2. oct., 2017

JOHANNES ITTEN

 

Johannes Itten (Süder-Linden, 1888- Zurich, 1967)  fué un artista suizo estrechamente vinculado a la escuela alemana conocida como Bauhaus, de la que fue uno de sus miembros fundadores.

 

Johannes Itten nació en Süder-Linden en 1888.  Comenzó sus estudios en 1904, e ingresó en un seminario sobre profesorado en Berna. Finalizados éstos, ejerció como profesor. Acorde con su gusto heterogéneo, se matriculó en cursos de matemáticas y ciencias naturales, los cuales ejercieron gran influencia cuando posteriormente fuese el encargado de dirigir el "Vorkus" o curso preparatorio de los estudios en la Bauhaus.  En 1909 decidió convertirse en pintor. Estudió en la École des Beaux-Arts de Ginebra y en 1913 continuó su formación en Stuttgart junto a Adolf Hölzel. Bajo la influencia de su maestro, pionero de la abstracción, Itten comenzó a experimentar con los colores, el juego de contrastes y el collage. Su obra evolucionó de una posición cercana al expresionismo y ligada a lo figurativo, hacia una atracción por la expresión abstracta que se materializó en su pintura por primera vez en 1916.

 

Ese mismo año trasladó su residencia a Viena, donde creó una escuela de arte y adoptó los nuevos métodos didácticos para la enseñanza de las artes. Entró en contacto con los artistas aglutinados alrededor de la publicación llamada Der Sturm (La Tormenta) con los que expuso sus primeras obras y  músicos como Alban Berg y Arnold Schönberg,  gracias a los que creció su interés por las analogías entre la música y la pintura.   Hasta su instalación en Weimar para atender la petición de Walter Gropius de que formase parte del cuerpo docente de la Bauhaus (1919), abrió una escuela de arte en la capital austríaca en la que conjugó las enseñanzas plásticas con una pseudofilosofía influida por lo oriental.

 

Desde 1919 trabajó en la Bauhaus, donde impartió el curso preliminar obligatorio para todos los estudiantes. Este curso, conocido como Vorkus, introducía al alumno en la experimentación con los materiales más diversos y entonces ajenos a las prácticas plásticas: acero, cuerda, material textil, fotografías, madera o cristal. Por otra parte, Itten fue uno de los responsables de que, en materia de abstracción, la Bauhaus se decantase por una tendencia geometrizante en la interpretación de la misma. Aparte de ser el encargado de este curso inicial, Itten dirigió diversos talleres hasta 1923, los de metal, pintura mural y pintura en vidrio, en algunos de los cuales colaboró con Georg Muche. Se convirtió en uno de los profesores más reconocidos y carismáticos, lo que con el tiempo provocó la división dentro de la escuela.

 

Su método de enseñanza se basaba en el expresionismo pictórico y en la pedagogía de "aprender haciendo", que conjugaba con filosofías y religiones orientales. Su innovador curso preliminar tenía como fin enseñar a los estudiantes los fundamentos y características de los materiales, la composición y el color, a través de la experimentación, planteando una clara oposición a la metodología imperante en la época que se apoyaba básicamente en cursos teóricos. Partiendo de la teoría de los colores y las formas desarrolló una Teoría General del Contraste como base de la expresión creadora. Planteaba el aprendizaje del contraste en la forma y el color. Para el contraste se incluían pares como áspero-liso, afilado-romo, duro, blando, claro-oscuro, etc. En las clases de forma trabajaba con formas elementales, círculo, cuadrado, triángulo, atribuyéndole a cada una de ellas un determinado carácter: círculo-fluidez, cuadrado- serenidad, triángulo- diagonal, etc. Su propósito era desarrollar la creatividad y espontaneidad del estudiante para que, a través de la expresión libre, tomara conciencia de su capacidad creadora y su sensibilidad artística.

 

Sus clases se estructuraban en torno a tres aspectos:

- Bocetos de la naturaleza y la materia: con ellos buscaba que los alumnos expresaran la esencia y las contradicciones de los elementos.

- Análisis de los viejos maestros: se intentaban buscar las líneas principales, las curvas, el movimiento, el ritmo del cuadro, buscando lo esencial del mismo.

- Clases de desnudos: se trataba de representaciones rítmicas del cuerpo, no de reproducciones fieles de la realidad, en una búsqueda del ritmo interno de la figura humana.

 

Como maestro, Itten daba una especial importancia a la intuición y el autodescubrimiento personal por medio de la abstracción. Desarrolló, tanto en su obra como en sus clases, la representación del movimiento y el tiempo. La insistencia de Itten sobre el contenido individualista y espiritual del arte entró en conflicto con la actitud conservadora del director de la escuela, Walter Gropius, quien lo "invitó" a abandonar la Bauhaus en 1923.

 

Un aspecto muy importante en el perfil del creador suizo es su interés por el misticismo y las teorías orientales. Cuando se trasladó a la Bauhaus en 1919, algunos de sus alumnos le siguieron como discípulos. Su grupo se caracterizaba por llevar el pelo rapado para acentuar la geometricidad de la cabeza, vestían túnicas hasta los pies y se alimentaba sólo de gachas. Al año siguiente de su llegada a la escuela alemana, Itten y sus discípulos adoptaron la doctrina oriental Mazdaznan, basada en la sabiduría de Zoroastro, doctrina que se encargaron de practicar y extender en la escuela y que fue la responsable del abandono de ésta por Itten.

 

Su creciente filiación a esta corriente de pensamiento hizo que en 1923 finalmente abandonase la Bauhaus junto a un reducido grupo de alumnos y se trasladase a vivir a una comunidad de seguidores de esta secta en Herrliberg. En 1926 dejó la comunidad para establecerse en Berlín, donde creó su propia escuela de pintura, arte gráfico, fotografía y arquitectura. Desde este momento, su labor docente cobró más importancia y su creación como artista pasó a un segundo plano. Impartió clases de diseño textil en Krefeld y, tras la llegada de los nacionalsocialistas al poder, volvió a Suiza, donde continuó su labor docente. Al final de su vida retomó intensamente su interés por la pintura y vio publicada su obra más célebre, Kunst der Farbe (El arte del color, 1961) y su curso de la Bauhaus, Mein Vorkurs am Bauhaus. Gestaltungs und Formenlehre (1963).

 

Tras un período de inactividad durante la Segunda Guerra Mundial, Itten dirigió desde 1952 hasta 1953 el Museo y Escuela de Artes y Oficios de Zúrich. También se encargó de la organización y dirección del Museo Rietberg de Arte de la misma ciudad (1950-1956). Hasta su fallecimiento en Zúrich en 1967, Itten se dedicó a escribir sus teorías sobre arte y pedagogía.

 

La obra de Itten se caracteriza por su riqueza cromática y por su gusto por la abstracción, aunque aborde temas de carácter figurativo como paisajes o figuras. Sus obras, de colorido brillante y fuerte contraste, son fruto de sus investigaciones sobre los distintos valores psicológicos que él asociaba a cada color. En obras como Ascensión y Pausa (1919, Museo de Arte de Zúrich) consigue confundir un conjunto formal geométrico con un colorido vibrante que acrecienta la sensación de dinamismo que emana la obra. En otras, como Cuadro de niños (1921-1922, Museo de Arte de Zúrich), Itten procede a geometrizar las figuras para presentar un retablo en el que se hace una visión vanguardista de un tema recurrente en la historia del arte.

 

Itten estudió detenidamente las obras de los viejos maestros alemanes y flamencos, y elaboró numerosos estudios geométricos sobre la composición de los mismos que luego tradujo en versiones simplificadas en las que buscaba la sensación de ritmo que estas obras generaban en el espectador. Un ejemplo de ello es su estudio de la Adoración del Maestro Franke, obra del gótico alemán que, como en sus famosos estudios de Cardos, el creador suizo resolvió de forma sencilla y profundamente dinámica.

Álbum de fotos: 

https://www.facebook.com/carlos.bentocompany/media_set?set=a.1888720351143126.1073742028.100000155376360&type=3

 

Fuentes: 

https://www.museothyssen.org

https://www.biografiasyvidas.com

http://www.lanubeartistica.es/