15. abr., 2018

JÖRN UTZON

Jørn Utzon (Copenhague9 de abril de 1918 - ibídem29 de noviembre de 2008) fue un arquitecto danés, conocido principalmente por haber realizado el proyecto de la Ópera de Sídney, y por ser el ganador del Premio Pritzker en 2003.

 

Jørn Utzon nace el 9 de abril de 1918 en Copenhague, Dinamarca. Su padre es Aage Oberg Utzon, ingeniero naval y director del astillero del puerto de Alborg (1885-1970), y su madre Estrid Hauna Waleska Olsen (1894-1951). La familia se traslada a Aalborg poco después del nacimiento de Jørn, donde éste pasa su infancia, y estudia en la Escuela Catedralicia de Aalborg. La familia Utzon se traslada a vivir a Helsingor en 1937 y Jørn va con ellos tras finalizar su educación secundaria superior.

 

En 1942 se licencia como arquitecto en la Escuela de Arquitectura de la Real Academia de Bellas Artes de Copenhague, donde tiene como profesores entre otros a Kaj Fisker, Steen Eiler Rasmussen y Edvard Thomsen. Trabaja en varios estudios de arquitectura en Suecia y Finlandia, entre ellos el de Gunnar Asplund y el de Alvar Aalto, de quienes recibe una gran influencia, también trabaja con los arquitectos Hakon Ahlberg y Paul Hedquist. Fue entonces cuando se interesó particularmente por el trabajo del arquitecto americano Frank Lloyd Wright. Después del final de la Segunda Guerra Mundial y de la ocupación alemana de Dinamarca, regresó a Copenhague. El 4 de diciembre de 1942 se casa con Lis Fenger (1919-2010) en Estocolmo, con quien tendrá tres hijos: Jan (arquitecto, 1944- ), Lin (artista, 1946- ) y Kim (arquitecto, 1957- ).

 

En 1946, visitó a Alvar Aalto en Helsinki. Entre 1947-1948 viajó por Europa, en 1948 fue a Marruecos donde admiró los altas construcciones de adobe. En 1949, viajó a los Estados Unidos y México, donde las pirámides le sirvieron de inspiración. Fascinados por la manera en la que los Mayas construían hacia el cielo para estar más cerca de su Dios. Comentó que el tiempo que pasó en México fue "una de las mejores experiencias arquitectónicas en mi vida". En EE.UU., visitó la casa de Frank Lloyd Wright, Taliesin West, en el Desierto de Arizona y conoció a Charles y Ray Eames.

 

A la vuelta de estos viajes, en 1950, Utzon funda su propio estudio y se presenta a numerosos concursos, de los que le interesan sobre todo los problemas que le plantean los proyectos. Sin embargo construye muy pocos edificios. En 1952 diseña una casa para su familia en Hellebaek, un edificio construido sin planos y en el que proyecta una planta libre. La casa tiene una notable influencia japonesa tanto en la estructura como en el diseño interior. En esta casa residirá hasta 1962.

 

A finales de los 50 Utzon realiza nuevos viajes, esta vez a China, Japón, Nepal e Irán. En Ispahan estudia la construcción vernácula, así como la ornamentación cerámica de las fachadas. Utzon desarrolla lo que él llama la “arquitectura aditiva”, una arquitectura modular de la que comenta: “puede conseguirse una utilización sistemática de elementos constructivos producidos en serie si éstos pueden ser añadidos a los edificios sin tener que cortarlos a medida o adaptarlos de algún modo”. Los elementos modulares y estandarizados se añaden según un principio de “adición pura”, sin tener que modificar el módulo básico del edificio, con lo que consigue una gran funcionalidad, eficiencia, rapidez y reducción en el coste de la obra. Utzon desarrolla en 1956 el proyecto del complejo de casas Kingo en Helsingor, Dinamarca, diseñado originalmente para Suecia en 1953. Se trata de un conjunto de 63 casas en forma de L basadas en el diseño de las granjas tradicionales de Dinamarca, con patios centrales típicos de las viviendas chinas e islámicas. En este proyecto, así como en el de Fredensborg, ambos de muros homogéneos de ladrillo amarillo, Utzon se inspira en la uniformidad de los edificios primitivos.

 

En 1957, con 38 años y siendo prácticamente desconocido, gana el concurso para construir el edificio de la Ópera de Sídney, Australia, el que será el proyecto más famoso de su carrera, un símbolo nacional de Australia y una de las obras icónicas de todo el siglo XX. Un jurado internacional elige su propuesta entre 230 proyectos, gracias a la presión de Eero Saarinen. Su proyecto resultó un desafío, tanto desde el punto de vista de diseño como desde el punto de vista técnico. Utzon tardó varios años en desarrollar los métodos para construir las grandes bóvedas autoportantes del edificio. Estas bóvedas, altas y con vértices, recuerdan las velas de los barcos, y constituyen símbolos teniendo en cuenta que el edificio está situado junto al agua, en la entrada del puerto de Sidney.

 

A la hora de presentar su propuesta a la par que otros 233 diseños de arquitectos de 32 países lo notorio fue que Utzon envió solamente un dibujo de la obra. Esto fue algo fuera de lo que el concurso establecía, ya que debían de mandarse con el diseño medidas exactas para que en caso de ganar, inmediatamente empezar con la obra. Por la belleza y extraordinaria forma, la obra de Utzon gana dicho premio. Uno de los jueces del concurso, Eero Saarinen, lo describió como un genio y fue uno de los máximos defensores de esta elección. Sin embargo surgieron muchos problemas de tipo estructural ya que del punto de vista arquitectónico es sumamente bella, pero desde el de la ingeniería planteó desafíos inéditos, que resolvió el famoso ingeniero británico Ove Arup.

 

A principios de los años sesenta Utzon se traslada con su familia a Sídney, donde compra un terreno en Bayview, al norte de la ciudad, para construir una vivienda familiar y supervisar la materialización de su proyecto. Éste supone un auténtico reto, especialmente la construcción de las sugestivas bóvedas recubiertas de cerámica, para lo cual Utzon desarrolla las técnicas formales y estructurales necesarias. Utzon también tenía planes para el diseño de los espacios interiores situados bajo las bóvedas.

 

Sin embargo, Jørn Utzon nunca verá su gran obra terminada.  Se produjo un cambio de gobierno en el estado de Nueva Gales del Sur, al que pertenece Sidney, y los pagos destinados al proyecto fueron paralizados. En 1966 es apartado de la dirección del proyecto debido a problemas políticos, el aumento de los costes y retrasos en la ejecución de la obra. Utzon tuvo que abandonar el país en 1966, dejando su obra inacabada. En los años siguientes ya no volvió a Australia. El edificio es terminado por otro equipo de arquitectos e inaugurado en 1973 sin mención alguna a su autoría en los discursos oficiales. Nunca volverá a Australia, a pesar de los numerosos reconocimientos que posteriormente recibe en el país.

 

Utzon regresa a su hogar en 1966, a la edad de cuarenta y ocho años. Ese año lleva a cabo el proyecto del centro urbano de Farum en Dinamarca, donde aplica sus ideas de arquitectura aditiva. En este conjunto una serie de unidades se disponen en torno a una zona central inspirados en el tradicional bazar islámico. Diseña en 1971 el Museo de Silkerborg para albergar las obras de su amigo, el pintor del grupo expresionista CoBrA, Asper Jørn. En el proyecto la mayor parte del programa es subterráneo, aunque finalmente no se construye debido a problemas técnicos. Utzon diseña además muebles, en los que aplica también sus ideas de fabricación modular, como el sistema de mobiliario Utsep y el sistema New Angle. En los años 70 reside por un tiempo en Hawai e imparte clases en la Universidad de Honolulu.

 

En 1972 Utzon diseña la Asamblea Nacional de Kuwait. Se trata de un edificio construido con el sistema modular que presenta cuatro zonas diferenciadas: un patio cubierto, la sala parlamentaria, una sala de reuniones y una mezquita. Finalizado en 1983 el edificio fue gravemente dañado durante la Guerra del Golfo y posteriormente reconstruido por la firma neoyorquina HOK con diferencias notables con respecto a su concepción original.

 

Utzon compra un terreno en Mallorca donde construye una casa en la localidad costera de Portopetro con el nombre de su mujer, Lis, y decide residir en la isla. En Can Lis, y posteriormente en Can Feliz, aplica sus principios de arquitectura aditiva, aunque de un modo más contenido que en otros proyectos. En Can Lis modifica la arquitectura vernácula y el minimalismo y capta las vistas espectaculares que hay desde la casa con una serie de pabellones volcados hacia el mar.

 

En 1973 diseña la elegante Iglesia de Bagsvaerd, con un modesto exterior que sólo insinúa las estimulantes formas creadas en el interior. El templo muestra reminiscencias de la Ópera de Sídney en sus bóvedas y una iluminación a base de tragaluces en los muros. Además es una magnífica síntesis de elementos panteístas y cristianos. En 1982 crea la firma Utzon Associates junto a sus hijos Jan y Kim Utzon. En el año 1992 recibió el Premio de la Fundación Wolf de las Artes. En 1994 traslada su residencia a Can Feliz, cerca de Portopetro, Mallorca, una casa en la montaña con una concepción similar a Can Lis.

 

En marzo de 2003 Utzon fue investido Doctor Honoris Causa por la Universidad de Sidney en reconocimiento por su proyecto del edificio de la Ópera. Utzon se encontraba enfermo y no pudo viajar a Australia con tal motivo, de manera que lo representó su hijo en el acto de investidura. No podrá estar presente en las celebraciones del 30 aniversario del edificio, para el cual Utzon estuvo rediseñando algunos espacios, como el vestíbulo principal.

 

En 2003 Jørn Utzon recibe el Premio Pritzker. Françoise Fromonot en su artículo “Un moderno inclasificable” comenta a propósito de la concesión de este premio al arquitecto: “Es curioso que el autor de uno de los edificios más célebres del siglo XX, la Ópera de Sídney, haya permanecido ignorado durante tanto tiempo. Amplia, coherente y original, su visión arquitectónica parece también responder anticipadamente a ciertos interrogantes contemporáneos”. A sus 85 años tiene una salud delicada y es su hijo Jan quien acude a la ceremonia a recoger el premio en la Academia de Bellas Artes de San Fernando.

 

En 2007, un año antes de su fallecimiento, Jørn Utzon deja Can Feliz y regresa a Dinamarca. Lleva décadas alejado de su profesión aunque asesora a sus hijos Kim y Jan en su trabajo. El 29 de noviembre de 2008 Jørn Utzon fallece a los 90 años de edad.

 

La brillante arquitectura que desarrolló Jørn Utzon se formó y desarrolló en su infancia en el muelle de los astilleros donde su padre trabajaba, en sus numerosos viajes, gracias a las influencias de otros arquitectos y artistas, por la inspiración que obtuvo de la naturaleza, una insaciable curiosidad y sobre todo una mente extraordinaria y abierta. Utzon ha creado un estilo de edificios públicos con rasgos monumentales y de edificios de vivienda adaptados al entorno. Ha sabido integrar en sus proyectos la disciplina equilibrada propia de Erik Gunnar Asplund, la calidad de formas de Alvar Aalto y las estructuras naturales de Frank Lloyd Wright. Utzon siempre tiene en cuenta las características del lugar en que se emplazará el edificio antes de comenzar su diseño. En sus proyectos fue más allá de la arquitectura, desarrollando formas que son consecuencia de un proceso de inspiración espiritu

 

Álbum de Fotos:

https://www.facebook.com/carlos.bentocompany/media_set?set=a.2137870732894752.1073742068.100000155376360&type=3

 

Fuentes:  http://catalogo.artium.org/book/export/html/7747

https://es.wikipedia.org/wiki/J%C3%B8rn_Utzon.