemania (1907-1909) a trabajar con Bruno MóhringTheodor Fischer y Richard Riemerschmid. A su vuelta, junto con cinco condiscípulos, protesta contra la enseñanza de Claes Grundstrom en la Academia de Bellas Artes de Estocolmo y participa en la fundación de la Escuela Klara, donde enseñarán Cari WestmanRagnar OstbergIvar Tengbom y Cari Bergsten. Empleado durante un breve período por Westman, Lewerentz abre en seguida su propio estudio en 1911 (en asociación con Torsten Stubelius hasta 1917).

 

Su proyecto de crematorio en Helsingborg es destacado en la Exposición Báltica de Malmó de 1914. En 1915 gana, junto con Gunnar Asplund, el concurso para el cementerio en el bosque de Estocolmo. Al cementerio se e entra por la puerta norte. Cerca de la entrada se ve la Arboleda del recuerdo, diseñada por Lewerentz y, a la izquierda, las capillas del crematorio que diseñó Asplund entre 1935 y 1940. Una larga calzada recta, el camino de los siete pozos, lleva al fondo del cementerio, donde se encuentra la Capilla de la Resurrección, diseñada por Lewerentz y construida entre 1922 y 1926.Trabaja durante toda su vida en las diferentes etapas del cementerio del Este en Malmó, desde la concepción del proyecto (1916) a la realización del quiosco de flores, una construcción radicalmente simple en hormigón y vidrio (1961), pasando por una capilla de estilo clásico (1943).

 

A finales de la década de los veinte inventa el sistema Idesta para las ventanas metálicas (en colaboración con Claes Kreüger) y comienza su producción en Eskilstuna (1940). Participa en la llegada del funcionalismo y colabora en la Exposición de Estocolmo en 1930. En esta época realiza diversas fábricas, siempre en el marco de su estudio, que sigue siendo de dimensiones modestas ya que prefiere conservar el control sobre el conjunto de su trabajo. Con la villa Edstrand, en Falsterbo (1936), Lewerentz pasa de manera radical del clasicismo al funcionalismo. Continúa en esta línea con el teatro de Malmó; aunque ganador de los concursos celebrados en 1932 y 1935, tiene que realizar el edificio (terminado en 1944) con Erik Lallerstedt y David Helldén.

 

En 1956 participa en el concurso para la iglesia y los edificios de la nueva parroquia de Skarpnack, en Estocolmo, y la iglesia Markus es consagrada en 1960. Para estos edificios de pequeño tamaño, construidos en ladrillo, íntimos y cálidos, Lewerentz afirma haberse inspirado en la arquitectura persa antigua. En 1962, por recomendación de la dirección de la construcción, recibe el encargo de la iglesia Petri, en Klippan. A partir de 1966 colabora con Bemt Nyberg. Con el proyecto para el nuevo Parlamento (1970-1971), Lewerentz encuentra una forma dura e intransigente.

 

En un texto sobre la iglesia de San Pedro en Klippan, construida por Lewerentz entre 1963 y 1966, cuando tenía 78 años, Peter Blundell Jones compara la actitud del arquitecto sueco con la de Mies van der Rohe —un año menor y que en 1968 terminaría su proyecto de la Nueva Galería Nacional en Berlín. “Se puede argumentar, dice, que ambos eran igualmente obsesivos en su búsqueda del detalle y la atención a los materiales y con una deuda similar con la tradición clásica, pero el trabajo de Lewerentz se movía en una dirección muy diferente al de Mies. Desde el inicio de su carrera —agrega—, estaba interesado en lo irregular y los órdenes en conflicto más que en la calmada finalidad buscada por Mies. Y lejos de purificar la apariencia de la construcción borrando cada marca dejada por la mano, Lewerentz le pedía a sus trabajadores que se abstuvieran de ser prolijos, haciendo las marcas del proceso más evidentes.”

 

Si bien Lewerentz se interesó por los detalles y la estandarización al inicio de su carrera, la atención por la materialidad de lo construido, que se alejó con igual medida tanto del preciosismo de Mies como del brutalismo de Le Corbusier, se puede ver con deslumbrante claridad, si el calificativo no resulta equívoco, en el último proyecto que terminó Lewerentz antes de morir el 29 de diciembre de 1975: el quiosco de flores del cementerio de Malmö, construido en 1969 y cerrando un ciclo que había iniciado en 1914. Un bloque de hormigón visto y techo de fuerte pendiente hacia un lado, es perforado por una sola puerta y dos vidrios sin moldura, sobrepuestos a las perforaciones que tapan en el muro —como ya lo había hecho en la capilla de San Pedro. En la fachada opuesta, el techo de cobre produce un alero que protege la entrada al quiosco.

 

Álbum de Fotos:

https://www.facebook.com/media/set/?set=a.4328918627123274&type=3

 

Fuentes: https://www.urbipedia.org/hoja/Sigurd_Lewerentz

https://www.arquine.com/sigurd-lewerentz-la-imposibilidad-del-poder