30. jun., 2019

OTTO WAGNER

 

Otto Koloman Wagner (Penzing, 1841 – Viena, 1918), más conocido como Otto Wagner, fue un arquitecto austriaco que partió de la tradición para evolucionar hacia tendencias cada vez más avanzadas. Primero hacia el Modernismo (concediendo gran importancia al edificio en relación con la ciudad y su funcionalidad) y después hacia la arquitectura en acero y vidrio, revolucionando así la arquitectura austriaca. A Wagner se le considera como el “arquitecto de Viena”, pero su importancia va más allá. Es el arquitecto que marca el tránsito de la arquitectura y diseño historicista, a la arquitectura y diseño moderno. Influyó en una generación completa de arquitectos y diseñadores centroeuropeos, que a su vez dieron las bases de lo que luego sería el Movimiento Moderno, el funcionalismo y racionalismo actual.

 

Wagner y su obra es producto de la Viena de fin de siglo XIX. Viena, capital de un imperio, el Austro-Húngaro, que ocupaba prácticamente todo el centro de Europa. Una ciudad, un imperio, que ya empezaba a mostrar signos de decadencia. Viena que es a la vez la ciudad de los vals de Johan Strauss y de las obra de Freud, Mahler y el filósofo Witgenstein. Nacido en el seno de una familia acomodada, estudió en Berlín y Viena. En 1864 comenzó a diseñar sus primeros edificios, en estilo historicista. En este primer periodo Otto Wagner adopta el clasicismo de Schinkel, Semper y Theopil combinándolo con el estilo más barroco que impera en ese momento en Viena. Sus obras se caracterizan por una robustez y sobriedad clásicas, por los espacios abiertos y una distribución ordenada en escuadra, concediendo especial importancia a la plaza y las calles. Un ejemplo de las obras de este periodo es la Sinagoga Ortodoxa de Budapest (1868).


En la década de los años 1880, como muchos de sus contemporáneos, Wagner pasa a ser un defensor del “Realismo arquitectónico”, posición en la que avanzó hasta llegar a oponerse de una manera más radical a las corrientes predominantes de arquitectura historicista. En la década de los años noventa recibe el encargo del nuevo diseño y de la ampliación de Viena pero, a pesar de su gran entusiasmo por el encargo y de haber diseñado varios edificios en Modernismo o Jugendstil, sólo se llevaron a cabo la construcción de la red de ferrocarril urbano (Wiener Stadtbahn) y la canalización del Danubio.

 

Otto Wagner estaba convencido de que un objeto de uso cotidiano no necesita más diseño que el necesario para su buen funcionamiento. Al mismo tiempo consideraba importante la creación de nuevas formas que reflejaran la dinámica de la gran ciudad y su progresismo optimista, ya sea una bañera de cristal o la red de ferrocarril metropolitano de una ciudad que preveía un crecimiento de hasta cuatro millones de habitantes. Wagner era el diseñador total y aportaba su creatividad también en los detalles. Fue además un profesor de gran influencia. Como catedrático de arquitectura en la Academia de Bellas Artes influyó decisivamente en varias generaciones de discípulos, los cuales trabajaron en muchos casos en las diversas partes del Imperio.

 

Su labor como urbanista quedará posteriormente reflejada en su obra La gran ciudad (1911). Este es uno de los escritos teóricos más significativos sobre el urbanismo del siglo XX. En él, defiende una ciudad hecha a la medida del individuo. Una ciudad con distritos-barrios no superiores a los 150.000 habitantes, en que se entremezclen diferentes clases sociales y en que sean los ayuntamientos los que planteen las bases de la urbanización. Desde 1894 hasta prácticamente su muerte, Wagner es profesor de Arquitectura de la Academia de Bellas Artes de Viena. Su labor pedagógica influirá en toda una generación de arquitectos como Loos, Hoffman o Moser. Fruto de su labor en la enseñanza es su obra Arquitectura Moderna (1896), en la que expresaba sus ideas sobre el papel del arquitecto e incorporaba el uso de nuevos materiales y nuevas formas, reflejando el hecho de que la propia sociedad estaba cambiando.

 

En 1899 se integra en la Secession de Viena, Secessionstil, permaneciendo en el grupo hasta 1905. La Secesión era la versión austriaca del Art Nouveau-Modernismo. Un estilo de formas decorativas abstractas y racionales. Wagner fue uno de los impulsores del grupo, en parte de sus obras es notoria su influencia, pero es erróneo y reduccionista reducir su arquitectura solo a este movimiento, como en muchas ocasiones se hace. Sus obras más significativas, emblemáticas y conocidas fueron la Casa de Mayólica (Majolikahauss, 1898), la Iglesia de San Leopoldo (1904) y la Caja Postal de Ahorros (1912), todas ellas en Viena.

 

Es estas obras, aparte de sus aspectos arquitectónicos, en que es notoria la influencia de la Secesión en sus aspectos decorativos y la funcionalidad en sus aspectos constructivos, se refleja de forma clara su visión del interiorismo. El piso del entresuelo de la Casa Mayólica es un ejemplo de sus conceptos de interiorismo doméstico. En su interior se parte de bases racionales. Salón y dormitorio dan a la calle. Pavimentos, paredes y techos están relacionados por colores y formas. El elemento más significativo es la bañera de vidrio del baño que se convierte en un ejemplo de higiene funcional.

 

La Caja Postal de Ahorros es el edificio más conocido y valorado de Wagner. Un ejemplo y modelo del interiorismo de espacios de trabajo. Un edificio de oficinas moderno y funcional. Que utiliza como material el aluminio, en que los tabiques no son fijos. Con ausencia de todo lo que no es estrictamente útil. Que busca la iluminación natural. El mobiliario diseñado por Wagner está realizado en función de su obra arquitectónica. Un mobiliario que en una primera época es historicista y posteriomente pasa a ser absolutamente funcional. Muebles básicamente de asiento, con el elemento característico de sus tachuelas de aluminio y latón en las patas y con la influencias de los diseños de Thonet.

 

Este arquitecto ha influido en la obra de otros arquitectos coetáneos suyos, que han heredado su estilo vanguardista de finales del siglo XIX. Entre ellos, y destacando un arquitecto español, se encuentra Antonio Palacios; de los mejores exponentes de esta influencia es el Hospital de Jornaleros que diseñó y construyó en Madrid. Otto Wagner falleció en Viena en 1918.

 

ÁLBUM DE FOTOS:

https://www.facebook.com/carlos.bentocompany/media_set?set=a.2882462541768897&type=3

 

Fuentes:  https://guiadeviena.com/arquitectura-pintura/otto-koloman-wagner https://www.tiovivocreativo.com/blog/arquitectura/otto-wagner