1. feb., 2018

JOHN HEJDUK. WALL HOUSE II

 

John Quentin Hejduk (19 de julio de 1929 - 3 de julio de 2000) fue un arquitecto, artista y educador estadounidense de origen checo,  que pasó gran parte de su vida en la ciudad de Nueva York. Hejduk estudió en la Escuela de Arte y Arquitectura Cooper Union, la Universidad de Cincinnati  y la Escuela de Diseño de Harvard. Trabajó en varias oficinas en Nueva York, incluida la de IM Pei and Partners y la oficina de AM Kinney and Associates. Estableció su propio estudio en la ciudad de Nueva York en 1965 y se dio a conocer a finales de los años sesenta como miembro del grupo The New York Five. El nombre del colectivo surgió a raíz de una exposición celebrada en el MoMA, en la que también estuvieron presentes Peter Eisenman, Michael Graves, Charles Gwathmey y Richard Meier, cuyas primeras obras se describen en el libro Five Architects (1973),  

 

Al principio de su carrera, Hejduk cultivó una arquitectura muy marcada por la herencia moderna que jugaba con un conjunto reducido de elementos geométricos. Pero pronto se adentró en una auténtica subversión de este formalismo inicial para crear un lenguaje arquitectónico extremadamente personal a través de lo que denominó «máscaras» o «mascaradas», una indagación en dimensiones tupidamente semánticas de la lógica espacial. Así, Hejduk propuso repertorios constructivos zoomórficos que mezclaban formas abstractas y figurativas ajenas al contexto. En este sentido, su obra se fue adentrando progresivamente en el terreno de la escultura, la pintura y la poesía, cada vez más ajena a las exigencias del mercado.

 

Los edificios de Hejduk renuncian conscientemente a cualquier estructura convencional y a las dimensiones utilitarias de la arquitectura, son santuarios, lugares para el ritual. Entre sus proyectos, cabe mencionar la serie Wall House, iniciada en los años setenta, Casa para un Músico, Casa del Suicida y Casa de la Madre del Suicida, las Torres Kreuzberg, La Máscara de Medusa o, más recientemente, el Centro Sociocultural da Trisca, en Santiago de Compostela. Hejduk fue también un influyente docente, que ocupó durante más de dos décadas el cargo de decano en la prestigiosa Cooper Union School of Art and Architecture.

 

La Wall House 2 (Bye House) fue diseñada por John Hejduk en 1973 por encargo del paisajista Arthur Edward Bye, para construir en un terreno de su propiedad en las afueras de Connecticut, Estados Unidos. Varios inconvenientes demoraron tanto su ejecución que motivaron al propietario a desistir de la obra. En el año 2001, meses después de la muerte de Hejduk, una iniciativa empresarial finalmente la construyó, variando su localización original a la ciudad de Groningen, en los Países Bajos.

 

La vivienda había sido diseñada para implantar en un lugar abierto sobre una gran parcela en la localidad de Ridgefield, y si bien Groeningen dista mucho de las características de esa localidad estadounidense, se escogió un sitio alejado del centro urbano para emplazarla, a modo de evitar la pérdida del carácter tridimensional de la obra.

 

El proyecto es resultado de los análisis pictóricos-morfológicos de Hejduk, de sus ensayos con formas primarias, sus estudios sobre la deformación del cubo y el muro tomado como elemento de diseño. La obra tiene como antecedentes la One-Half House y la House 10, ambas de 1966 y como referencia inmediata la Wall House 1 de 1971. Hejduk basa parte de sus teorías en las concepciones estéticas de Immanuel Kant, quien define la arquitectura como un arte de las formas que, si bien deben responder a una utilidad, como hecho artístico no está regida por un fin determinado y por lo tanto la forma de la arquitectura no tiene su principio en la naturaleza sino en algún fin arbitrario.

 

También hay en Hejduk una gran influencia en la obra de Le Corbusier, que se manifiesta desde sus primeros trabajos tanto en la adopción de formas primarias como en la plasticidad que adoptan los volúmenes en sus diseños. La composición por elementos y el uso del color son referencias deliberadas a la Maison La Roche-Jeanneret.

 

El diseño de la Wall House 2 confronta un eje horizontal con otro vertical,  en el que participa el muro como conector y como barrera simultáneamente, apoyando la manifiesta intencionalidad de aislar el programa en espacios autónomos. Esta decisión se presenta en todas las etapas de diseño, donde

–       Cada volumen adopta una forma propia

–       La separación entre techo y piso de los volúmenes superpuestos acentúa esa independencia formal

–       Cada función corresponde a un volumen

–       Los volúmenes se diferencian también por el color

–       El muro se separa de los volúmenes a través de elementos transparentes.

Los tres cuerpos que en apariencia salen como voladizos del muro, en realidad están sostenidos por una trama estructural. El muro es claramente un elemento simbólico, no estructural, de tensión dinámica, que representa el tiempo en el momento de paso, pero de un paso efímero, momentáneo, razón a la que atribuye Hejduk la delgadez del muro.

 

Dentro de la vivienda no hay contemplación estática posible sino una percepción dinámica donde el uso obliga a salir de un espacio para ingresar al otro. El programa fragmentado en espacios independientes aplica un concepto contrario a la espacialidad promovida por el movimiento moderno, donde la fluidez espacial interactúa los espacios entre sí.

 

En la planta, el muro divide en dos las actividades. En uno de sus lados se ubican las  funciones principales: dormitorio, comedor y sala de estar, y en el otro las funciones de servicio: escaleras y baños. En vertical el programa también se divide: en un primer nivel el dormitorio, en el segundo el comedor y en el tercero la sala de estar. El estudio aparece independiente vinculado por un largo corredor que contiene la escalera de acceso.

 

La elección de los colores tiene una manifiesta similitud a la paleta que utilizó Le Corbusier en la Maison La Roche-Jeanneret. Para Hejduk, esos colores derivan de la obra de Jean Auguste Ingres, y particularmente de su pintura Louise de Broglie, Contesse d’Haussonvillede 1845. En una de sus conferencias, señalando una reproducción de ese cuadro manifestó:“¿Cuántos de ustedes conocen los cuadros de Ingres? Pues bien, el color de este cuadro es el de la casa La Roche Jeanneret” 

 

En sus inicios Hejduk era partidario de trabajar con colores puros tal como lo utilizaban los neoplasticistas y especialmente Piet Mondrian, pero a partir de su vivencia en la Maison La Roche, los acercó al gris para hacerlos más suaves. Rojo, azul, amarillo verde y violeta así atenuados corresponden a un volumen y a una función específica. El muro de color gris representa la neutralidad.

 

Trazando un paralelo con algunos conceptos de Le Corbusier, quien en su etapa purista relacionaba su arquitectura al cuerpo humano, al decir que la estructura de sostén era el esqueleto y su forma exterior la piel, esta obra de Hejduk parece despojada de su piel, expone intencionadamente sus órganos a la vista, como exégesis de sus teorías.

 

Álbum de Fotos:

https://www.facebook.com/carlos.bentocompany/media_set?set=a.2035430409805452.1073742052.100000155376360&type=3

 

Fuente:   Marcelo Gardinetti, febrero de 2012   http://tecnne.com/ 

http://www.circulobellasartes.com/revistaminerva