25. abr., 2018

LEBBEUS WOODS

Lebbeus Woods (Lansing, Michigan, 31 de mayo de 1940 – Nueva York, 30 de octubre de 2012) fue un arquitecto, ingeniero, profesor y artista  estadounidense.

 

Estudió arquitectura en la Universidad de Illinois y posteriormente se graduó en Ingeniería en la Universidad de Purdue. Comenzó su andadura en el mundo profesional trabajando para Eero Saarinen, concretamente colaborando en el proyecto del edificio para la Fundación Ford en Nueva York. Posteriormente trabajó para Richardson, Severns, Scheeler & Associates, un estudio con sede en Illinois. En paralelo, desarrolló una serie de pinturas que serían adquiridas por el Museo de Arte Contemporáneo de Indianápolis.

 

En 1976 decidió dedicarse de forma exclusiva al desarrollo de proyectos basados en la teoría y la experimentación. En 1988 participó, como cofundador del mismo, del Instituto de Investigación de Arquitectura Experimental, institución sin ánimo de lucro dedicada a la promoción del pensamiento y la práctica de la arquitectura experimental. Durante muchos años impartió clases en la Escuela de Arquitectura Cooper Union de Nueva York, así como también en la European Graduate School de Saas Fee, en Suiza. Su trabajo de investigación le ha valido que algunos de los más relevantes arquitectos del panorama actual le hayan reconocido deuda de gratitud. Es el caso de Zaha HadidSteven Holl o Eric Owen Moss, entre otros.

 

Muchos de los edificios o estructuras diseñadas por Woods fueron concebidas con la intención de trasladar al espectador a los límites de lo posible y probar con él una nueva forma de existencia. Se trata de edificaciones que en numerosas ocasiones parecen máquinas, desechando cualquier tipo de comodidad burguesa o complacencia.

 

Woods tenía el talento de un artista de otra época. Como dibujante ha sido comparado con Alberto Durero por la minuciosidad de sus trabajos, pero también podría recordar a Piranesi por la verosimilitud de sus edificios y por el intrincado mundo propio que revelaban los dibujos. En un post del 7 de enero de 2009 titulado Slow Architecture y publicado en el muy seguido blog que alimentaba periódicamente (un auténtico curso de pensamiento), Woods contraponía la “arquitectura dibujada, como si ya estuviese construida y la arquitectura construida como si nunca hubiera sido dibujada”. Aunque aceptaba la descripción de artista, no le gustaba que catalogasen sus dibujos de arquitectura fantástica.

 

Creía en su trabajo como arma política. Pensaba que era posible realizar una arquitectura capaz de cicatrizar un mundo en guerra y capaz de levantarse mientras tanta otra se desmoronaba. Sabía de qué hablaba. Había descrito su profesión como una guerra (él mismo se reconocía en guerra contra su tiempo, contra la historia de la que le había tocado formar parte y contra la autoridad de los conceptos que no se cuestionan). Pero, paradójicamente, como arquitecto se consideraba también un “constructor de mundos”. No en vano, sus proyectos más famosos fueron propuestas para reconstrucciones radicales en San Francisco, tras el terremoto de 1989, en Sarajevo, tras la guerra, y en la Habana. En esos proyectos, Woods no pensaba en el plazo corto de los refugios y las tiendas de campaña, él proponía transformar completamente los lugares destrozados en lugar de sanearlos o repararlos.

 

 En Sarajevo, por ejemplo, su propuesta no trataba de limpiar y ordenar sino “de transformar la sociedad, la economía y la política a través de la arquitectura”. Sus proyectos eran así escenarios en los que la única especulación era mental. “La política es el mecanismo con el que uno cambia su vida: a través de negociación, de revolución, de terrorismo o de planificación paulatina. La política es lo que hace que la gente, cuando se pone de acuerdo, pueda cambiar las situaciones. Y la arquitectura es política por naturaleza. Tiene que ver con la relación entre la gente y con cómo las personas deciden cambiar su modo de vida. La arquitectura es un instrumento fundamental para ese cambio porque construye el medio en el que se vive y las relaciones que se establecen en ese medio”, escribió.

 

En 1994, con una serie de tres proyectos en la Habana, Cuba, provocó polémica por su manifiesto y propuestas “políticamente incorrectas” para esa ciudad. Entre estas propuestas, La Habana Vieja: Woods propone crear un nuevo muro urbano a lo largo de la línea que marca la división de las nuevas urbanizaciones con la antigua colonia española, con el fin de concentrar las energías en la Habana Vieja, intensificando así los procesos de decadencia y posteriormente de un nuevo crecimiento de la ciudad. Otros muros, llamados “baterías urbanas”, contendrían células de energía y unidades de purificación de agua para ser utilizadas por las viviendas cercanas. Estructuralmente, estas “baterías urbanas” serían la base de nuevas y espontáneas construcciones, que llenarán el vacío en el paisaje urbano creado por la demolición de los viejos edificios.

 

También en la Habana, propone la creación de un METAINSTITUTE, basándose en las siguientes premisas: Debido a su cultura viva e inestable historia política, La Habana es un sitio ideal para la establecimiento de un instituto para el estudio de la idea y la práctica de las instituciones. El objetivo de este metainstitute será elaborar principios, prácticas y normas por las que las instituciones (sociales, políticas, culturales) puedan revisar sus lineamientos y reformarse a sí mismas.

 

El proyecto SOLOHOUSE, diseñado en 1988 es una de las estructuras diseñadas por Woods a las que el mismo se refiere como “un edificio” (teniendo en cuenta que este, como la mayoría de sus proyectos han quedado en maquetas o dibujos). Se construyó con acero y madera a una escala 1:16 de su tamaño real, midiendo entonces 1,50 mts de altura y a pesar de sus pequeñas dimensiones, al momento de construirlo, presentó los problemas reales de un edificio, tales como la selección y combinación de materiales, la estabilidad y la construcción –en un sentido tectónico. El arquitecto y maestro de obras Cristóbal Otterbine fue el contratista y colaborador.

 

Este proyecto, concebido para una sola persona, fue visualizado por Lebbeus Woods  como un “átomo arquitectónico” y encarna las propiedades esenciales de la arquitectura, que son fundamentales para la creación de “las moléculas” y “complejo de sustancias”, de la misma forma que la construcción de urbanizaciones o grupos de edificios  e incluso pueblos y ciudades enteras. La vivienda es el espacio fundamental de los asentamientos humanos, y según Woods, debe haber una idea clara de este hecho en la mente de los arquitectos.

 

Cities Without Names (Ciudades sin nombre) es un proyecto basado en la idea de que as ciudades anónimas son aquellas que vemos desde la distancia, usualmente como un resplandor en el horizonte, pero sin una forma y dimensiones definidas. Usualmente esta distancia se genera por el hecho de que no se entra en ellas, se dejan al paso por el camino. Pese a esto, Woods menciona que, aunque no lleguemos a visitarlas, seguramente todos los elementos que conforman una ciudad, formarán también parte de estas ciudades sin nombre: imaginamos el perfil de sus edificios, las personas que los habitan y de cierto modo, nos familiarizamos con ellas. Cualquiera de estas ciudades parece, a falta de una palabra mejor, incierta.

 

Al final de su vida construyó su primer y único proyecto. Poco después murió. El inmueble, un pabellón de luz con puentes y rampas de vidrio y acero levantado en Chengdu (China), fue un encargo de su gran amigo Steven Holl que Woods completó con Christoph Kumpusch. Holl y Woods se conocían desde hacía más de tres décadas. En el obituario que publicó The Guardian, Holl recordó, que en 1977, se veían cada dos semanas: cenaban juntos en un dinner de Tribica, cerca del pequeño loft de Woods. Se hicieron clientes de ese restaurante porque servía barra libre de sopa de alubias: all you can eat y calefacción por un dólar.

Álbum de Fotos:

https://www.facebook.com/carlos.bentocompany/media_set?set=a.2151114968236995.1073742077.100000155376360&type=3

 

Fuentes: https://es.wikipedia.org/wiki/Lebbeus_Woods

https://www.plataformaarquitectura.cl/cl/02-16085/redescubriendo-a-lebbeus-woods