5. jul., 2018

CAMILLE CLAUDEL

 

Camille Claudel nació el 8 de diciembre de 1864 en Fère-en-Tardenois, Aisne, situado en el norte de Francia. Era la hermana mayor del poeta y diplomático Paul Claudel. Su padre, Louis Prosper, trabajaba en el mundo de las hipotecas y transacciones bancarias. Su madre, la ex Louise Athanaïse Cécile Cerveaux, provenía de una familia de Champagne que eran granjeros y sacerdotes católicos. Su madre la detestaba por no ser un niño varón y nunca estuvo de acuerdo con la vocación que Camille mostraba hacia el mundo de las artes. Como consecuencia de esta negativa, abandonó pronto su casa familiar. Desde temprana edad disfrutaba moldeando el barro como si fuera un juego. Desde sus inicios mostró su gran capacidad para reflejar en aquel material inerte los rostros de las personas. Lo que comenzó como una mera distracción, se convirtió en una pasión que nunca contó con la aprobación de su familia, que esperaban de ella que siguiera el camino de las chicas de su tiempo, cuyo futuro se dirigía exclusivamente al interior del hogar.

 

Camille encontró su oportunidad cuando su familia se trasladó a vivir a París. Era el año 1881 y Camille tenía diecisiete años. Su hermano siempre confió en el arte de Camille y fue siempre su principal apoyo Su hermano se convertiría en el famoso escritor Paul Claudel, por eso fue admitida en la Academia de Arte dirigida por Alfred Boucher donde un reputado escultor ejercía de maestro. Camille estudió en la Académie Colarossi, que era uno de los pocos lugares abiertos para mujeres estudiantes, siendo dirigido por el escultor Alfred Boucher. En ese momento, la famosa École des Beaux-Arts tenía prohibido la presencia de mujeres e impedía que se matricularan en este centro. En el año 1882, Camille alquiló un taller con otras mujeres jóvenes, en su mayoría inglesas, incluida Jessie Lipscomb. El escultor Alfred Boucher se convirtió en su maestro y alabó su gran inspiración. Además, ayudó a la próxima generación de escultores como Laure Coutan y Claudel. Ella fue representada en Camille Claudel lisant por el propio Boucher y luego ella misma esculpió un busto de su mentor.

 

Antes de mudarse a Florencia, y después de haber enseñado a Claudel y otros escultores durante más de tres años, Boucher le pidió a Auguste Rodin que se hiciera cargo de las instrucciones de sus alumnos. Así es como, Rodin y Camille se conocieron y comenzó su relación tumultuosa y apasionada. Alrededor del año 1884, Camille comenzó a trabajar en el taller de Rodin. Se convirtió en su fuente de inspiración, y actuó como su modelo, confidente y amante. Ella nunca vivió con Rodin, que era reacio a terminar su relación de veinte años con Rose Beuret. Camille pasaría pronto de ser una alumna a convertirse en su musa, para escándalo de su madre tradicionalista, pues el rostro de ella empezó a aparecer representado de manera constante en la obra de Rodin. De ser musa pasó a amante, viviendo un tiempo dorado y soñado por la mujer que deseaba ser escultora. Camille se convirtió en compañera del gran escultor, al que acompañaba a las reuniones artísticas de la capital y del que aprendió el arte de esculpir llegando a alcanzar, sino superar, el talento de Rodin. 

 

Los primeros trabajos de Camille son similares a los producidos por Rodin en espíritu, pero muestra una imaginación y un lirismo propios. Debemos destacar particularmente el famoso “Bronze Waltz” del año 1893. La sombra del maestro era demasiado larga y muchos pensaron que sus geniales creaciones eran obra de Rodin o realizadas con su ayuda. Era impensable que aquella joven hermosa y de aspecto frágil fuera capaz de crear esculturas como la bella Sakountala. Empezó entonces una relación tormentosa, en la que Camille seguía perdidamente enamorada del hombre al que también odiaba por recibir reconocimiento público, constantes encargos y alabanzas en todas sus exposiciones, mientras ella no escapaba del cliché de alumna aventajada. 

 

Empieza utilizando el bronce en pequeña escala, destaca la obra “Wave” en el año 1897. Fue el momento de la ruptura consciente en el estilo de su período de Rodin, con una calidad decorativa bastante diferente y sin las ideas mitológicas de su trabajo anterior con Rodin. En el año1902, Camille realizó la gran escultura de “Perseo y la Gorgona”. La escultura “la ola” está basada en un hecho de la vida cotidiana. Representa a un grupo de mujeres que se bañan en el mar sin temor de la ola gigante que se les viene encima. Se nota la influencia japonesa en este trabajo, arte que estaba logrando encantar y seducir a muchos artistas occidentales. Este trabajo de Camille se parece a un grabado del artista japonés Hokusai. El distanciamiento entre Camille y Rodin terminó en ruptura en 1898 cuando ella fue del todo consciente de que las promesas de amor de Rodin eran palabras vacías. Él nunca dejaría a su amada Rose, con la que terminaría casándose al final de sus días, traicionando a Camille.

 

Camille comenzó un período obsesivo de creación del que nació una de sus esculturas más famosas, “La edad madura”, en la que aparece una figura femenina arrodillada agarrando a un hombre que se lo lleva una mujer adulta con rostro siniestro. Toda una alegoría de su existencia. Encerrada durante años en su casa, Camille terminó enloqueciendo. Hacia el año1905 sus miedos empezaron a aflorar, haciendo de ella una mujer demente que destruía todas sus creaciones sistemáticamente, entre ellas una serie de bustos infantiles en los que parece ser que habría enterrado su frustración por no haber podido ser madre. Años atrás había perdido un bebé cuyo padre, Rodin, habría obligado a abortar. Camille destruyó muchas de sus obras, estando desaparecida durante largos periodos de tiempo. Camille acusó a Rodin de robar sus ideas y de liderar una conspiración para matarla.

 

Fallece su padre en el año 1913. Camille se sentía completamente sola y no fue informada de su muerte. Su hermano, que estaba en la lejana China ejerciendo de diplomático no pudo consolarla ni salvarla de su trágico final. Un final al que la condujo su propia madre quien hizo ingresarla en el sanatorio de Ville-Evrad el diez de marzo de 1913. Hay informes que dicen que si bien tenía arrebatos mentales, su mente permanecía clara mientras trabaja en su arte.  El diagnóstico oficial fue manía persecutoria y delirios de grandeza. Las cartas descubiertas años después descubrieron a una mujer en su sano juicio que fue manipulada y maltratada por su entorno. Su admisión en el psiquiátrico fue firmada por su hermano Paul y un médico. Los médicos trataron de convencer a la familia de que no necesitaba estar en la institución, pero aun así la mantuvieron allí.


En el año 1914, ante el avance de las tropas alemanas en la I Guerra Mundial, los pacientes de Ville Évrard fueron trasladados a Enghien. El siete de septiembre de 1914 fue trasladada al asilo de Montdevergues en Montfavet cerca de Avignon. Siempre solicitaron a sus familiares que la intentaran reintegrar en el entorno familiar, sine embargo tanto su madre como su hermano el conocido Pal Claude se negaron. Camille también mantuvo una relación con Claude Debussy, el cual admiraba a ella. Ambos admiraban a Degas y al japonés Hokusai, también compartieron interés por los temas de la infancia y la muerte. Cuando esta relación se acaba Claude Debussy dice “Lloro por la desaparición del Sueño de este Sueño”. Debussy la admiraba como una gran artista y mantuvo una copia de The Waltz en su estudio hasta su muerte. La vida amorosa de Camille se acabó cuando tenía treinta años.

 

Camille Claudel muere el 19 de octubre de 1943 en el sanatorio de Montdevergues, sola, aislada y olvidada por todos. Terminaba su larga penitencia, como ella misma lo calificó, de treinta años de reclusión injusta. Había vivido treinta años en el psiquiátrico. Su hermano Paul que conocía la enfermedad de su hermana no hizo nada para que tuviera un entierro digno. Camille fue enterrada en el cementerio de Montfavent y posteriormente sus huesos fueron enterrados en una tumba comunal del manicomio. Auguste Rodin había fallecido muchos años antes, en el año 1917. Mientras su cuerpo descansa junto al de su amada Rose, su obra, paradójicamente, permanece junto a la de su amante Camille Claudel. El Museo Rodin es el que recoge el número más grande de obras de la escultora. Actualmente, sobreviven de la obra de Camille Claude unas noventa estatuas, bocetos y dibujos.

 

Álbum de fotos:

https://www.facebook.com/carlos.bentocompany/media_set?set=a.2250011665013991.1073742108.100000155376360&type=3

 

Fuente:  Edmundo Fayanas Escuer https://www.nuevatribuna.es