4. jun., 2020

VERA MEYER WALDECK

 

Wera Meyer-Waldeck, arquitecta formada en la Bauhaus de Dessau (Alemania) entre 1927 y 1932. Fue una alumna con un alto rendimiento escolar que comenzó sus estudios en el Taller de Carpintería para diplomarse finalmente en Arquitectura. Realizó diseños de mobiliario lúdico infantil, diseño de interiores y viviendas.

 

Wera Meyer-Waldeck creció entre Alejandría y Suiza. En 1921 deja Suiza para completar su formación superior en Dresde donde inicialmente asistido a una escuela para mujeres y completando su formación como maestra de jardín de infantes entre 1922-1924. Posteriormente pasaría a formarse durante dos años en la Academia de Artes Gráficas de Dresde.  Wera Meyer-Waldeck participó en el diseño interior de la oficina de empleo Dessau, así como en la decoración de la casa Hahn, alrededor de 1926/27.



Su paso al aprendizaje como arquitecta se produce el 20 de abril de 1927,  Wera Meyer-Waldeck se inscribió en la Bauhaus de Dessau con la matricula núm. 167 y asistió al curso preliminar con Moholy-Nagy. Posteriormente se cambia al taller de carpintería, donde crea sus propios diseños como un taburete para niños, una tumbona o una mesa de té plegable. Desde el semestre de invierno de 1928-29 estudió pintura con Klee, pero también con Schlemmer. Meyer-Waldeck, sin embargo, también será una estudiante entusiasta de construcción con Hannes Meyer a partir de ese semestre. Llegó a recibir clases de los tres directores: Walter Gropius, Hans Meyer y Mies van der Rohe. Wera era una alumna que tenía continuamente presentes dos conceptos muy claros: el trabajo y la necesidad de aprender: "interesarme por todo, comprender todo lo que estudio, sin dejar de ser crítica", decía:

 

"Deseo que se ensanchen más todavía los fundamentos de la Bauhaus. Sus intereses generales todavía se limitan a un objetivo demasiado estrecho. Para mi es exactamente igual de interesante la literatura, el baile o la música, como las formas, el color, las matemáticas o cualquier problema de estática. En un sitio como Dessau, donde llegan tan pocos estímulos del exterior, es aquí dentro donde tienen que darse una mayor cantidad de cosas para evitar centrarnos en una visión excesivamente parcial. Nadie se cuestiona en el arte que solo se siga dando pintura abstracta. Arte figurativo y abstracto deben ir siempre en paralelo y me alegro mucho de que ambos estén aquí presentes."

 


Cuando llevaba dos años en la Bauhaus, firmó un contrato de aprendizaje para carpintería en la primavera de 1929 con Karl Bökenheide. Poco después, fue recomendada para trabajar en la oficina de Meyer para conseguir experiencia profesional. En el semestre de invierno de 1929/30, trabajó en Berlín en los planes para la escuela ADGB en Bernau. Durante sus estudios, Wera Meyer-Waldeck, según su certificado de diploma, también participa en los proyectos "Apartment Piscator, Berlin" (diseño y ejecución), la oficina de Desusch (diseño de interiores) y el equipamiento de la casa Hahn en Dessau. Cuando su padre muere en mayo de 1930, viaja a Suiza. Allí enferma y continúa sus estudios un año después, a mediados de mayo de 1931. En ese momento pasará a estudiar con Hilberseimer y Mies. Ambos firmaron su diploma de Bauhaus en julio de 1932. Su tesis de diploma es una "escuela primaria y jardín de infantes de ocho grados" .



Durante el siguiente período, la información proporcionada por Meyer-Waldeck varía. Después de una estancia con su familia en Suiza, inicialmente no encuentra trabajo, aunque en los años cincuenta declaró que había trabajado como voluntaria en Zurich durante este tiempo. Meyer-Waldeck, no lo tuvo fácil, al igual que la mayoría de sus compañeras, no le fue fácil ejercer como arquitecta antes de la Segunda Guerra Mundial. Desde el otoño de 1934 trabajó para el Junkerswerke Dessau como Dibujante técnico en construcción de aeronaves. "No me permitían ocupar un puesto como arquitecta", decía Wera Meyer-Waldeck en una carta redactada por ella, sin firma, el 21 de noviembre de 1945. 



En 1936, la madre muere. A partir de 1937, Wera Meyer-Waldeck trabaja en Berlín, probablemente vía Annemarie Wimmers, en la 'oficina de planificación del Reichsautobahnen', la división de Obras de la Red de Autopistas del Reich. Uno de sus proyectos ahí fue el puente sobre el Elba en Hamburgo, el "Elbehochbrücke". Durante los años de la contienda trabajará en diferentes organismos y empresas desde la división de Obras a la dirección de Edificación de la red de Ferrocarriles del Reich. En 1942 consigue un puesto de arquitecta en la empresa Berg-Und Hüttenweks-Gesellschaft hasta finales de 1945. Desgraciadamente, al finalizar la guerra, las mujeres fueron expulsadas de los puestos de trabajo de alto cargo para que fuesen los hombres quienes los ocupasen.



Tras los primeros momentos de confusión posteriores a la guerra retorna a Dresde donde dará es profesora de diseño de interiores en la primavera de 1946 gracias a Will Grohmann en la Universidad Estatal de Artes Aplicadas. Al año siguiente en 1948 se traslada y establece en Walldorf, en Hesse, Alemania, y diseña muebles para refugiados. Participa en el concurso de construcción de muebles en Stuttgart en 1949. Se une al Deutscher Werkbund y, en su primera exposición de posguerra, en Colonia en 1949, comparte la responsabilidad del diseño general. Aquí también expone sus propios diseños de muebles, así como un "prototipo de guardería".
Aquí en Renania, logra establecer su carrera profesional en los años siguientes, inicialmente como diseñadora de interiores. Como colaboradora independiente de Hans Schwippert, encargado del primer Bundestag alemán (1949) y la construcción de las nuevas Cancillerías, es responsable del diseño interior de las mismas y del "Victorshöhe", que termina por convertirse en el Gästehaus der Bundesrepular.



A partir de 1950 se instala en Bonn de manera independiente. Su actividad fue intensa siempre y en 1952 participa en el tercer 'Darmstädter Gespräch', fue miembro de la directiva en la Asociación Alemana de Mujeres, realizó numerosas giras educativas, dio conferencias. En 1953 viajó a Estados Unidos donde se recuentra con muchos de sus antiguos compañeros. Su actividad, inquietudes y compromiso con la arquitectura no cesará en los años siguientes. Su último proyecto en 1962 fue una residencia de estudiantes en Bonn. Wera Meyer-Waldeck, que padecía diabetes, murió el 25 de abril, en la primavera de 1964, en Bonn. Parte de su patrimonio se encuentra en el Archivo Bauhaus de Berlín.



Vivienda piloto

Entre las obras de Meyer-Waldeck destacan las "viviendas piloto". Son viviendas en las que conviven distintos espacios: dormitorios infantiles, dormitorios de los padres y zonas comunes. Defendía que la relación que tienen los distintos espacios de cada vivienda, varían según el tipo de familia que vaya a vivir en ella. Uno de los temas a tratar será la relación de la cocina con el salón. Las personas que se encuentran cocinando, se encuentran en un habitáculo específico, aislado del resto de la familia. Por esa razón, integra la cocina con el salón creando un mismo espacio para los dos usos. Otro tema será la idea de separar al bebé de la familia de sus progenitores: "no debe dormir con los padres sino en las inmediaciones". Debido a eso propone dos estancias interconectadas pero independientes. El tercer punto sería la soledad que tienen las personas mayores en su vivienda, dando como solución una forma distinta de habitar. Esta nueva forma de habitar, integra a distintas generaciones dentro de un mismo conjunto. Wera crea una agrupación de viviendas-patio, donde conviven cuatro viviendas distintas alrededor de un patio. Cada vivienda está construida para un prototipo de familia distinto, incluyendo ideas como el salón-cocina para una familia estándar con hijos o una persona sola, la cocina en un habitáculo específico si vive una persona sola con su hijo o por ejemplo añadir una habitación multiusos si la familia es numerosa. (6)

 


Vivienda del Dr. Fritz Bockemühl en Beuel-Limperich, 1954 

Entre todas sus viviendas realizadas, destaca la vivienda destinada al Dr. Bockemühl en Beuel-Limperich. Una vivienda orientada al sur, con una cubierta ligeramente inclinada a un solo agua. En su organización nos encontramos los espacios comunes en la planta baja, mientras que en la superior tenemos los dormitorios compartiendo una misma terraza. Los voladizos tanto de la cubierta como los de la terraza, están creados para dosificar la potencia de la luz solar. Todos los huecos de la casa tienen la misma tipología, tomamos una ventana y una puerta como una misma unidad, influencia de los dormitorios de la Bauhaus. En la planta superior, en cada partición de la vivienda se abre un hueco. En cambio, en la planta baja hay tres amplios ventanales que sobresalen del resto de la fachada para intentar captar la máxima luz posible a lo largo del día. Resaltar de este proyecto perdido, que los planos fueron re-descubiertos en Bonn por los arquitectos Josenia Hervás y Esteban Herrero, en un periplo casi de investigadores intrépidos, emocionados, esfuerzo sin el que no habríamos descubierto esta vivienda de una increíble y olvidada arquitecta.

 

Álbum de fotos:

https://www.facebook.com/carlos.bentocompany/media_set?set=a.3695021367179673&type=3&uploaded=19

 

Fuente: 

https://www.metalocus.es/es/noticias/wera-meyer-waldeck