8. may., 2019

LAS MUJERES DE LA BAUHAUS

La primera escuela integral de diseño del siglo XX nació con la República de Weimar, en 1919, y murió con ella, 14 años después, cuando la bota nazi propinó un puntapié a ese "arte degenerado". Duró lo que el convulso compás de entreguerras. Pero lo cambió todo: la tipografía, el diseño industrial, las artes escénicas, la arquitectura. Hasta aquí el tráiler, en cuyos títulos de crédito siempre desfilan –y justamente– Walter Gropius, Ludwig Mies van der Rohe, Marcel Breuer, Láslzó Moholy-Nagy, Paul Klee y Vasili Kandinski. Pero, ¿qué hay de las mujeres? ¿No merece mención ni una sola en Weimar, Dessau o Berlín, las tres sedes que tuvo la institución?

 

Hubo 462, nueve de ellas asesinadas por los nazis. "Fue la primera generación de 'intrusas' en el ámbito profesional del arte", resume Marisa Vadillo, del departamento de Dibujo de la Universidad de Sevilla. Y gracias a las exhumaciones de irreductibles como Elizabeth Otto, historiadora del arte en Búfalo (EEUU), o de las arquitectas españolas Josenia Hervás y Laura Martínez de Guereñu, sabemos que buena parte de ellas chorreaba creatividad y que las patentes de algunos de sus prototipos salvaron la economía de la escuela, hostigada por la emergente ultraderecha.

 

Veamos por qué 'grieta' se colaron las 'intrusas'. Durante la primera guerra mundial, las mujeres desempeñaron los trabajos de los hombres movilizados y, pese a volver al hogar, habían ganado conciencia de que podían hacer cosas más allá de cocinar y criar. La nueva Constitución de Weimar les garantizaba el voto y la no segregación en las aulas, y en el aire flotaba el vitalismo, que sostenía que el pueblo tenía derecho a participar en la sociedad y rechazaba la razón –atributo viril– como único vehículo de conocimiento.

 

De modo que en el primer trimestre de la Bauhaus se apuntaron 84 mujeres y 79 hombres. Un 'fifty-fifty'. A Gropius, el primer timonel de la escuela –Hannes Meyer y Mies van der Rohe fueron los otros–, le dio un vahído. Había puesto la alfombrilla de 'willkommen', y las chicas habían entrado en tromba. "No se harán distinciones entre el bello sexo y el sexo fuerte –proclamó Gropius en su primer 'speach'–. Derechos iguales, pero también deberes iguales. En el trabajo somos simplemente profesionales de nuestro arte". Pero temía que el torrente de señoritas devaluara su firme marcha hacia la meta: ser una escuela de Arquitectura (con mayúsculas), un gol que marcaría Hannes Meyer, no él.

 

Gropius pensaba que las mujeres eran valiosas, pero que no tenían capacidad para pensar en tres dimensiones. "No hagamos experimentos innecesarios",dijo por lo bajini, mientras orientaba sutilmente a las jóvenes hacia el taller de Tejido ("la clase de las chicas", según él). Pero no sería justo juzgar a Gropius bajo la lente del 8-M. Josenia Hervás, autora del libro 'Las mujeres de la Bauhaus: de lo bidimensional al espacio total', aplica el fonendo a los tiempos y hace notar que todo un vanguardista como Filippo Marinetti, autor del 'Manifiesto Futurista', vociferaba que el arte debía "glorificar las hermosas ideas por las que se muere [...] y el desprecio por la mujer", o que el doctor Gregorio Marañón –el padre de la endocrinología española– daba validez científica a ideas de Schoppenhauer que hoy provocarían urticaria pero que entonces eran 'mainstream', como que la mujer tenía "poca inventiva y poca tensión nerviosa y muscular", y que "[solo] desprovista de sus ovarios [...], la mujer pierde su morfología, su fisiología e incluso su psicología, y se hace apta para las empesas varoniles". O sea, solo podían hacer algo con vuelo intelectual si eran estériles.

 

Mientras parloteaban los líderes de opinión, las 'chicas Bauhaus' estaban satisfechas por el simple hecho de estar dentro, relacionándose de igual a igual con los profesores en la cantina. "No hay constancia de que ninguna denunciara un trato discriminatorio", afirma Hervás, que bucea en archivos desde 1994. Tampoco tenían la sensación de estar abriendo caminos a otras congéneres. ¿La prueba? En un cuestionario que pasaron en los años 80 a las que seguían vivas, les preguntaron: "¿Supo usted que su trabajo era revolucionario?". "Nein', contestó tajante Marianne Brandt, creadora de juegos de té y café de metal que aún comercializa Alessi. Simplemente construían futuro sin conciencia de estar haciéndolo.

 

Pese a la poca fe del claustro y las invitaciones a contentarse con los hilos, las 'chicas Bauhaus' hicieron saltar las costuras del uniforme asignado. Para empezar, llegaron a Weimar con un look decimonónico y obraron la metamorfosis: se cortaron el pelo, trotaron en pantalón corto y se enrolaron en fiestas descacharrantes. "Nunca fueron flappers", se apresura Hervás a contradecir algunos perfiles que está leyendo en este centenario. No tenían nada que ver con el arquetipo de mujer que exportó el cine mudo norteamericano y que las alemanas de ciudad copiaron como hoy copian el rollo chandalero de Cardi B. Un periodista de la época que asistió a uno de los saraos (que eran muchos) de la escuela escribió: "Es increíble, he visto a una chica semidesnuda tocando el acordeón y no había en ella ni una pizca de picardía, todo era inocencia". Nada que ver con el Berlín de 'Cabaret'. Jugaban al tenis, muchas eran vegetarianas, escuchaban jazz, la mayoría conducía. Eran libres.

 

Y afanosas. De modo que vencieron las reticencias de Gropius, que les permitió participar en el proyecto (intersecional) 'Haus am Horn', un prototipo de casa para "las necesidades del nuevo hombre" –germen de la vivienda social– concebida para la primera gran exposición de la Bauhaus. La esbozó el profesor de pintura Georg Muche, pero Alma Siedhoff-Buscher diseñó los muebles –logró que el cuarto de los niños entrara en el campo visual de quien estuviera en la cocina–; las alfombras fueron obra de Marta Erps y Benita Otte, de Tejidos, ideó una cocina modular que anticipó las de Ikea. Bien. Pero, ¿qué peso real tienen en la historia del arte del siglo XX? ·A juzgar por cartas y escritos, sabían que no eran Gropius, la tercera generaciones de arquitectos de su familia –explica Hervás–, pero se sentían partícipes de materializar un mundo nuevo·. Y encima libando de profesores como Klee o Kandinski. Además, en sintonía con la orientación de desarrollar productos "simples, elegantes y útiles" para la producción en serie, sus prototipos de telas y papeles pintados, y sus diseños en metal y madera, se empezaron a patentar para la industria.

 

Laura Martínez de Guereñu, ganadora de la última Beca Lilly Reich y directora del congreso 'Bauhaus In and Out: perspectivas desde España', ha descubierto recientemente en archivos que en la Exposición Universal de Barcelona de 1929 "hubo productos diseñados por cuatro de los talleres de la Bauhaus en los pabellones de Artes Textiles, Artes Gráficas y dos secciones de Artes Industriales". Y Hervás, por pistas de algunas cartas, aventura que "quizá eran prototipos presentados por Gropius, ya fuera de la escuela". Como fuere, los objetos ideados por las artistas estuvieron presentes en la exposición, que el mundo recordará por el Pabellón Mies van der Rohe.

 

Para acabar, volvamos unos pasos atrás. Al momento, en Dessau, en que cogió las riendas el suizo Hannes Meyer, un marxista emperrado en satisfacer "las necesidades del pueblo en vez del lujo". En un panfleto, azuzó: "¿Estás buscando la verdadera igualdad como mujer estudiante? Apúntate a la Bauhaus". La integración había ganado definitivamente terreno a los prejuicios. Con Meyer, una vez superadas las pruebas en Téxtil, se podía acceder sin filtros a la sección de construcción. "Edificar para el bienestar popular", era el imperativo. La esposa de Meyer, Lena Bergner, diseñadora textil formada en la Bauhaus, colaboró tan estrechamente en sus proyectos durante su etapa en México que hoy se investiga en qué medida varios fueran suyos. Esa vía, la conyugal –hubo 70 matrimonios–, permitió a muchas seguir en la órbita del arte. Tres cuartos de lo mismo ocurre con la profesora Lilly Reich, pareja de Mies. De hacer caso al historiador Albert Pfeiffer, sería la autora de las famosas sillas 'Barcelona' y 'Brno' de la Bauhaus.

 

Precisamente Mies, el tercer timonel, oliéndose lo que venía, liberó la forma de la función –que era 'demasiado comunista'– y fusionó construcción ('bau') y acabados ('ausbau'), agrandando la puerta de acceso de las mujeres a la arquitectura. Ya estaban ahí. Por fin. Pero Hitler había cogido carrerilla y la Gestapo metía sus narices. La escuela "había demostrado ser germen de bolcheviquismo".  Ladraron y comprobaron si había judíos entre el profesorado y al resto se les sugirió afiliarse en el partido. Algunos partieron. Muchas empresas cancelaron contratos. Y acabó el 'mundo nuevo'. Para nueve de ellas acabó el mundo en una cámara de gas. Esta es la historia de 16 de ellas.

 

1. Anni Albers

Annelise Fleischmann era hija de una Ullstein –familia editorial alemana-judía– y un fabricante de muebles. Una chica de la alta sociedad que  comenzó su educación en la Escuela de Artes y Oficios en Hamburgo, Alemania. Ella era conocida por sus patrones de abstracción geométrica. En 1922, llegó a la Bauhaus donde se dedicó al textil porque la normativa de la escuela no le permitió estudiar pintura. Era una experta tejiendo y como alternativa a la pintura decidió crear tejidos pictóricos. Apasionada por el trabajo y por las composiciones de su profesor, Paul Klee, tomó nota y convirtió sus obras textiles en lienzos. A lo largo de su carrera, experimentaría con las funciones de los textiles y las propiedades físicas de ciertos materiales de tejido. Se formó en el taller de Tejidos, con Klee y Kandinski, apabulló con su diseño de tejido "insonoro, reflectante y lavable" concebido para auditorios, y en 1925 contrajo matrimonio con el artista y pedagogo Josef Albers, que ese mismo año, con el cambio de sede a Dessau, fue nombrado director de los cursos de iniciación.

En agosto de 1929 los Albers vinieron a Barcelona, seguramente, porque había cuatro talleres de la Bauhaus representados en la Exposición. "Mi hipótesis es que Gunta Stölzl, la jefa de Tejidos, se casaba ese verano y Anni la sustityó", aventura Laura Martínez de Guereñu.  Cuando el Partido Nazi llegó al poder en 1933, los Albers emigraron a Estados Unidos y, tras su primer viaje a México, en 1936, los diseños de Anni dieron un giro místico y bebieron del arte de los mayas y los aztecas. Peleando siempre por ganar una reputación independiente de la de su marido, dio clases en el vanguardista Black Mountain College –algo así como la Bauhaus en el exilio–, y diseñó para firmas como Rosenthal y Knoll. Sus trabajos eran tan buenos que, en 1949 tras una vida de mudanzas, investigaciones y arte, se convirtió en la primera mujer artista textil en exponer a modo individual en el MoMa de Nueva York. En 1986 el Instituto Smithsonian en Washington le montó una exposición monográfica.

 

2. Gunta Stolzl

Bisnieta de tejedor e hija de un hombre interesado en la reforma educativa, Adelgunde –Gunta– cursó algunos semestres de pintura en vidrio y cerámica en la Escuela de Artes Aplicadas de Múnich. Tras la Gran Guerra, donde se hartó de coser heridas y amortajar cadáveres como enfermera de Cruz Roja, el viejo mundo se le quedó pequeño y abrazó el ideal de vida y trabajo que desplegaba el 'Manifiesto Bauhaus'. Gunta Stolzl, uno de los primeros miembros de la Bauhaus, llegó a la escuela en 1919. A  Stölzl, no le quedó ningún prisma por el que pasar en la escuela. Fue alumna, maestra de taller, profesora y también directora del taller de textil.  Stolzl tenía un gran interés en las artes, pero a su llegada, se inclinó hacia el tejido. A pesar de la misión de la escuela de incluir mujeres, la arquitectura, el diseño industrial y la escultura estaban reservados para los hombres. El tejido y la cerámica se convirtieron en las principales formas de arte exclusivamente para mujeres. Entre 1927 y 1931, fue la directora técnica y artística del taller de Tejido de la Bauhaus de Dessau. Bajo su mando, los prototipos realizados por el taller –y un acuerdo con la empresa berlinesa Polytex– se convirtieron en una de las fuentes de ingresos de la escuela. Y como resultado de la mayor colaboración entre secciones, Stölzl pudo diseñar sillas con Marcel Breuer mano a mano. Durante el Congreso de Arquitecura Moderna de Moscú, se enamoró del arquitecto judío Arieh Sharon, con el que tuvo una hija. Esa vertiente doméstica  y su enfoque antiburgués le valieron un 'bullyng' de manual, con difamaciones de índole sexual incluidas. Harta, dejó la Bauhaus, pero sus negocios de tejido para la industria y su matrimonio también fracasaron. Obtuvo la nacionalidad suiza tras casarse con Willy Stadler, tuvo otra hija y siguió tejiendo hasta los 78 años. "Si pudiera ver desde fuera el ejemplo que ha sido para muchas, estaría muy orgullosa", anota Josenia Hervás.

 

3. Marianne Brandt

En una subasta del 2007, una teterita, la 'MT49', alcanzó los 320.000 euros en la puja. Se trataba de "un objeto práctico para el uso diario" de Marianne Brandt, la primera mujer que ingresó en el taller del Metal de la Bauhaus. Venía diplomada en pintura y ya casada con el también pintor noruego Erik Brandt, pero decidió recomenzar en la escuela de Weimar.  Hizo el curso preliminar con Josef Albers y Lázló Moholy-Nagy, y este la empujó a especializarse en metal. "Cuántas bolitas de alpaca he martilleado con perseverancia pensando: '¿Esto tendrá que ser así?'", recordaba en una carta escrita en 1985. Ella también trabajó en el taller textil bajo Gunta Stolzl. No fue la única en impartir clases en la escuela pero sí que fue la única que lo hizo sin haber sido estudiante de la misma. El resto de figuras femeninas que pudieron ser profesoras en la institución fueron: Gunta Stölzl, Anni Albers, Otti Berger y Alma Siedhoff-Buscher.  Marianne Brandt impresionó con sus proyectos a László Moholy-Nagy  continuando su trabajo de creación de productos innovadores y convirtiéndose en uno de los diseñadores industriales más famosos. Walter Gropius quedó atónito ante sus servicios de café y ceniceros, algunos de ellos hoy en el MOMA. Cuando la escuela se mudó a Dessau, el taller de Metal suministró lámparas, como su 'Kandem 702'. Y con la salida de Moholy-Nagy, Brandt se convirtió en directora interina del taller de Metal, cargo en el que tuvo que negociar contratos con empresas de Berlín y Leipzig. Se divorció en 1935, los nazis pusieron fin a su vida creativa y vivió en la RDA. A principios de los 50 fue profesora de diseño industrial en Dresde y Berlín, y acabó sus días en un asilo de ancianos.

 

4. Margarete Heymann-Loebenstein

Margarete Heymann, nacida en Colonia en agosto de 1899, estudió pintura inicialmente en el Colegio de Artes Aplicadas [Kunstgewerbeschule] en Colonia y luego en la Academia de Bellas Artes de Düsseldorf. En 1920, solo con 21 años, fue aceptada para un puesto en la Bauhaus Estatal en Weimar, donde inicialmente tomó el curso preliminar obligatorio con Johannes Itten y luego fue admitida a un semestre de prueba en el taller de cerámica dirigido por Gerhard Marcks. Heymann también asistió a cursos de Paul Klee, Georg Muche y Gertrud Grunow. Apenas un año después de comenzar allí, abandonó bruscamente sus estudios en la Bauhaus, por razones que hoy en día ya no están claras. Es posible que la decisión haya tenido algo que ver con varias decisiones del Consejo de Maestros, que en repetidas ocasiones solo la admitió al taller de cerámica a modo de prueba. El 24 de junio de 1921, por ejemplo, los registros establecen que "la señorita Heymann solo recibirá una notificación final al final del semestre, ya que, en principio, su idoneidad para el trabajo artesanal (cerámica) aún no puede evaluarse". Y finalmente, el 12 de octubre 1921: 'Admisión de Grete Heymann. Marcks afirma que tanto él como Krehan la consideran probablemente talentosa, pero no adecuada para el taller. Decisión aplazada a la próxima sesión '. No se conocen obras de la artista de cerámica que data de su época en la Bauhaus.

Después de su ruptura con la Bauhaus, Grete Heymann dirigió un curso de cerámica para niños en el Colegio de Artes Aplicadas de Colonia y trabajó a tiempo parcial en un taller de cerámica en Frechen. En 1922, tomó un puesto como asistente artística en las obras de Velten-Vordamm en las fábricas de cantería de Velten, cerca de Berlín. Un año después, se casó con el economista Gustav Loebenstein. Junto con su hermano, la pareja alquiló un horno en desuso en la vecina Marwitz. Basados ​​en las primeras letras de su nombre doble, Heymann-Loebenstein (Ha-ël), tomaron el nombre de 'Talleres Haël' para ello; compraron las obras del horno en 1926. Los talleres de cerámica se expandieron rápidamente y se convirtieron en una empresa moderna bajo la dirección artística de Margarete Heymann-Loebenstein.

Cuando su esposo y su cuñado murieron en un accidente automovilístico en 1928 de camino a la feria comercial en Leipzig, Heymann-Loebenstein se encontró sola con la compañía y dos niños pequeños. En 1933, su hijo de cinco años también sufrió un accidente fatal. Bajo presión financiera y política (Heymann era de ascendencia judía), cerró sus Talleres de Cerámica Artística el 1 de julio de 1933. Vendió la compañía a Heinrich Schild el año siguiente. Continuó ejecutándolo, junto con Hedwig Bollhagen, quien posteriormente lo logró con éxito por su cuenta hasta su muerte. En diciembre de 1936, Heymann-Loebenstein emigró al Reino Unido, donde enseñó en la Escuela de Arte de Burslem en Stoke-on-Trent. Tras casarse con Harold Marks, fundó su propia cerámica pequeña, la "Cerámica Greta", que tuvo que cerrar durante la guerra. Al final de la guerra, la artista reanudó la producción de cerámica en su propio estudio, mientras que también daba una clase de pintura en la Escuela de Artes y Oficios de Camberwell. Margarete Heymann-Loebenstein murió en Londres en 1990.

 

5. Gertrud Arndt

Gertrud Arndt (apellido de soltera Hantschk) nació el 20 de septiembre de 1903 en Ratibor, en la Alta Silesia. Antes de inscribirse en la Bauhaus en el semestre de invierno de 1923–1924, tomó un aprendizaje en una oficina de arquitectura en Erfurt. A sugerencia de su empleador, ella comenzó a usar su cámara para documentar edificios en Erfurt incluso durante el aprendizaje. Al ver la primera Exposición Bauhaus en Weimar en 1923, y con una beca estudiantil en su bolsillo, decidió ir a la Bauhaus para estudiar arquitectura. Sólo cuando llegó allí descubrió que aún no tenía un departamento de arquitectura. Después de completar el curso preliminar, se trasladó al taller de tejido, donde participó en varios proyectos de manera productiva y creativa durante los siguientes tres años (hasta el semestre de invierno de 1927), como un tapiz encargado por Thost. En 1927, Arndt completó sus estudios en la Bauhaus con un examen final de aprendizaje en el gremio de tejedores en Glauchau. Ella nunca trabajó en el diseño textil o tejer de nuevo después; a partir de entonces, se centró en la fotografía, en la que continuó desarrollando sus habilidades de forma autodidacta a lo largo de todos sus estudios.

Gertrud Arndt dejó la Bauhaus con su esposo Alfred Arndt en 1928 y se mudó a Probstzella en Thuringia con él por motivos de trabajo. Cuando fue nombrado jefe del taller de extensión en la Bauhaus en 1929 por su segundo director, Hannes Meyer, los Arndts regresaron a Dessau. Sin embargo, Gertrud Arndt no se inscribió nuevamente como estudiante, ya que consideraba que su tarea era brindar apoyo a su esposo. En 1930, produjo una serie de 43 autorretratos, que llamó "Máscaras de retratos". Su hija Alexandra nació en 1931. Al año siguiente, los Arndts abandonaron la Bauhaus y regresaron a Probstzella, donde permanecieron hasta 1948. Su hijo Hugo nació en 1937. En 1948, se mudaron a Darmstadt, donde murió Gertrud Arndt. 10 de julio de 2000. Gertrud Arndt fue redescubierta como fotógrafa en la década de 1980, y se la ha comparado con fotógrafas contemporáneas como Marta Astfalck-Vietz y Claude Cahun. El Bauhaus-Archiv Berlin dedicó una exposición especial a Gertrud Arndt en enero de 2013, uniendo por primera vez su arte textil y su fotografía.

 

6. Benita Koch-Otte

 Benita Koch-Otte nació el 23 de mayo de 1892 en Stuttgart. Después de recibir su certificado de elegibilidad para ingresar a la universidad en 1908 en el Lyceum de Krefeld, pasó el examen estatal de profesor de dibujo en el Seminario de dibujo en Dusseldorf en 1913. En 1914, aprobó el examen estatal como profesora de gimnasia en la Asociación de Mujeres Educativas. de Francfort aM y el examen estatal como profesor de artesanía en la Lettehaus de Berlín. Benita Otte utilizó esta extensa capacitación de 1915 a 1920 como maestra de dibujo, educación física y artesanía en la Escuela secundaria municipal para niñas en Uerdingen / Rh. Ella dejó este instituto en favor de los estudios en la Bauhaus. Hasta 1925, inicialmente fue una estudiante aquí y luego una empleada del taller de tejido. Junto con Gunta Stölzl, Benita Koch-Otte fue una de las estudiantes más talentosas de la fábrica de tejidos en la Bauhaus. Entre otras cosas, ambos asistieron a cursos en la Escuela Técnica de Teñido y en la Escuela Técnica Textil en Krefeld para continuar su entrenamiento y enseñar las nuevas técnicas a sus compañeros en Weimar.

De 1925 a 1933, Benita Koch dirigió el departamento de tejido en los talleres de la Ciudad de Halle, Escuela Estatal-Municipal de Artes Aplicadas en Burg Giebichenstein. En 1929, una vez más conoció a Heinrich Koch. Se había formado en la Bauhaus desde 1922 hasta 1927 en áreas como el taller de murales y, más recientemente, había sido director del departamento de fotografía de Burg Giebichenstein. Se casaron ese mismo año. Después de que los nacionalsocialistas tomaron el poder, ambos fueron despedidos de sus cargos docentes y reubicados en Praga. En 1934, Heinrich Koch tuvo un accidente fatal allí y Benita Koch-Otte regresó a Alemania ese mismo año. Encontró una nueva asignación y un nuevo hogar en la Fundación Bodelschwingh Bethel. Se convirtió en la directora de la fábrica de tejidos, aprobó el correspondiente examen de Maestro Artesano en 1937 en la Cámara de Artesanía de Bielefeld y continuó enseñando después de su retiro en 1957. En 1969, Benita Koch-Otte se mudó a la Fundación von-Plettenberg en Bielefeld y Murió allí a la edad de 83 años en 1976.

 

7. Lou Scheper-Berkenkamp

Hermine Luise Berkenkamp, ​​conocida como Lou para abreviar, nació el 15 de mayo de 1901 en Wesel. Después de sus exámenes de fin de año escolar en 1920, se matriculó en la Bauhaus de Weimar, donde estudió con Johannes Itten, Paul Klee y Georg Muche. Al completar con éxito el curso preliminar obligatorio, se trasladó al taller de pintura mural. En 1922, se casó con su compañero estudiante de Bauhaus, Hinnerk Scheper. Abandonó sus estudios en este punto y se dedicó al trabajo de su esposo, junto con su propia pintura independiente. Cuando Hinnerk Scheper fue nombrado maestro de la pintura mural en la Bauhaus de Dessau en 1925, ambos se mudaron a Dessau. Entre 1926 y 1928, sus hijos Jan (1923) y Britta (1926) nacieron mientras tanto. Lou Scheper-Berkenkamp participó activamente en la obra del Teatro Bauhaus, dirigida por Oskar Schlemmer. Participó en las exposiciones conjuntas de la Bauhaus desde 1927 hasta 1929.

En julio de 1929, Hinnerk Scheper recibió una oferta para viajar a Moscú hasta agosto de 1930 (y posteriormente de junio a septiembre de 1931) para establecer un "Centro Asesor de Color en Arquitectura y Paisaje Urbano" en su calidad de especialista en diseño de color. Su esposa lo acompañó durante este período en el extranjero, y trabajó con él en combinaciones de colores y escribió piezas periodísticas para un semanario en alemán 'Moskauer Rundschau'. Los Schepers regresaron a la Bauhaus en Dessau en 1931, y un año más tarde se mudaron una vez más con el colegio y su nuevo Director, Ludwig Mies van der Rohe, a Berlín.

Tras el cierre de la Bauhaus en Berlín en 1933, Lou Scheper-Berkenkamp trabajó como pintora independiente en Berlín, creando historias de imágenes y continuando apoyando el trabajo independiente de Hinnerk Scheper. El primero de sus libros infantiles se publicó en 1948; El Bauhaus Archive de Berlín ha publicado recientemente nuevas ediciones de dos de ellas. Junto con otros artistas, el antiguo miembro de la Bauhaus formó el grupo de artistas "The Ring" en Berlín tres años después. Además de participar en numerosas exposiciones en Alemania Occidental y también esporádicamente en el extranjero, Lou Scheper-Berkenkamp continuó desempeñando un papel activo en la Asociación Profesional de Artistas Plásticos hasta 1970. Entre 1956 y 1969, fue responsable de la organización conjunta La Gran Exposición Anual de Arte de Berlín.

Tras la temprana muerte de Hinnerk Scheper el 5 de febrero de 1957, el antiguo miembro de la Bauhaus asumió sus funciones en el campo del diseño de colores en el paisaje arquitectónico de Berlín. Fue responsable, entre otras cosas, del diseño en color del último proyecto implementado por Otto Bartning (un hogar para niños en Berlín), el edificio de la Filarmónica de Hans Scharoun (en Berlín), el Museo Egipcio (en Berlín), varios edificios de Walter Gropius. en los distritos berlineses de Britz, Buckow y Rudow, así como en el edificio del aeropuerto de Berlín Tegel. Hasta su muerte el 11 de abril de 1976, Lou Scheper-Berkenkamp todavía estaba trabajando en el esquema de color para el edificio de la Biblioteca Estatal de Berlín de Scharoun.

 

8. Lilly Reich 

Lilly Reich no fue alumna, sino una reputada diseñadora de modas y creativa en general que se puso al frente de Interiorismo. "Una mujer fría y astuta", según el director del taller de Pintura mural Hinnerk Scheper. "El hombre fuerte de Mies", se quejaba un alumno molesto, como otros, por haber desplazado a la querida Otti Berger al frente de Tejidos. Mies van der Rohe, el tercer director de la Bauhaus, la había conocido en 1924 y le había impresionado tanto que abandonó a su mujer y a sus tres hijas por ella. La especialista en el tándem Magdalena Droste afirma que es difícil disociar quién hizo qué. A partir del trabajo a medias del 'Café de Terciopelo y Seda' de Berlín (1927), en el que por primera vez el elemento expuesto era el mismo que dividía el espacio, Mies abundó en el recurso. Y en junio de 1928, cuando le encargaron la representación de Alemania en la Exposición de Barcelona de 1929, en el primer párrafo del contrato especificó que él lo haría "todo con Reich". Laura Martínez de Guereñu, otra especialista, apunta que "él se centró en el pabellón y ella fue la directora artística de los 16.000 m² de exposición en el interior de los recintos" (50 veces la superficie del pabellón).

"Una lectura arquitectónica de los elementos que desarrolló Lilly muestra que hay una coherencia formal con lo que él utilizó para el pabellón", subraya Martínez de Guereñu, que investiga tres elementos-tipo –una vitrina, una pantalla de cristal y un expositor– para reconstruirlos y mostrarlos el próximo octubre en el interior del Pabellón de Mies en Montjuïc. Y el historiador Albert Pfeiffer va más allá que ella y aventura que dos de las sillas más famosas de la Bauhaus –la 'Barcelona' y la 'Brno'– son obra de la berlinesa. Lo cierto es que durante el ágape de inauguración de la Exposición del 29, al que asistió el rey Alfonso XIII y las fuerzas vivas, el asiento de Reich permaneció vacío. Como el propio Mies, había pasado la noche anterior limpiando los dedazos que habían quedado sobre los cristales durante el montaje de última hora. ¿Cansada? ¿O quizá Mies no fue generoso a la hora de darle su espacio?

 

9. Otti Berger

Otti Berger era una diseñadora croata cuyo potencial artístico y creativo había sido, en gran medida, moldeado por el taller textil de la Bauhaus. Nació en 1898 en Zmajevac, en la región de Baranya, que en ese momento era parte del Imperio austrohúngaro. Debido al hecho de que en algunos documentos, Zmajevac aparece en la lista por su nombre húngaro, Vörösmart, a menudo se la considera una artista húngara. Después de completar la Escuela Universitaria para Niñas en Viena, se inscribió en la Real Academia de Artes y Oficios Artísticos de Zagreb, a la que asistió desde 1922 hasta 1926, luego de lo cual fue a Bauhaus en Dessau. A principios de 1927 se inscribió oficialmente en un curso de estudios en el que participó por primera vez en Vorkurs, el curso preparatorio con Lászlo Mohloy-Nagy, y las conferencias impartidas por Paul Klee y Wassily Kandinsky.

A continuación, se inscribió en el taller de textiles en el que se graduó en 1930. En el otoño de 1931, por recomendación de Gunta Stölzl, jefa titular del taller de tejido de Bauhaus, se hizo cargo de ella. Aunque Otti Berger dirigió el Taller de manera independiente, y estaba realizando todos los segmentos pedagógicos, de producción y prácticos del programa educativo, nunca se le dio el cargo oficialmente. El nuevo director, Mies van der Rohe, confió la gestión del taller de textiles a la diseñadora Lilly Reich, mientras que Otti Berger se convirtió en su suplente. Basada en su experiencia como ex alumna de Bauhaus, como diseñadora textil con experiencia y con un profundo conocimiento de las necesidades de la industria, sus objetivos como nuevas soluciones, en el curso de su trabajo con los estudiantes, desarrolló su propio plan de estudios. En 1932 abandonó la Bauhaus y abrió su propio 'Atelier for Textile' en Berlín, y estableció una exitosa cooperación con numerosas empresas textiles que producían materiales basados ​​en sus soluciones innovadoras. En 1936 se le prohibió trabajar en Alemania debido a sus orígenes judíos, y se vio obligada a cerrar su empresa.

Fue en ese período que la mayoría de los profesores de la Bauhaus, incluida su novio Ludwig Hilberseimer, lograron obtener visas e irse a América. Otti Berger trató de hacer lo mismo porque en 1938 László Moholy-Nagy la invitó a unirse a la New Bauhaus en Chicago. En busca de trabajo y esperando la visa, había pasado varios períodos breves en Londres. Debido a la enfermedad de su madre y la incapacidad de encontrar trabajo en Inglaterra porque ella no hablaba el idioma y era de audición deficiente, en 1938, sin amigos que la ayudaran, regresó a Zmajevac. Tristemente, en abril de 1944 fue deportada a Auschwitz junto con su familia, y allí murió.

 

10. Alma Siedhoff-Buscher 

El próximo 1 de abril, el día oficial de celebración del centenario de la escuela, se estrena 'Bauhaus', una película inspirada en Alma Siedhoff-Buscher. El mobiliario y los juguetes infantiles también tuvieron cabida en la escuela y si hay una figura que los representa es la de Alma Siedhoff-Buscher. Aunque tuvo que pasar primero por el taller de tejidos, su insistencia y creatividad le permitieron ser la profesora de las clases de madera. Inculcaba a los alumnos la idea de crear jugando, el disfrute de la creación y el goce como eje principal de cualquier diseño y con estas lecciones encontró su mayor pasión: los juguetes, marionetas y muebles infantiles. De su mano salieron un montón de celebrados juguetes de construcción que aún se comercializan. Y en paralelo, fue de oyente a clases de arquitectura (se han conservado apuntes de construcción y forjado de la época en Dessau).  Con su constancia y esfuerzo, uno de sus mayores logros fue el diseñó del mobiliario de la habitación de los niños de la casa Am Horn para una exposición organizada por Bauhaus en 1923. En la vida privada no le fueron tan bien las cosas. Se casó con un bailarín, que solía ir de gira, y cuando tuvo al primero de sus dos hijos le escribió una carta a su amiga Karla Grosch, la profesora de gimnasia de Bauhaus, confesando que no soportaba la vida doméstica, que necesitaba seguir estudiando y trabajando y charlando en la cantina. "Me he planteado incluso dejarle en un orfanato, pero sé que es un horror, no podría, yo quiero a mi hijo", se sinceraba. El destino le asestó un golpe aún más atroz: Alma murió durante un bombardeo del Ejército aliado cerca de Fráncfort.

 

11. Friedl Dicker

Friedl Dicker fue una de las primeras alumnas de la Bauhaus en Weimar. Cuando en 1919 se inaugura la escuela Friedl Dicker, al igual que otros alumnos, siguió a Johannes Itten. Allí estudió hasta 1923. Durante estos años realizó trabajos de diseño textil, encuadernación y participó en talleres de tipografía. Diseñó el vestuario y escenografía para obras de teatro importantes como "El mercader de Venecia", de William Shakespeare. También diseñó cuatro variantes de un plano arquitectónico, junto con Franz Singer (1896-1954), que también pertenecía al grupo de los alumnos vieneses de Itten, que se caracterizaban por desarrollos poco convencionales. Tras graduarse, Friedl Dicker deja la Bauhaus en 1923 y se traslada a vivir a Berlín donde con antiguos compañeros, Franz Singer, Naum Slutzky (1894-1965) y Franz Skala (1892-1975), fundan el Werkstätten bildender Kunst. Al mismo tiempo ella y Singer continúan su trabajo para el teatro, en particular para el director de escena Berthold Viertel (1885-1953). Al poco tiempo, en 1924, se traslada a Viena. Franz Singer se mudaría en 1926. Los trabajos relacionados con la arquitectura fueron realizados en el estudio formado con Franz Singer bajo el nombre no oficial de Atelier Singer-Dicker.

La colaboración con Singer entre 1926 y 1931 dio lugar a una gran cantidad de proyectos de arquitectura, incluidos edificios nuevos pero con más frecuencia serían proyectos de modificaciones de interiores de locales residenciales y comerciales. Dicker-Singer realizan una ampliación en la vivienda de la familia Reisner, realizando un apartamento en la cubierta original del edificio. Este nuevo apartamento incluyó dos salas multiusos para la pareja Edwin y Else.  La casa Reisner quedaba reducida a dos amplias estancias con un baño, un trastero y una cocina. Un proyecto excepcionalmente interesante fue el Pabellón de invitados de la Condesa Heriot, tanto formalmente como tecnológicamente. En aquel momento tan solo Alemania fabricaba vidrios curvos que fueron utilizados en torno a un ascensor circular que articulaba desde el centro toda la propuesta. Un proyecto realmente interesante, lamentablemente también destruido. En 1930 el estudio proyecta la guardería municipal Montessori Kindergarten Goethehof. Un proyecto recordado por muchos como un jardín de infancia único, diseños de interiores y muebles exquisitos.

Friedl Dicker es extremadamente versátil a lo largo de su vida y en diversas colaboraciones en los campos de la pintura, la gráfica, la artesanía, el diseño de escenarios, la construcción de muebles y la arquitectura. Como miembro comprometido del círculo alrededor de la librería 'Black Rose' por su actividad comunista fue arrestada, en 1934.
Tras ser liberada se muda a Praga donde abre su propio estudio. Allí trabajó un tiempo con la arquitecta Karola Bloch, también inmigrada. Además de los muebles y accesorios dedica tiempo a la fotografía, a tapices y bolsos. Friedl Dicker se casó con Pavel Brandeis el 30 de abril de 1936. En 1938 se mudaron a Hronov, al noreste de Praga, donde Pavel Brandeis trabajó como contable para Spiegler & Söhne. Friedl diseñó patrones de tejido y un stand de exposición para esta empresa textil, que se entregó en la feria comercial de Nachod el mismo año.

En 1942 Friedl Brandeis fue deportada como judía y pasó sus últimos días en Terezín, una población de la República Checa conocida por su campo de concentración. Allí daba clandestinamente clases de arte para la población infantil que se encontraba recluida. En este contexto centró su vida en los niños y en su arte.  A juzgar por los dibujos realizados por los niños no solo absorbió toda la docencia de la Bauhaus sino que supo transmitirla. Antes de ser deportada, en 1944, entregó a Raja Engläderova dos maletas con entre 5.000 y 6.000 dibujos realizados en sus clases, que actualmente se encuentran en el Museo Judío de Praga. El 6 de octubre de 1944 fue transferida de Theresienstadt a Auschwitz, y tres días después, el 9 de octubre de 1944, Friedl Brandeis fue asesinada en dicho campo de concentración. 

 

12. Annemarie Wilke

Annemarie Wilke nació en Lübeck. Se diplomó como arquitecta en Dessau al tiempo que Vera Meyer Walker en el verano de 1932 y fue una alumna brillante, aventajada y ayudante del profesorado. Su apego a la escuela era muy grande y la relación con Mies van der Rohe, Lilly Reich y Ludwig Hilberseimer magnífica.

"Yo estuve en la Bauhaus desde otoño de 1929 hasta mayo de 1933, por lo tanto hasta el final"

Luego trabajó durante dos años en el estudio del profesor Hilberseimer en Berlin . Participó entre otros, en el proyecto de la vivienda Am Rupenhorm de 1937. También fue contratada en el estudio particular de Lilly Reich  colaborando en el Pabellón Alemán de la Exposicio de París de 1937, diseñado por Albert Speer, donde le encargaron las vitrinas de la sala central.  Esto demuestra su valía y la coloca en la categoría de las escasas alumnas elegidas por sus profesores para colaborar en sus oficinas privadas. Annemarie, abandona Berlín en 1939 antes de empezar la guerra y se traslada a Viena. Allí conoce al ingeniero Paul Mauck que dirige la fábrica de locomotoras Henschel y al poco tiempo se casan. En 1944, tras el bombardeo de Viena se muda con sus hijos a las montañas, al valle de Inntal, viajando posteriormente a Kassel, donde proyecta en los años 1945-1946 su propia vivienda familiar que construirá en su ciudad natal a la que llega en 1947. Allí establece también su estudio de arquitectura en el que combina proyectos para la empresa de su marido con otros clientes locales. Pequeños proyectos de acondicionamiento, reformas y reconstrucciones.

En 1961, el matrimonio se separa y ella se traslada con sus hijos a Munich. Pero ya no se siente con fuerzas para volver a iniciar una actividad profesional ligada a la arquitectura de primera línea. En precariedad económica, terminó trabajando en el departamento de muebles de unos grandes almacenes. Cuando la rescataron del olvido se limitó a responder: "Hace tanto tiempo que estoy alejada de la profesión, que no sé qué decir.

 

13. Lucia Moholy

Sin su sistemática acta notarial de la Bauhaus, entre 1923 y 1928, la historia de la escuela perdería contorno. Lucia Schultz, hija de judíos adinerados propensos al socialismo, asistió a clases de Filosofía e Historia del Arte en Praga, en 1920 aceptó un puesto en la editorial berlinesa Ernst Rowohlt Verlag y se enamoró de un artista joven y pobre, László Moholy-Nagy. Cuando el húngaro fue nombrado maestro en la Bauhaus, en abril de 1923, ella le siguió a regañadientes. Una vez en Weimar, cogió la Leica y no dejó rincón, objetos y personas sin fotografiar. En 1928, los Moholy abandonaron la Bauhaus para instalarse en Berlín, y un año después se divorciaron. Lucia abrió su propio estudio, tocando temas de arquitectura y publicidad y, a partir de 1929, vivió con el diputado comunista Theodor Neubauer, miembro de la resistencia antinazi que fue arrestado y encerrado en un campo de concentración.  Huyó a Praga y luego a Londres –donde se reunió el matrimonio–, depositando los negativos al cuidado de Moholy-Nagy, que a su vez los entregó a Gropius, que los empleó para relanzar la Bauhaus en Estados Unidos. Pero Lucia no tuvo acceso a su propio material original durante 12 años, cosa que lamentó en una carta de 1956. "Todos, excepto yo, se han beneficiado por el uso de mis fotografías".

 

14. Grete Stern

Grete Stern era innovadora en todo lo que hacía. Comenzó su formación en artes gráficas en 1923, a la edad de 19 años, en la Academia de Artes y Oficios Weissenhof, en Stuttgart. En 1927 tomó clases particulares de fotografía en Berlín con Walter Peterhans, que más tarde se convirtió en maestro de la Bauhaus. En Berlín, Stern conoció a Ellen (Rosenberg) Auerbach, que causaba sensación en la capital alemana como fotógrafa de retratos y publicidad, con quien en 1930 fundó el estudio ringl + pit.

Stern gana fama internacional con sus collages experimentales, inspirados en el dadaísmo y el surrealismo. En un curso de fotografía en la Bauhaus de Dessau, Stern conoce a su futuro esposo, el fotógrafo argentino Horacio Coppola (1906-2012). Stern, que era judía, abandonó junto con Coppola la Alemania nacionalsocialista en otoño de 1933 y emigró primero a Londres y luego, en 1936, a Buenos Aires. Comienza en 1948 a ilustrar una columna de interpretación de los sueños de la revista para mujeres “Idilio”. Las obras no sólo son revolucionarias en su forma, sino también en su contenido: las mujeres parecen reducidas a meras joyas u objetos de uso de los hombres. La serie "Sueños" es una crítica radical del papel de la mujer en la sociedad argentina.

En 1956, Stern es convocada para organizar y dirigir el taller de fotografía del Museo Nacional de Bellas Artes, donde abre nuevos caminos. Luego comienza a crear un archivo sobre la vida y artesanía de los pueblos aborígenes. En 1958 realiza sus primeros retratos de indígenas. El estilo de la Bauhaus se refleja en la especial atención que dedica a las artesanías, las formas geométricas de tejido y cestería y la cerámica de los aborígenes. En 1964 viaja tres meses por el Gran Chaco y documenta la vida de sus habitantes. Stern ve la gran pobreza, pero también la dignidad de las personas, que captura en sobrios retratos en blanco y negro. En detalle documenta la vida humilde sin poses ni exotismo: gente, paisajes, casas, interiores y artesanías. La serie "Aborígenes del Gran Chaco", de unas 1.500 fotos, es un ensayo fotográfico moderno. Una vez más, un trabajo pionero.

 

15. Wera Meyer-Waldeck

Wera Meyer-Waldeck nació en Dresde el 6 de mayo de 1906. Después de su formación como maestra de guarderías, realiza estudios gráficos entre 1924 y 1927 con Georg Erler en la Academia de Artes Aplicadas de Dresde. En 1927 ingresa en la Bauhaus de Dessau y mientras estudia arquitectura y pintura, toma lecciones de carpintería en la escuela. En 1932 se convierte en la primera mujer en examinarse de carpintería en el estado federado de Turingia. Durante la década del 30 trabaja como ilustradora técnica en la fábrica de aviones y motores Junkers en Dessau. En 1937 ingresa en la oficina de Planificación de Autopistas en Berlín y en 1939 como arquitecta de la Autoridad Nacional de Construcción de Ferrocarriles. En 1942 accede a la dirección del departamento de planificación en la empresa Karwin-Thzynietz, donde trabaja en la construcción de plantas de coque, estaciones de bombeo y energía y en viviendas para trabajadores. Entre 1946 y 1948 trabaja como profesora de diseño interior de la Universidad Estatal de Artesanía en Dresde.

En 1948 se instala como arquitecta independiente en Walldorf (Hessen). En 1949 trabaja como arquitecta freelance para Hans Schwippert en el diseño interior de la oficina del Parlamento Alemán en Bonn. En esta misma situación continúa con el diseño interior de dos ministerios, la casa de huéspedes del Gobierno Federal Viktorshöhe y la Cancillería Federal.  Entre sus obras cabe indicar la reconstrucción de un hotel en Koblenz, el interior de una vivienda individual, varias escuelas secundarias, cuatro viviendas colectivas (Laubenganghäuser) para los refugiados del Este, varios chalets en Colonia, una casa modelo en Ytong, así como la Misión Católica de Relaciones Exteriores, la renovación de una tienda de alfombras y una residencia de estudiantes en Bonn. Fue miembro de la Asociación de Arquitectos Alemanes y de la Federación de Mujeres de Alemania y fue autora de numerosos artículos de revistas. Falleció en Bonn el 25 de abril de 1964.

 

16.-Marguerite Friedlander-Wildenhain

Dio a la cerámica un enfoque duradero, práctico y simple. Era hija de alemán e inglesa y, tras estudiar en la Escuela de Artes Aplicadas de Berlín, llegó a la Bauhaus cuando el taller de cerámica solo era "una habitación con un horno". Así que tomó clases en la vecina Dornburg con Max Krehan –una relectura de sus cartas en el 2007 destapó que fueron amantes– y pasó el examen de ingreso. En 1929, alcanzó la meta Bauhaus de las cerámicas manufacturadas en serie, gracias a contar con un horno de prueba y cooperar con la Royal Porcelain de Berlín, lanzando productos funcionales y baratos con el eslogan de 'porcelana para la nueva vivienda'. Quizá por el éxito, pese a su ascendencia judía, pudo continuar produciéndola durante el periodo nazi, borrando el apellido de los papeles públicos, claro. Se casó con un colega de la Bauhaus, Franz Wildenhain en 1930, y decidieron mudarse a Putte, en Holanda, donde abrieron el taller de cerámica Het Kruikje (La Ollita). Siete años después volvió a asociarse con la industria y, por encargo del Gobierno holandés, creó el juego de té 'Five O’Clock' para la Exposición Internacional de París. La invasión nazi de los Países Bajos, en 1940, la decidió a emigrar a Estados Unidos. Y en California, Marguerite enseñó en el Colegio de Artes y Oficios de Oakland y formó a una legión de jóvenes ceramistas en 'Pond Farm', una colonia de artistas en Guerneville, donde acabó plácidamente sus días.

 

17.- Ellen Auerbach

Ellen Auerbach (Karlsruhe, Alemania, 20 de mayo de 1906Nueva York, Estados Unidos, 30 de julio de 2004) fue una importante fotógrafa alemana de las vanguardias, inicialmente conocida por su nombre de soltera, Ellen Rosenberg.  Su formación artística comenzó inicialmente en su entorno geográfico, en Karlsruhe y en Stuttgart, antes de desplazarse a Berlín. Allí, a fines de los años 1920, fundó el estudio fotográfico ringl + pit junto con Grete Stern, fotógrafa que se había formado en la Escuela de la Bauhaus. Ellen Rosenberg también recibió formación de uno de los antiguos profesores de esta afamada escuela, Walter Peterhans, gracias al cual conoció a la propia Grete.  Entre sus colaboraciones, aparte de su trabajo junto a Grete Stern, también trabajó con el director de cine argentino, Horacio Coppola, con el cual coincidió en la Bauhaus, y con el mismo Walter Auerbach, escenógrafo, con quien se casaría para poder emigrar a Estados Unidos.  Debido a su origen judío, con la llegada de Adolf Hitler al poder abandonó Alemania con su marido en dirección al Mandato de Palestina, aunque posteriormente vivieron en Londres y terminarían emigrando a Estados Unidos en 1937. Su trabajo no tardó en hacerse conocido y considerado en la capital alemana, principalmente en los campos de la publicidad y el retrato.  También experimentó con el cine, creando la película experimental en blanco y negro Heiterer Tag auf Rügen (Día bochornoso en la isla de Rügen) y un corto dramático mudo, Gretchen hat Ausgang (Gretchen tiene éxito). En Londres conoció a Bertolt Brecht e hizo un cortometraje mudo donde se le ve recitando poemas.

 

18.- Elisabeth Kadow

Nacida el 19 de marzo de 1906 en Bremerhaven, fallece el 11 de junio de 1979 en Krefeld. Fue una artista y maestra textil alemana en este campo. Al crecer como hija de un arquitecto en Bremerhaven,  Elisabeth Jäger disfrutó de un aprendizaje en el  Staatliches Bauhaus en Weimar a la edad de 18 años y fue alumna de la artista de tapices Irma Goecke.  Debido a los logros especiales durante su estudio de la tecnología textil en Berlín y Dortmund, fue admitida después de su graduación como maestra especialista en Dortmund. En 1939 conoció a  Georg Muche en la escuela de ingeniería textil Krefeld en el aprendizaje de maestría. Elisabeth se casó en 1940 con el tejedor, pintor y artista gráfico Gerhard Kadow y se convirtió en maestro primero en la clase de moda, luego en la clase de diseño de impresión artística en la Escuela Técnica Superior para la Industria Textil (desde 1944 llamada escuela de ingeniería textil) en Krefeld. Cuando Georg Muche se retiró del sistema educativo en 1958, Elisabeth Kadow asumió el liderazgo de la clase magistral de arte textil y destacó su reputación a nivel internacional. Hasta 1971, Elisabeth Kadow dirigió todo el departamento de diseño de la escuela de ingeniería textil. Cuando dejó la escuela de ingeniería textil en 1971, se dedicó cada vez más al trabajo de diseño. Toda su vida estuvo influenciada por el arte textil. Así que hizo bordados elaborados, y en colaboración con la fábrica de tapices de Nuremberg y junto con el tejedor Johann Peter Heek, creó tapices y tapices artísticos. Elisabeth Kadow y el tejedor Hildegard von Portatius diseñaron y crearon tapices de seda creativos y trabajos textiles similares. Ha logrado grandes éxitos en exposiciones y ferias internacionales y ha obtenido reconocimiento internacional. Expuso sus obras, entre otras cosas, de 1954 a 1964 en la Triennale di Milano X a XIII y 1958 en Expo 58 en Bruselas.

 

19.- Hilde Hubbuch

Hilde Isay, hija única de una adinerada familia de comerciantes de telas judías, nacida en Trier el 17 de enero de 1905, comenzó sus estudios en octubre de 1926 en la Academia Karlsruhe donde conoció al profesor de dibujo, Karl Hubbuch (1891-1979). Dos años después, el 4 de enero de 1928, apenas unos días antes de cumplir veintitrés años, Hilde Isay  y Karl Hubbuch se casaron en Trier, a pesar de la oposición de los padres de ella. Él se convirtió en un yerno aceptable un poco más tarde, cuando fue nombrado el 30 de abril, jefe de la clase de pintura en la Academia: un puesto de por vida y bien pagado.

Los dos se precipitaron hacia una vida emocionante, convencidos: "Juntos somos irresistibles, juntos somos imbatibles". Hilde había dejado la tiza, el bolígrafo de colores y había descubierto su verdadero talento: la fotografía.  Y había logrado apartar al marido del dibujo y la pintura por las posibilidades creativas de este nuevo medio artístico. Pronto la cámara actuó en el estudio de la academia. En 1929, se tomaron tomas frente a un espejo, en las que la pareja se muestra alegre, juguetona, casi cómica.

Pero pronto aparecieron los primeros signos de ruptura: Hilde comenzó a estudiar en 1929 con Walter Peterhans en la Bauhaus en Dessau. En 1931 dejó el apartamento compartido, permaneciendo temporalmente en Viena, más tarde en Londres. El matrimonio se divorció en 1933. Hilde emigró a Nueva York un año después, escapando de la persecución nazi, por su condición de judía. En el Nuevo Mundo, ella hizo un gran avance y comenzó una carrera notable. Hilde Hubbuck, usó los fundamentos adquiridos en la Bauhaus. Y era lo suficientemente inteligente como para ofrecer su fotografía de retrato a los círculos más elevados de la sociedad. En el New Yorker, apareció el mensaje: "Permítame ir a su casa para fotografiar la vida de su hijo en un ambiente familiar por un día". Pronto, ella obtuvo reconocimiento e ingresos. Una historia de éxito.

 

20.- Florence Henry

En el verano de 1927, la artista Florence Henri (Nueva York 1893 – Compiègne, Francia, 1982) ingresó en la Bauhaus de Dessau como alumna de un curso de pintura. Al frente de la dirección del curso se encontraba László Moholy-Nagy, cuyo afán por las nuevas tecnologías y la libre experimentación contagiaría el ánimo de la joven artista. “Como novedad: estoy practicando la fotografía”, escribía. “Si me gusta, abandonaré la pintura (provisionalmente)”. De la mano del heterodoxo fotógrafo y pintor húngaro, Henri pudo comprobar que mirar a través de una cámara suponía volver a aprender a mirar, experimentar a través de esa nueva visión. Así, pasaría a convertirse en uno de los más destacados referentes de la fotografía asociados a la escuela.

Tan solo un año después de su paso por la Bauhaus fue invitada a participar en una exposición sobre la nueva fotografía junto con Paul Strand, Edward Weston, László Moholy-Nagy y Germaine Krull, entre otros de los grandes nombres de la fotografía de ese momento. “Con las fotografías de Florence Henri, la práctica fotográfica entra en una nueva fase, cuyo alcance habría sido inimaginable hasta ahora”, escribía Moholy-Nagy. “Por encima y más allá de la composición documental precisa y exacta de estas imágenes altamente definidas, la investigación sobre los efectos de la luz se aborda no solo a través de fotogramas abstractos, sino también en fotografías que tratan temas de la vida real”.

De regreso a París, Henri montaría su propio estudio fotográfico.  Pronto su estudio competiría con el de Man Ray. Sus retratos se caracterizan por una fuerte iluminación y un encuadre muy ajustado. La mayoría miran hacía debajo o de lado. Sus desnudos componen una parte fundamental de su obra; las mujeres habían comenzado a representar el cuerpo femenino y este dejaba de ser una prerrogativa del hombre. A través de sus clases inspiraría el quehacer de otras fotógrafas como Gisèle Freund, Ilse Bing y Lisette Model donde reverberan sus experimentos ópticos. Pero a pesar de su popularidad, a partir de los años cuarenta su obra pasó al olvido. Fueron unos fortuitos descubrimientos realizados en los setenta los que incidieron para que se llevase a cabo un riguroso estudio de su obra fotográfica y se crease su archivo. En 2015 el Jeu de Paume le dedicó una retrospectiva concediendo a la fotógrafa el lugar que merecía en la historia del medio.

 

21.- Lotte Stam-Beese

Lotte Stam-Beese (Reisicht, Polonia, 28 de enero de 1903 - Krimpen, Países Bajos, 18 de noviembre de 1988). Arquitecta y urbanista nacida en la ciudad de Reisicht, territorio que antes de la II Guerra Mundial pertenecía a Alemania y en la actualidad es parte de Polonia. Entre 1926 y 1929 estudió en la Bauhaus de Dessau (Alemania). Fue la primera mujer en estudiar arquitectura en esta escuela, de la mano de Hannes Meyer y posteriormente con Hans Wittwer. Además, entre 1926 y 1928 se dedicó a la fotografía. Las obras realizadas en esos años las podemos encontrar en el Museo de Arte Moderno (MoMA) en Nueva York, el Museo Arthur M. Sackler de Harvard y el Museo Getty de California. A principios de 1929 Beese tuvo que abandonar la escuela debido a su relación sentimental con el entonces casado, Hannes Meyer.

Tras terminar en la Bauhaus, se mudó a Berlín. Allí comenzó a trabajar en el estudio de arquitectura de Hugo Häring, para terminar finalmente trabajando en la oficina de Hannes Meyer en Berlín. También realizará trabajos con diferentes arquitectos, como: Bohuslav Fuchs en Brno, Mart Stam en Siberia, etc. Entre 1929 y 1933 Lotte Stam-Beese vivirá en diferentes ciudades: Dessau, Viena, Berlín, Brno, Praga, Moscú y por último en Járkov (Ucrania). Allí se reencontrará con el arquitecto holandés Mart Stam, de quien había sido compañera en 1928 en las clases de urbanismo de la Bauhaus. Stam formaba parte de las llamadas Brigadas May, que dirigidas por Ernst May trabajaron en el diseño de nuevas ciudades en la Unión Soviética. Lotte y Mart se casaron y a finales de 1934 deciden dejar la Unión Soviética y se mudan a Holanda.

Un año despúes comenzó a formar parte de los círculos de vanguardia en Ámsterdam. Escribió varios artículos en las revistas 8 y Opbouw, hablando de temas como el arte neerlandés, la cultura del trabajo de la Bauhaus o la construcción de escuelas en Rusia. En 1940 comienza sus estudios en la Escuela de Arquitectura en Ámsterdam. Cinco años después finaliza sus estudios y se muda a Rotterdam. Allí comenzará su actividad en el Departamento de Urbanismo, siendo directora entre 1946 y 1968. En 1948, comienza el proyecto de Pendrecht (Rotterdam) en el que defiende el barrio como extensión de la ciudad y no como suburbio aislado. En 1947 construyó la primera calle sin automóviles en los Países Bajos. Además fue profesora en la Academia de Arquitectura y Diseño Urbano en Ámsterdam. Lotte Stam-Beese finalmente murió el 18 de noviembre de 1988 en Krimpen (Países Bajos).

 

22.- Ilse Fehling

Ilse Fehling nació el 25 de abril de 1896 en el distrito de Langfuhr de Danzig (ahora el distrito de Wrzeszcz en Gdansk). Comenzó su formación como diseñadora de vestuario en la Escuela Reimann de Berlín en 1919 y asistió a cursos sobre estudios de vestuario, moda y dibujo desnudo, escultura e historia del arte. También estudió escultura en el Colegio de Artes Aplicadas (Kunstgewerbeschule) en Berlín el mismo año. Después de sus estudios en la capital, se matriculó en la Bauhaus del Estado en Weimar en 1920, donde asistió al curso de escultura impartido por Oskar Schlemmer, la clase de teatro por Lothar Schreyer y la clase de pintura de Paul Klee

Su trabajo principal en la Bauhaus se llevó a cabo en el taller de teatro de Schlemmer, donde Fehling desarrolló un escenario giratorio para títeres, que patentó en 1922. En 1923, abandonó la Bauhaus y se casó con Henry S. Witting ese mismo año. Luego trabajó como escultora independiente en su propio estudio en Berlín, y también como diseñadora de escenarios y vestuario al mismo tiempo. En 1924, le encargaron equipar el teatro Schauspiel en Berlín. En 1927, tuvo su primera exposición individual en la Galería Fritz Gurlitt de Berlín. El trabajo artístico independiente y el diseño de vestuario profesional se convirtieron en elementos establecidos en la carrera de Ilse Fehling. Su hija Gaby nació en 1928; Ella se divorció al año siguiente.

En 1932, la escultora recibió el Premio de Roma de la Academia de Artes de Prusia, con una beca que le permitió viajar a Roma para una visita de estudio. Tras su regreso de Roma, la misma academia rechazó el trabajo artístico de Fehling como "degenerado". Bajo la presión política de los nazis, quienes le prohibieron exhibir su trabajo, Fehling minimizó su trabajo escultórico y se concentró principalmente en vestuario y producciones teatrales para la industria del cine y el teatro. En 1940, se convirtió en jefa de diseño de Tobis-Europa, para la cual desarrolló, amplió y optimizó las existencias de vestuario. En su propio departamento para la reutilización de trajes artísticos, implementó un enfoque que involucraba el "reprocesamiento" de los trajes usados ​​previamente en stock.

 

23.- Margaretha Reichardt

Entre 1921 y 1925, Margaretha Reichardt completó un aprendizaje en la Escuela de Artesanía y Artes del Estado-Municipal en Erfurt. Hizo su solicitud en 1925 en la Bauhaus de Weimar, pero comenzó sus estudios a partir de 1926 en la Bauhaus de Dessau. Margaretha Reichardt inicialmente asistió al curso preliminar con Josef Albers y László Moholy-Nagy, más tarde las clases con Paul Klee, Wassily Kandinsky y Joost Schmidt. Se especializó en tejer en Gunta Stölzl y desde 1930 se convirtió en freelancer en la fábrica de tejidos y asistente invitada en la clase de pintura libre con Wassily Kandinsky. En 1929 pasó su examen de aprendizaje en la Cámara de Artesanía de Dessau y en julio de 1931 recibió el diploma Bauhaus No. 54 en tejido.

Como parte de su trabajo en la fábrica de tejidos de la Bauhaus, fue fundamental en el desarrollo de la llamada tela de hilados de hierro, una cubierta de tela para muebles de acero tubular. Además, también trabajó en varios proyectos de la Bauhaus, incluida la Escuela Federal de la Confederación General de Sindicatos Alemanes (ADGB) en Bernau, cerca de Berlín y el Operncafé Dessau. Margaretha Reichardt dejó la Bauhaus en 1931, inicialmente trabajó para el diseñador gráfico y diseñador Piet Zwart en los Países Bajos, y finalmente estableció su propio taller de tejido en La Haya. En 1933 regresó a Erfurt, donde fundó la fábrica de tejido a mano Grete Reichardt. La membresía de la Cámara de Cultura del Reich le permitió, a partir de 1936, participar en numerosas exposiciones de artesanía, por ejemplo, 1936 en el Grassimuseum de Leipzig. El trabajo del diseñador textil ha recibido numerosos premios. En la Feria Mundial de París en 1937, Reichardt recibió un diploma de honor. Dos años más tarde, sus diseños de textiles industriales en la Trienal de Milán recibieron una medalla de oro en 1951, y también en Milán, por sus tapices emitidos por un Diploma de Honor Dorado.

En 1953 recibió la oferta de un profesor en la Landeskunstschule de Hamburgo. En la Feria de Primavera y Otoño en Leipzig, Magaretha Reichardt fue galardonada con Good Form en 1964 y recibió en 1969 el certificado de honor del Ministerio de Cultura, la Cámara de Artesanía y la Asociación de Artistas Visuales de Alemania por la participación "Con buenas actuaciones en el campo de la industria textil". En la década de 1970, apoyó a la Bauhaus Erbelfflege en Weimar y Dessau.

 

24.- Irene Bayer

Irene Bayer (Ángela Hecht) nació en Chicago en 1898 pero creció en Hungría. A la edad de 22 años, estudió en la Hochschule für Bildende Künste en Berlín. En 1923 visitó la primera gran exposición de la Bauhaus en Weimar, en la que la Bauhaus presenta su innovación en artes y oficios en el edificio de la Bauhaus y en la Haus Am Horn construida especialmente para la exposición. Aquí conoció a Herbert Bayer. Hasta 1924, la joven era auditora invitada en la Sorbona y en la École de Beaux-Arts de París. Un año más tarde, participó en el curso preliminar de la Bauhaus en Weimar y asistió a cursos de fotografía en la Academia de Artes Gráficas y Comercio de Libros en Leipzig. En el mismo año (1925) se casó con el estudiante de la Bauhaus y luego joven maestro Herbert Bayer y se mudó con él a la Bauhaus en Dessau.

Con su formación fotográfica, apoyó a Herbert Bayer en su trabajo fotográfico y técnico, pero también fotografió de forma independiente. Sus fotos de los miembros de la Bauhaus y su vida cotidiana en la academia de arte revolucionaria muestran el espíritu del estado de ánimo de la nueva era y la alegría de vivir que prevalecen en la Bauhaus. En 1928, Irene y Herbert Bayer se separaron. En 1929 nació su única hija, Julia Alexandra.

En el mismo año, Irene Bayer presentó sus trabajos fotográficos, que trataron principalmente de las personas que vivían en la Bauhaus, en la exposición "Film and Photo" de Werkbund en Stuttgart. En 1938, Irene Bayer, como muchos de los antiguos Bauhäusler, regresó a los Estados Unidos. En ese momento, renunció a la fotografía profesional y comenzó a trabajar como traductora. En el mismo año, se mudó nuevamente por dos años a Alemania, donde trabajó en Munich para la administración militar estadounidense. Luego se estableció en Santa Mónica, California, donde murió 28 años después de la muerte de la hija (1991). Fue enterrada junto a su hija y muy cerca de Herbert Bayer y su segunda esposa, Joella, en el cementerio de Aspen Grove en Aspen, Colorado.

 

25.- Katt Both 

Kattina Both (1905 - 1985), apodada Katt Both , fue arquitecta y fotógrafa.  También pudo aprovechar la estrecha red que la vanguardia estableció en la Bauhaus para su ingreso en la carrera. Estudió en Kassel , Halle y Bauhaus , primero en Weimar, luego en Dessau. Después de sus estudios en Dessau, trabajó en el estudio de arquitectura de los hermanos Luckhardt en Berlín.  Entre 1924 y 1934 los hermanos trabajaron con el arquitecto judío Alfons Anker en un estudio de arquitectura llamado "Brüder Luckhardt and Alfons Anker". En la década de 1920, los hermanos Luckhardt estaban entre los jóvenes arquitectos emergentes de Berlín. Originalmente dedicado al expresionismo , sus edificios son ejemplos típicos de edificios nuevos con esqueletos hechos de acero u hormigón reforzado.

 Finalmente fue contratada en marzo de 1929 por Otto Haesler en Celle, siendo la primera mujer arquitecta de su estudio. Otto Haesler (13 de junio de 1880 - 2 de abril de 1962) fue un influyente arquitecto alemán . A menudo se lo agrupa con Bruno Taut , Ernst May y Walter Gropius como uno de los representantes más significativos de la arquitectura modernista ( "Neues Bauen" ) que cobró importancia inicialmente durante el período de Weimar , en particular con respecto al alojamiento residencial. Katt Both participó en todos los proyectos de construcción más importantes de la oficina como los tres desarrollos residenciales de Otto en Celle que datan de mediados de la década de 1920 y principios de la de 1930.

Asentamiento de jardines italianos (Italian Garden Settlement) que fue visto como el primer desarrollo residencial "Neues Bauen" en el país. El Asentamiento Georgsgarten ("Siedlung Georgsgarten")  que dio lugar a una estructura celular de planta abierta, pero combinó eso con toques modernos de moda como balcones prominentes, aparentemente influenciados por el desarrollo de Gropius Bauhaus en Dessau y la escalera acristalada que de ahora en adelante se convirtió en una marca registrada de Haesler. Asentamiento de campo de Blumläger (1930/31 "Siedlung Blumläger Feld" ) donde la incorporación de jardines le da al desarrollo un carácter de " ciudad jardín ", parcialmente demolido en 2003.

Kattina Both también era fotógrafa. En 1928, expuso su trabajo en la exposición "Heim und Fabrik" en Munich.  Algunas de sus creaciones forman parte de la colección del museo LACMA 

 

26.- Grit Kallin-Fischer

Antes de que Grit Kallin-Fischer (nacida Grit Vries) viniera a la Bauhaus en Dessau, ya había tomado clases de pintura con Karl Doerbecker en Marburg en 1911 y estudió pintura con Lovis Corinth en la Kunstakademie Leipzig de 1915 a 1917. Después de la Primera Guerra Mundial, Kallin-Fischer fue a Berlín y se unió a los círculos de artistas locales. Ella conoció al inmigrante y músico ruso Marik Kallin, con quien se casó en 1920. Juntos, la pareja se mudó a Londres.

En 1926, a la edad de 29 años, la pintora Grit Kallin, ya completamente formada, se inscribió en el Bauhaus. Siguiendo las enseñanzas básicas de Josef Albers y las clases de pintura con Paul Klee y Wassily Kandinsky, estudió con László Moholy-Nagy en el taller de metal y trabajó en la clase de teatro de Oskar Schlemmer, donde conoció al bauhauser estadounidense Edward L. Fischer. En 1928 Kallin regresó a Berlín.

Durante su estancia en la Bauhaus, creó sus primeras fotografías, que destacan por su brillantez, su propio lenguaje de formas y su calidad artística. En 1930, Kallin produjo trabajos fotográficos para la reconocida revista "Gebrauchsgrafik". En 1931 participó en la exposición "Fotografía publicitaria extranjera" en Nueva York, además de figuras establecidas en la escena de la fotografía y la publicidad, como Herbert Bayer, László Moholy - Nagy, el barón Adolphe de Meyer y Florence Henri.

En 1934 Grit Kallin se casó con Edward Fischer y juntos, se mudaron a la ciudad de Nueva York. En 1937 se mudaron a su propia casa, diseñada por Walter Gropius y Marcel Breuer. Después del final de la 2ª guerra mundial, Grit Kallin-Fischer hizo un viaje europeo en 1947, trabajando con el escultor suizo Hubacher en Zurich y con el escultor italiano Marini en Milán. Después de regresar a los Estados Unidos a fines de año, el artista se centró en la escultura y el diseño gráfico. El 17 de julio de 1973, Grit Kallin-Fischer murió en Newtown.

 

27.- Lis Beyer-Volger.

Elisabeth Volger (nacida Elisabeth Beyer) estudió en la Bauhaus en Weimar durante el período de 1923 a 1925 y luego hasta 1929 en la Bauhaus en Dessau. Inicialmente asistió al curso preliminar con Johannes Itten, así como a las clases impartidas por Paul Klee y Wassily Kandinsky. A partir del siguiente semestre de invierno de 1923-1924, pasó más de dos años en el taller de tejido con Georg Muche y también con Gunta Stölzl a partir de 1926. A partir de 1928, trabajó en el taller de tejido y participó en la producción de Telas de muestra. En 1927, pasó el examen del oficial en la Cámara de Artesanía de Dessau; Dos años después, pasó el examen de maestría para tejer. Lis Beyer diseñó una de las prendas raras creadas en la Bauhaus: un vestido hecho geométricamente en varios tonos de azul y que termina justo por encima de la rodilla, ¡escandaloso para 1928! En 1932, se casó con el estudiante de Bauhaus Hans Volger. Durante los siguientes seis años, dirigió la clase del taller de tejido en la Escuela Max en Würzburg. Después de 1936, posteriormente vivió en Krefeld, tuvo dos hijos (Alexander y Elisabeth), sobrevivió a la guerra y creó una gran cantidad de tapices para varios clientes. Desde 1964 vivió con su marido en Bad Krozingen. En 1973, poco después de la muerte de Hans Volger, cayó gravemente enferma y murió en la casa de su hija en Viersen-Süchteln.

 

28.- Etel Fodor-Mittag

Antes de inscribirse en la Bauhaus, Etel Fodor-Mittag había estudiado en la escuela de artes privada Almos Jaschik y había sido entrenado para ser un artista gráfico comercial capacitado en el Instituto de Investigación y Educación Gráfica (Grafische Versuchs- und Lehranstalt) en Viena. Siguiendo el consejo de Farkas Molnár, fue a Bauhaus en Dessau para continuar sus estudios en el curso pélem de Josef Albers en septiembre de 1928. Después de cumplir este curso obligatorio, Fodor-Mittag cambió al taller de impresión y publicidad. En 1929 se estableció el primer taller de fotografía, dirigido por el fotógrafo con sede en Berlín Walter Peterhans, donde la joven comenzó a estudiar y aprendió técnicas fotográficas básicas para llevar su talento fotográfico a la perfección.

En la Bauhaus, Fodor-Mittag creó las primeras fotografías, retratos de compañeros estudiantes y amigos, y bodegones. En 1930, Fodor se casó con el estudiante de arquitectura de Bauhaus, Ernst Mittag. Luego de una diferencia de opinión con Peterhans, dejó la Bauhaus a la edad de 25 años y comenzó su propio negocio como fotógrafa y artista gráfica comercial, vendiendo sus fotografías al estudio fotográfico Jacobi en Berlín, entre otros. Más tarde, trabajó en el mismo campo profesional en Budapest y, después de su emigración en 1938, en Sudáfrica.

 

29.- Ida Kerkovius

Ida Kerkovius nació el 31 de agosto de 1879 en Riga, una de los doce hijos de una familia alemana acomodada y respetable. Recibió clases de piano en una escuela secundaria para niñas antes de asistir a una institución privada en Riga. En Riga estudió con Adolf Hölzel quien había aceptado una cátedra en la Königlich Württembergische Akademie der Bildenden Künste (la Real Academia de las Artes en el Reino de Württemberg) en Stuttgart. Como estudiante de maestría, en 1911, Kerkovius se convirtió en su asistente y enseñó la teoría de Hölzel en la academia. Entre sus alumnos se encontraba Johannes Itten, quien más tarde se convertiría en su maestro durante su tiempo en la Bauhaus en Weimar. Cuando estalló la Primera Guerra Mundial, Kerkovius fue privado de su ciudadanía alemana. Como extranjera, de ahora en adelante ya no se le permitía enseñar en la academia; en su estudio privado, enseñaba a estudiantes extranjeros a los que se les había negado estudiar en la academia.

En 1920, Kerkovius decidió inscribirse en la Bauhaus en Weimar, donde estudió durante el período invernal hasta 1923. Desarrolló su pintura en las clases de Johannes Itten, Oskar Schlemmer y Wassily Kandinsky. Usando colores fuertes, trabajó para desglosar las limitaciones del arte representativo. Después de completar el curso preliminar, Kerkovius, como la mayoría de las mujeres en la Bauhaus, se trasladó al taller de tejido. Aquí, ella mostró un gran talento y tejió alfombras para Walter Gropius y Paul Klee, quienes adoraban su trabajo. Ella vio su talento como una oportunidad para hacer un futuro viviendo para sí misma. En 1924, el pintor y tejedor regresó a Stuttgart, donde enseñó y continuó tejiendo. De 1934 a 1939, Kerkovius viajó a Noruega, Bélgica, Francia, Bulgaria e Italia; en medio, ella visitó su tierra natal. Durante el período en que los nacionalsocialistas llegaron al poder, Kerkovius se ganó la vida principalmente con su trabajo de tejeduría. Su amiga cercana, Hanna Bekker vom Rath, inicialmente aprendiz de Kerkovius, luego comerciante de arte, vendió en secreto el arte de Kerkovius durante el tiempo en que su pintura fue vista como "degenerada". En 1944, su estudio en Stuttgart fue bombardeado, razón por la cual muy pocas de las obras de Kerkovius de los años anteriores al bombardeo existen.

En 1950, Ida Kerkovius se convirtió en miembro del Deutscher Künstlerbund. Entre 1950 y 1965 viajó con frecuencia: a Ischia en 1952 y a 1954, a Bretaña en 1954, al sur de Francia en 1956 y al lago de Garda en 1965. En 1954, Kerkovius fue galardonado con la Orden del Mérito de Alemania, de primera clase. El mismo año, se convirtió en miembro honorario del gremio de artistas de Esslingen / Neckar. En 1955 recibió el primer premio de la exposición 'Ischia im Bilde deutscher Maler'. Se convirtió en profesora en 1958 y enseñó a la vejez. En 1962 fue nombrada miembro honorario de la Staatliche Akademie der Bildenden Künste en Stuttgart y, un año más tarde, miembro honorario de la junta directiva del Deutscher Künstlerbund.

30.- Corona Krause

Corona Krause nació el 16 de agosto de 1906 hija de un cónsul alemán, Friedrich Krause, y su esposa, Isolde Morrison, en Coronata, un distrito rural de la ciudad italiana de Génova, que posiblemente influyó en su nombre y determinó su nacionalidad italiana. Hasta qué punto el área agrícola de Italia en la que nació tuvo un impacto en su trabajo es desconocida, pero sus dibujos a lápiz y bordados abstractos de animales y marcos de campo, implican la esencia de su ciudad natal. A pesar de que Krause era una experta en el tejido, sus experimentos creativos se extendieron más allá de la esfera de los textiles y en la pintura, tipografía y confección de prendas. Este hecho puede atribuirse en parte al carácter interdisciplinario del curso preliminar de la Bauhaus, dirigido entonces por Lászlo Moholy-Nagy. Durante este curso, Krause produciría la obra de arte que le otorgó una reputación ilimitada hasya hoy día: el estudio de balance titulado “Plástico flotante, ilusionista (Schwebende Plastik, Illusionistisch)” (1924); una escultura, que comprende partes rectangulares de madera maciza y plástico que se balancean sobre un delicado cuerpo en espiral, aparentemente desafiando la gravedad.

Después de su inscripción oficial en Bauhaus State School, y antes de su asistencia al Taller de tejido (desde el 1 de abril de 1923 hasta el otoño del mismo año), Krause formó parte del curso preliminar de la Bauhaus, que consistió en estudios sobre diversos temas, a saber: Teoría de la forma, pintura desnuda y tipografía. En ese año, Lászlo Moholy-Nagy había sucedido a Johannes Itten al mando del curso y, por lo tanto, tendría un impacto significativo en la formación artística de Krause. Sin embargo, dado que la sucesión de Johannes Itten aún era reciente, también se han evidenciado las huellas de la influencia de Itten en la práctica de los tejedores. Por ejemplo, las obras de arte textiles de ese período aún se inspiraron en las formas elementales, como círculos, cuadrados y triángulos, combinados con colores primarios, como azul, amarillo y rojo; Elementos representativos de la teoría de Itten. Otra figura influyente, que también perteneció al reino de las bellas artes, fue Paul Klee. A través de sus cursos de teoría del diseño, Klee incitó a los tejedores a experimentar más con los tejidos, que presentaban patrones geométricos,

 

31.- Magda Langenstrass-Uhlig

Nacida el 11 de noviembre de 1888 en Zillbach / Turingia, asistió a la Escuela secundaria para niñas en Bad Berka entre 1895 y 1903. Su interés y talento para la pintura se descubrió y promovió aquí. Luego vivió en un internado para niñas en Erfurt y continuó recibiendo instrucciones para dibujar allí. Debido a que sus padres se mudaron a Weimar en 1904, ella pudo asistir a su Escuela de Dibujo Gran Ducal y a varios cursos facultativos en la Escuela de Arte Gran Ducal de 1905 a 1906. Magda Langenstrass-Uhlig se matriculó en la escuela de arte a partir de 1907. Ella completó sus estudios con Schneider, Mackensen, Melcher y Olde el 21 de junio de 1911 con un diploma en pintura. Al año siguiente, el pintor se mudó a Jena para trabajar de forma independiente allí. Aquí es donde se casó con Karl Langenstrass, un médico en entrenamiento en 1914 y vivió en Ilsenburg con él hasta 1918. Durante la Primera Guerra Mundial, acompañó a su esposo a los diversos hospitales militares donde trabajó como oficial médico y dibujó lo que vio ahí. En enero de 1918, entró en contacto con Herwarth Walden, lo que le dio una nueva orientación artística. Las obras de Klee y Kandinsky y el expresionismo alemán se volvieron importantes para ella. En junio de 1919, Magda Langenstrass-Uhlig expuso en la Galería STURM junto con Kurt Schwitters.

En 1920, la pareja se mudó a Egloffstein cerca de Nuremberg. Las hijas Sinje y Gudrun nacieron ese mismo año y en 1923. Después de que Karl Langenstrass emigró a los Estados Unidos, Magda estudió en la Bauhaus en Weimar y Dessau de 1924 a 1926. Asistió al curso preliminar enseñado por Albers y Moholy-Nagy, cursos sobre la teoría de la forma y el color por Klee y Kandinsky, así como las clases de Joost Schmidt sobre tipografía. Además, participó activamente en el taller de tejido de Muche y Gunta Stölzl. Su educación en la Bauhaus fue seguida de 1926 a 1927 por cursos en Pintura y Escultura con Arthur Lewin-Funke en Berlín. Durante este tiempo, ella se mudó a Rehbrücke cerca de Potsdam. Langenstrass-Uhlig estuvo involucrado con la pintura abstracta hasta el momento de la toma del poder por parte de los nacionalsocialistas. Después de 1933, la artista, que había sido miembro de la asociación de artistas de Berlín de la Asociación Internacional de Expresionistas, Futuristas, Cubistas y Constructivistas Contemporáneos de 1925 a 1932, se retiró del mundo público del arte. Sin embargo, los viajes de estudios a Italia (1934) y los EE. UU. (1935) atestiguan su interés continuo en el arte. El creciente peligro de bombardeo en Berlín obligó a Magda Langenstrass-Uhlig a mudarse a Baviera con sus hijos en 1944–1945. Después de la guerra, regresó a Rehbrücke en Alemania Oriental y reconstruyó la teoría del color Bauhaus en 1951-1952. En 1952, Langenstrass-Uhlig se mudó a Alemania Occidental y vivió en lugares como Frankfurt a.M. y Marburg. El 2 de octubre de 1965, Magda Langenstrass-Uhlig murió en Wehrda.

 

32.- Judit Kárász

Judit Kárász nació el 21 de mayo de 1912 en Szeged, Hungría. Después de estudiar fotografía durante medio año en la École de la Photographie de París (1930), donde expandió las habilidades básicas que había adquirido de un fotógrafo en el sur de Hungría. Kárász continuó sus estudios en la Bauhaus durante el semestre de invierno 1930–1931. Al principio asistió al curso preliminar obligatorio dirigido por Josef Albers. Posteriormente, Kárász se inscribió en la clase de fotografía dirigida por Walter Peterhans, donde, como fotógrafa ya entrenada, adquirió un conocimiento más profundo y recibió capacitación adicional sobre sus habilidades. Bajo la influencia de Peterhans, ella produjo estudios materiales y experimentos técnicos como los que conocemos hoy de otros estudiantes de la clase de fotografía en Bauhaus, como el retrato de doble exposición de la tejedora Otti Berger que se tomó frente al edificio Dessau Bauhaus y está Atribuido a Kárász.

A la edad de solo veinte años, era miembro de la generación más joven de la Bauhaus, quien, sin seguir los dogmas estéticos, se preocupaba principalmente por la realidad en lugar de los sueños utópicos y la reorganización social. En sus fotografías, esta generación, que incluía no solo a Kárász sino también a Irena Blühová y Albert Hennig, por ejemplo, buscaban composiciones innovadoras en instantáneas informadas por una visión socialmente crítica.Debido a sus actividades políticas y sus incesantes choques con las fuerzas nacionalistas de derecha en Dessau, Kárász y otros estudiantes fueron expulsados ​​en marzo de 1932 de la Bauhaus y del Estado de Sajonia. Una y otra vez viajó por Alemania, utilizando su Leica para capturar una gran cantidad de imágenes que incluían fotos de la gran ciudad con temas como la construcción de grandes carreteras, andamios y puentes. Entre 1931 y 1933, Kárász regresó periódicamente a su madre en su ciudad natal de Szeged. En este contexto, produjo reportajes fotográficos sobre regiones rurales en el sur de Hungría y se convirtió en una de las protagonistas más importantes y populares de la fotografía documental húngara

El fortalecimiento del nacionalsocialismo llevó  a la judía Kárász a buscar asilo en Dinamarca, brevemente en Copenhague y luego en la isla de Bornholm. Ella vivió allí con el escritor y constructor de órganos alemán Hans Henny Jahnn y su familia. Durante ese tiempo, sus imágenes fotográficas se limitaron casi exclusivamente a momentos privados. Para obtener la ciudadanía danesa, Kárász se casó con el pintor Hans Helving en 1939; Fue un matrimonio de conveniencia. Después de que los rusos ocuparon la isla de Bornholm, Kárász se mudó a Copenhague en el otoño de 1945. En diciembre de 1949 regresó a su tierra natal de Hungría por convicción política. De 1950 a 1968, la ex alumna de Bauhaus trabajó como fotógrafa en el Museo de Artes Aplicadas de Budapest, por lo que realizó miles de fotografías de interiores y obras de arte a lo largo de casi veinte años, contribuyendo así a numerosas publicaciones fotográficas. Judit Kárász murió en Budapest el 30 de mayo de 1977. Tras haber sido una importante fotógrafa documental, Kárász fue olvidada casi por completo hasta su retrospectiva en Budapest en 1988. En 1994, el Museo de Arte de Bornholm organizó una exposición de sus fotos de los años 1930–1945, que fue acompañado por una pequeña publicación.

 

33.- Margaret Camilla Leiteritz

Margaret Camilla Leiteritz, hija del artista de Art Nouveau Woldemar Leiteritz, nació en Dresde el 19 de abril de 1907. De 1918 a 1924, asistió a la Escuela Superior de Niñas, antes de estudiar bibliotecnología en Dresde y Leipzig, graduándose en 1926. Trabajó en la Biblioteca Municipal de Dresde de 1927 a 1928, renunciando al trabajo para ingresar en la Bauhaus en Dessau. El comienzo de sus estudios allí en 1928 estuvo particularmente influenciado por su entrenamiento en el curso preliminar, enseñado por Josef Albers (materiales y artesanías), Hinnerk Scheper (perspectiva), Joost Schmidt (tipo y publicidad) y Wassily Kandinsky (elementos abstractos formales). . Hasta 1931, año en que Leiteritz recibió su diploma y abandonó la Bauhaus, estudió en el Taller Mural, que fue dirigido inicialmente por Scheper y comenzó en junio de 1929 por Alfred Arndt. También estudió durante cuatro semestres en las clases de pintura gratuitas impartidas por Paul Klee y Wassily Kandinsky, y asistió al curso de Joost Schmidt sobre desnudo y dibujo de figuras.

Leiteritz interrumpió sus estudios en la Bauhaus en 1929–1930 para una pasantía como diseñadora teatral en el Teatro Estatal de Kassel, y también para una visita a París que duró varias semanas durante el semestre de verano de 1930. En 1931, fue designada para un puesto de bibliotecnología en el Museo de Artes y Oficios de Dresde, que mantuvo hasta 1945. Gran parte de su trabajo artístico se perdió durante el bombardeo de Dresde y su vuelo a Silesia. Los materiales sobrevivientes incluyen fotografías de pinturas que fueron destruidas, estudios de vestuario de 1928 y piezas ilustrativas de obras de autores griegos y modernos. En 1946, Leiteritz se mudó ha la región de Harz, donde trabajó como diseñadora para la empresa de pintores y decoradores Goebel Master en Gebhardshagen. En 1950, se mudó a Wuppertal, donde trabajó durante dos años como bibliotecaria y directora de las Colecciones de materiales de pintura de la fábrica de pinturas de Kurt Herberts, una compañía en la que Oskar Schlemmer había trabajado durante la guerra, y comenzó a pintar una vez más. Entró en la última etapa de su carrera profesional en 1952 como bibliotecaria en el Centro de Documentos del Instituto de Tecnología del Gas en la Universidad Técnica de Karlsruhe, donde trabajó hasta 1973.

Margaret Camilla Leiteritz murió el 29 de marzo de 1976. Los reconocimientos y apreciaciones de su trabajo artístico mientras estaba viva incluyeron su participación en la exposición '50 Jahre Bauhaus 'en Stuttgart en 1968. En 1977, algunos de sus trabajos se presentaron en el Arte de Colonia La feria y las exposiciones individuales se celebraron en la Biblioteca Municipal de Karlsruhe en 2002-2003, en el Museo de Arte Aplicado de Frankfurt en 2004, en el centro cultural Kloster Bentlage Rheine en 2006, y nuevamente en 2006 en Kandinsky / Casas de los maestros de Klee en Dessau.

 

34.- Maria Rasch

Maria Rasch nació el 16 de octubre de 1897 en Bramsche, cerca de Osnabrück, como hija de un fabricante de papel tapiz. Después de asistir a la escuela local, continuó su educación en el Liceo de Osnabrück. Los padres liberal-burgueses habían reconocido el talento artístico de Maria Rasch a una edad temprana y le permitieron estudiar durante los años 1916–1917 en la Academia de Arte de Breslau (ahora Wroclaw, Polonia) bajo Hans Poelzig, a quien conocían personalmente. El joven artista pasó los años 1918 a 1919 como estudiante de Walter Klemm en la Academia de Bellas Artes de Weimar. Tras la fundación de la Bauhaus en 1919, se trasladó al establecimiento educativo progresivo, donde estudió hasta 1923, sobre todo, con Wassily Kandinsky y Lyonel Feininger. Después de completar el taller de murales que fue dirigido por Kandinsky, Rasch pasó el examen de su oficial. Más tarde trabajó para la oficina de arquitectura de Walter Gropius en Berlín y participó en la decoración de las Casas de los Maestros en Dessau.

En 1927, Maria Rasch volvió a la casa de sus padres en Osnabrück. Fue representada con dos dibujos a color en la exposición inaugural del salón de arte local Adolf Meyer, que fundó con el escultor Fritz Szalinski de la Asociación de Bellas Artes de Osnabrück. Tuvo la oportunidad de exhibir 14 de sus fotografías junto con las obras de Emil Nolde en el Meyers Art Salon en abril de 1929. Además, fue parte de las exposiciones en la Galería de Arte de Bremen y en la Galería Von der Heyde de Berlín. . El artista desempeñó un papel esencial en el establecimiento de conexiones comerciales exitosas entre la fábrica de papel tapiz Hanover Gebrüder Rasch & Co GmbH y la Bauhaus en Dessau en 1928 al mediar el contacto entre su hermano Emil y el director de la Bauhaus, Hannes Meyer. Como resultado, Bauhäusler creó diseños de fondos de pantalla que Rasch Company vendió y sigue vendiendo de manera rentable como fondos de pantalla de Bauhaus. Este período de productividad artística y actividad social fue interrumpido por la toma del poder por parte de los nacionalsocialistas. A partir de 1933, Maria Rasch se retiró cada vez más a la vida privada. Sus obras se incluyeron en la lista negra como "degeneradas" y se eliminaron de las colecciones públicas, como el Museo Municipal de Osnabrück. En 1945–1946, Rasch intentó construir el período anterior a la guerra iniciando el restablecimiento de la Asociación de Artistas Finos de Osnabrück junto con Szalinski, convirtiéndose en el presidente de la Asociación de Artistas Finos y una vez más participó en exposiciones como la Exposición de arte sin jurado de Hannover en 1956. Maria Rasch murió en Osnabrück el 17 de mayo de 1959

 

35.- Karla Grosch

Karla Grosch vino a Bauhaus en Dessau en el semestre de verano de 1928 para trabajar como jefa del curso de educación física para mujeres. Además de Gunta Stölzl, la maestra del tejido de la Bauhaus, Grosch fue la única profesora en la Bauhaus en Dessau. Nació en Weimar en 1904 y se graduó como bailarina en el famoso Gret Palucca en Dresde. En la Bauhaus, Grosch también participó en varias representaciones teatrales, como por ejemplo en 'Glass dance' y 'Metal dance' de Oskar Schlemmer, que se estrenó en el contexto de una actuación como invitado en el Volksbühne de Berlín en 1929.

Grosch se quedó en la Bauhaus hasta 1932. Estuvo estrechamente vinculada a la familia de Paul Klee y vivió en una habitación de la casa principal de Klee desde 1928 hasta 1930. Durante su tiempo en la Bauhaus, Grosch tuvo una aventura llena de misterio con el actor Max Werner Lenz, quien trabajó en el Teatro en Dessau en este momento. A principios de 1933, la embarazada Grosch se mudó con su pareja, el estudiante de Bauhaus y arquitecto Franz 'Bobby' Aichinger a Palestina. En mayo del mismo año sufrió un paro cardíaco mientras nadaba en las aguas de Tel Aviv. En un primer momento Aichinger pudo llevarla de vuelta a la orilla; Sin embargo, las reanimaciones fueron en vano. Grosch fue enterrada en el cementerio alemán en Sarona, cerca de Tel Aviv.

 

36.- Hilde Reiss 

Hilde Reiss (1909-2002) fue una arquitecta y diseñadora estadounidense de origen alemán. Fue la primera conservadora de diseño en el Walker Art Center en Minneapolis y fundó la Everyday Art Gallery en el año 1946.

Hilde Reiss era hija de un matrimonio de periodistas. En su diploma de secundaria aparecía la siguiente anotación: "para estudiar arquitectura". Empezó de oyente en la Universidad Técnica de Charlottenburg (Berlín) en 1928. De 1929 a 1930 estudió en la escuela de arquitectura de Weimar, recalando finalmente en la Bauhaus de Dessau, donde participó, con Wera, Waldemar y otros cuatro alumnos, en el proyecto para la colonia Junkers.

Trabajó, una vez acabada la carrera, con su tío arquitecto en su estudio de Berlín, pero el ascenso de los nazis la convertiría en sospechosa dado que frecuentaba los círculos antifascistas (su novio y compañero de escuela Waldemar Adler era miembro activo del partido comunista alemán). Los padres de Hilde les apremian a emigrar. En mayo de 1933 Hilde se embarcó en el "Deutschland" rumbo a Nueva York. Allí, además del trabajo de estudio con su compañera americana de la Bauhaus, Lila Ulrich, impartió clases a partir de 1936 en el 'Laboratory School of Industrial Design' y de 1938 a 1940, enseñó interiorismo en la "New School of Social Research", universidad que acogió a numerosos profesionales antifascistas.

A partir de 1946 fue contratada por el Walker Art Center de Minneapolis como conservadora de la galería de arte y editora de la publicación Everyday art Quarterly y en 1947, el propio centro de arte Walker patrocinó la construcción de la vivienda diseñada por Hilde junto con William Friedman y Malcolm Lien, denominada Idea House II. La vivienda, totalmente amueblada y equipada, mostraba nuevos materiales y todos los avances tecnológicos del momento. Hilde se convirtió en embajadora de la buena forma, donde a través de la vivienda experimental, la galería y la revista, dio a conocer los productos de uso cotidiano con un diseño óptimo al público americano.

 

37.-  Ricarda Schwerin

El 30 de enero de 1912, Ricarda Meltzer nació en Gotinga. Con solo 18 años, la joven comenzó sus estudios en el semestre de verano de 1930 en la Bauhaus de Dessau, con el objetivo de convertirse en fotógrafa. Después de completar su curso preliminar, se entrenó por un semestre cada uno en el taller de impresión y publicidad, en el taller de construcción de acabados y en la clase de fotografía de Walter Peterhans. Como la mayoría de los estudiantes con ambiciones comunistas, incluyendo a su futuro esposo Heinz Schwerin, Ricarda Meltzer recibió en la primavera del mismo año la prohibición de continuar en la Bauhaus, después de lo cual tuvo que abandonar la escuela de arte sin un título.

Después de los dos años en Bauhaus, Meltzer y Schwerin fueron a Frankfurt am Main para estudiar en la Escuela de Artes Aplicadas. Esto fue seguido por el vuelo a Praga después de que Schwerin hubiera sido arrestado por la distribución ilegal de propaganda comunista. En Praga, fundaron su agencia de publicidad "Martillo y cepillo". Desde Praga continuaron su emigración a Suiza y luego a Hungría, donde se casaron en 1935 en Pécs; Los amigos de Bauhaus, Etel Fodor-Mittag y Ernst Mittag, fueron sus testigos. En agosto de 1935, los Schwerin emigraron como refugiados a Palestina. A partir de 1936, Ricarda y Heinz Schwerin produjeron juguetes de madera en su taller "Juguetes de madera Schwerin" y, por lo tanto, construyeron una nueva existencia en el extranjero. Un año después, Schwerin expuso sus propias exposiciones en la Feria Mundial de París (1937).

En 1941, nacieron en Jerusalén su hija Jutta y su hijo Tom (el autor, periodista e historiador de hoy Tom Segev). Después de la muerte temprana de Heinz Schwerin en 1948, Ricarda Schwerin fundó un asilo de ancianos privado para niños refugiados y regresó a mediados de la década de 1950 a la profesión de fotógrafa. En el estudio fotográfico de Jerusalén del emigrante alemán Alfred Bernheim, su último socio, Schwerin trabajó con éxito con el fotógrafo durante casi 20 años. En 1969 publican el libro "Jerusalem - Rock of Ages"; Schwerin también proporcionó fotografías para los libros infantiles "Sippurim LeNivi" (cuentos para Nivi) y "Nono". La primera documentación fotográfica de la arquitectura israelí contemporánea de Ricarda Schwerin se publicó en la revista cultural israelí "Ariel". Desde 1974, después de la muerte de Bernheim, continuó el estudio fotográfico solo durante varios años. El 29 de julio de 1999 murió Ricarda Schwerin en Jerusalén.

 

38.- Ré Soupault

Ré Soupault (1901-1996) es el seudónimo de la artista alemana Meta Erna Niemeyer, que fue alumna de la Bauhaus, fotógrafa, diseñadora de moda, ensayista y traductora. Hoy en día es considerada una de las fotógrafas más importantes del siglo XX. En la Bauhaus de Weimar, donde estuvo de 1921 a 1925, fue alumna, entre otros, de Kandinsky, Muche, Schlemmer, Paul Klee y Johannes Itten. Sobre este último diría años más tarde que «con él aprendimos a ver de nuevo, a pensar y a conocernos a nosotros mismos…» En 1925 se muda a Berlín y empieza a trabajar como periodista de moda, a la vez que se relaciona con los movimientos de vanguardias de aquella época, sobre todo a través del pintor y director de cine dadaísta Hans Richter, con el que se casó en 1926 y del que se separó poco después.En 1928 se traslada a París como corresponsal de moda y en 1931 abrió su propio taller como diseñadora, consiguiendo en poco tiempo bastante renombre con diseños revolucionarios para su tiempo como el «vestido transformable»: «… La idea es que una mujer que trabaja por el día en la oficina y luego tiene que salir a cenar por la noche no tenga que pasar por casa para cambiarse, sino simplemente con una cremallera y dos broches transforme su traje en un vestido…»

En 1933 conoce en la embajada rusa al escritor Philippe Soupault, que en 1919 había escrito junto a André Breton el considerado primer texto surrealista. Soupault, que ya desde 1922 se había apartado del surrealismo, trabajaba como afamado periodista para diversos medios como VU, Excelsior o L’intransigeant y convenció a Ré para que fuera la fotógrafa de sus reportajes. A partir de 1934 realizaron viajes por países de toda Europa (entre otros España, pocos meses antes de la Guerra Civil) hasta que en 1938 se fueron a Túnez con el encargo del presidente socialista francés Léon Blum de abrir una emisora de radio antifascista. En 1942, tras la ocupación alemana de Túnez, se fueron con lo puesto a Argelia, y en 1943 (en un buque norteamericano de transporte de tropas) a los EEUU, con el encargo del General de Gaulle de crear una agencia de noticias francesa para toda América. Allí se reencontraron con muchos amigos artistas exiliados y Ré siguió acompañando a su marido (se habían casado en 1937) en sus viajes por todo Sudamérica, hasta que se separaron en 1945. Ella entonces se quedó a vivir en Nueva York escribiendo artículos para International Digest y Travel Magazin.

En junio de 1948 se vuelve a Europa y empieza a trabajar como traductora para una editorial de Zurich, mientras vive en Basilea. Aparte realiza reportajes para diversas radios suizas y alemanas, actividad que siguió desarrollando hasta finales de los años 80. En 1955 deja Basilea y vuelve a París. En 1967 rueda junto a su ex-marido Philippe Soupault un documental sobre Kandinsky. También con él publicó numerosas antologías de cuentos, sin dejar nunca su trabajo como traductora. Su obra como fotógrafa, actividad que había dejado completamente en 1950, fue dada a conocer a partir de 1981 por el editor alemán Manfred Metzner, gracias sobre todo a que una amiga de la artista encontró por casualidad en Túnez una caja con todos los negativos que dejó allí al escapar a Argelia huyendo de los nazis. Ré Soupault murió en Versalles el 12 de marzo de 1996, tras una vida admirablemente intensa y prolífica.

 

39.- Irmgard Sörensen

Irmgard Sörensen nació en Kiel en 1896. Cuando se le preguntó más tarde, cuando estaba pintando, ella respondió: "Desde que puedo pensar". Ya en la primera infancia mostró un talento especial, su camino adicional se vio influenciado por: En su ciudad natal, primero completó un aprendizaje como dibujante gráfica. En 1917, Irmgard Sörensen se inscribió en la Academia de Artes Gráficas y el Comercio de Libros de Leipzig. En la entonces universidad progresista y reformista, tomó cursos de diseño de libros y tipografía, su especialidad era la gráfica publicitaria. En febrero de 1924 terminó sus estudios. Al mismo tiempo, se casó con el médico Leipzig Friedrich Popitz. En octubre de 1924 se inscribió la Bauhaus en Weimar y tomó el curso previo obligatorio para todos los estudiantes. Asistió a las lecciones de László Moholy-Nagy, Paul Klee y Wassily Kandinsky, donde se discutieron cuestiones básicas de composición lineal y de color. Las obras de Söre Popitz que se crearon durante este período atestiguan la fuerte influencia de sus maestros, que habían roto radicalmente con el concepto clásico del arte.

Cuando la Bauhaus se mudó a Dessau en abril de 1925, el artista no siguió este camino. Trabajó desde entonces en Leipzig como artista comercial independiente. Sus anuncios diseñados para empresas residentes mostraron un lenguaje constructivista de forma. Para la editorial de Leipzig, Otto Beyer, diseñó, entre otras cosas, anuncios y una portada de la revista "la nueva línea", esa revista de la sociedad, para la cual trabajaron László Moholy - Nagy, Herbert Bayer y Franz Ehrlich. Pasó por los años de guerra en Leipzig, muchas de sus obras se perdieron en bombardeos. Dos años después del final de la guerra, se mudó con su esposo a Frankfurt am Main, donde murió Friedrich Popitz en 1949.

En 1956, Söre Popitz volvió a la pintura. Creó composiciones abstractas de estilo informal. Se   separó completamente del constructivismo y la abstracción geométrica.. Sus obras han sido expuestas en numerosas exposiciones en galerías. En 1968, la réplica de un estudio de equilibrio de la enseñanza pre-clase con László Moholy-Nagy fue presentada en la exposición de aniversario "50 años bauhaus" en Stuttgart. En 1970, una exhibición de 30 obras contemporáneas tuvo lugar en el Bauhaus-Archiv Darmstadt. Söre Popitz murió en 1993 a la edad de 97 años. Su patrimonio fue para el propietario de la galería de Wuppertal, Wilma Stöhr. En 2011, lo entregó como depósito a la Fundación Bauhaus Dessau, donde se realizó un inventario de las obras. Algunas obras de Söre Popitz se mostraron en 2014/2015 en la exposición "Bauhaus. Para ver el arte

 

40.- Elsa Thiemann

Elsa Franke nació el 7 de febrero de 1910. Antes de comenzar sus estudios en la Bauhaus en Dessau en la primavera de 1929, ya había visitado la Escuela de Artes y Oficios de Berlín y había estudiado en las Escuelas Estatales de Artes Libres y Aplicadas (Berlín). En la Bauhaus, Franke participó en la enseñanza de la clase de fotografía, dirigida por el fotógrafo berlinés Walter Peterhans, después del curso preliminar obligatorio con Josef Albers, que estaba subordinado a la imprenta y al taller de publicidad. Por cierto, se formó en las clases gratuitas de pintura de Wassily Kandinsky y Paul Klee.

Para un concurso del director Hannes Meyers (1929), Bauhausler diseñó algunas muestras de papel tapiz para la nueva "colección bauhaus" de la compañía de papel tapiz Gebrüder Rasch. Sus diseños difieren fundamentalmente de los papeles pintados de bauhaus realizados más tarde, que solo mostraban colores brillantes y amigables con líneas de pequeña escala y patrones de puntos. Los diseños de Franke, por otro lado, son fotogramas oscuros collages, hechos con plantas, cordeles o salpicaduras de pintura: adornos pesados ​​de gran formato que la Bauhaus quería superar. El trabajo fotográfico restante de Franke-Thiemann muestra principalmente retratos recíprocos de ella misma y de su pareja y posterior esposo (desde 1947) Hans Thiemann, a quien conoció en la Bauhaus, así como retratos y fotografías de los artistas del grupo "Fantasten". Además, se obtuvieron tomas de medio ambiente al estilo de la Bauhaus desde su distrito residencial Neukölln en el Museo Neukölln. Desde 2004, el Archivo / Museo de Diseño Bauhaus, Berlín, ha tenido impresiones de todas las áreas de la obra fotográfica de Franke-Thiemann y en el mismo año honró al artista con una exposición individual. Dos de sus diseños de papel tapiz han sido producidos recientemente desde 2011 en la tienda bauhaus del Archivo Bauhaus como papel de regalo.

En julio de 1931, Elsa Franke completó sus estudios como fotógrafa entrenada y artista comercial con el diploma Bauhaus No. 59. Su enfoque estaba en la fotografía después de la graduación. Al principio trabajó como fotógrafa de prensa en Berlín, y más tarde como fotógrafa de rompecabezas para revistas. Cuando su trabajo le resultó imposible por motivos políticos, aceptó un puesto de asistente editorial en el departamento editorial de Berlín de Hoffmann y Campe. Ella tenía que ganarse la vida.

 

41.- Ivana Tomljenović

Ivana Tomljenović, nacida en Zagreb en 1906, completó sus estudios en la Royal Academy of Arts de Zagreb antes de ingresar en la Bauhaus, donde estudió durante cuatro años a partir de 1924. Después de graduarse, inicialmente fue a la Escuela de Artes Aplicadas en Viena, pero dejó esto en 1929 para ir a la Bauhaus en Dessau. Aquí, Tomljenović, quien a menudo también se llamaba "Koka", participó, como todos sus compañeros, en el curso de preparación obligatoria de Josef Albers y comenzó a estudiar el siguiente semestre en la recién fundada clase de fotografía bajo la dirección del fotógrafo berlinés Walter Peterhans. Su principal interés fue el diseño de carteles y edición de fotos ....

La joven artista pronto se convirtió en miembro del Partido Comunista de Alemania. Bajo la influencia de las fuerzas innovadoras y las "nuevas" imágenes en la Bauhaus, Tomljenović se convirtió en una intelectual emancipada y de izquierdas. Ella misma provenía de la clase media acomodada, contra la que ahora comenzó a rebelarse con demandas de igualdad social y económica. Un grupo comunista yugoslavo que organiza la exposición "Terror en Yugoslavia" en Berlín contrató a Tomljenović para diseñar la portada del libro de su publicación "Dictadura en Yugoslavia". Cuando Hannes Meyer fue despedido de la posición de director de Bauhaus en 1930, un gran número de estudiantes de Bauhaus abandonaron la escuela con él, entre ellos Ivana Tomljenović ...

Tomljenović trabajó inicialmente como escenógrafo y diseñador de pósters en Berlín; En 1931 se mudó a París, donde estudió literatura en la Sorbona. Un año después, Tomljenović se mudó a Praga y se casó con Alfred Meller, el propietario e ingeniero jefe de la compañía de publicidad ROTA. Juntos, produjeron expositores luminocinéticos para la empresa. Después de la muerte de Meller en 1935, Tomljenović regresó a Zagreb y luego a Belgrado, donde enseñó como diseñadora de carteles en escuelas de mujeres. A partir de 1938 vivió nuevamente en Zagreb, convirtiéndose en maestra en el Tercer Gimnasio de Mujeres del Estado. Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, continuó enseñando arte hasta 1962. Ivana Tomljenović Meller murió en 1988 en Zagreb.

42.- Ise Gropius

Ise Gropius (nacida Ilse Frank) nació el 1 de marzo de 1897 en Wiesbaden. Hasta 1921, Ilse Frank vivió en Hannover , luego durante dos años en Munich , donde trabajó en el comercio de libros. Después de su regreso a Hannover en 1923, conoció durante una de sus conferencias, al director de State Bauhaus en Weimar , su futuro esposo, Walter Gropius .  El 16 de octubre del mismo año, Ise y Walter Gropius se casaron en Weimar; Wassily Kandinsky y Paul Klee fueron sus testigos. Juntos adoptaron a Beate Gropius , llamada Ati. Pronto, Walter Gropius llama cariñosamente a su esposa "Frau Bauhaus". Ise Gropius renuncia a una profesión independiente y entra al servicio de la Bauhaus: como secretario, editor, organizador y para Gropius como "socio de igual rango". En una entrevista en 1986, afirma: "La idea de Bauhaus se convirtió en mi segundo yo. Una vez infectado, afectó a todos los aspectos de la vida ". Además de las tareas organizativas, Ise Gropius también participa de manera creativa. Así, diseña la casa principal de Dessau y objetos para la cocina bajo las correcciones arquitectónicas de su marido, "ya que en Alemania todavía no había cocinas modernas. No había casi nada en el mercado normal que hubiera satisfecho no solo nuestros estándares técnicos modernos, sino también nuestros estándares estéticos. "Solo después de la finalización de las casas de Dessau, Margarete Schütte-Lihotzky diseñó la cocina revolucionaria de Frankfurt en 1926.

Su aspecto deliberadamente moderno también se refleja en fotografías conservadas de Ise Gropius. Su verdadera tarea en la Bauhaus y más tarde en Berlín, Inglaterra y América es de naturaleza literaria. Walter Gropius es muy aficionado a sus ambiciones y habilidades literarias. Ella se hace cargo de la formulación de sus artículos y conferencias. Sobre la base de textos en bruto redactados conjuntamente, Ise Gropius envía los textos "siempre con un nuevo estilo" para su publicación. En Berlín, la libertad es finalmente suficiente para construir una carrera como escritora. Inspirada por los viajes y sus propios intereses, Ise Gropius escribe una gran cantidad de artículos que vende a editores. Estos incluyen, entre otros, "viaje mundial en un gramófono" (DAZ, ​​finales de 1934), "Englishman at home" (Beyers para todos, 1933-1934), "The utility apartment" (K. Thiemanns Verlag, octubre de 1929), "housewife, dachshund y otros ciudadanos del mundo "(DAZ, ​​17.4.34) o" ¿Qué aspecto tiene el neoyorquino? "(Die Dame, noviembre de 1928).

Después de su emigración a Londres (1934-1937) y finalmente a América, un breve éxito llega a un repentino final. Decide dejarlo así y de ahora en adelante se centrará en la edición de los textos de Walter Gropius: las contribuciones bajo su nombre se venden fácilmente. Como consuelo, Gropius le dedica sus libros. Sólo en el catálogo "Bauhaus 1919-1928" de 1938, que acompaña a la exposición de Bauhaus en el Museo de Arte Moderno, Ise Gropius es nombrada autora y editora junto con Walter Gropius y Herbert Bayer, obteniendo así el reconocimiento público por su trabajo. A lo largo de su vida, Ise Gropius es percibido como la "esposa de un gran hombre". Pero el trabajo de su vida, ni siquiera después de su muerte, fue impulsado o reconocido como propio. Ise Gropius murió el 9 de junio de 1983 a la edad de 86 años en el hogar de ancianos Fairlawn en Lexington, Massachusetts.

 

Álbum de Fotos:

https://www.facebook.com/carlos.bentocompany/media_set?set=a.2781830448498774&type=3

 

Fuentes:  www.arquiscopio.com/pensamiento/las-mujeres-de-la-bauhaus/

https://www.elperiodico.com/es/mas-periodico/20190330

https://www.plataformaarquitectura.cl/

http://vein.es/las-mujeres-en-la-bauhaus/

https://elpais.com/elpais/2019/02/04/icon_design

https://www.weltkunst.de/kunstwissen/2017/02/karl-hubbuch

https://www.metalocus.es/es/noticias/lotte-stam-beese

https://www.bauhaus100.com/the-bauhaus/people/students

https://www.urbipedia.org/hoja/Hilde_Reiss

www.aisdesign.org/aisd/tag/corona-krause