5. may., 2017

JOZE PLECNICK

Arquitecto esloveno nacido en Ljubljana, el más importante de la historia y uno de los eslovenos más reconocidos internacionalmente. Trabajó en Viena, Belgrado, Praga y especialmente en Ljubljana, ciudad a la que le impartió su sello arquitectónico y pasaijístico de tal manera que hoy podemos referirnos a la “Ljubljana de Plecnik”. Fue el “primer postmoderno”, ya que rápidamente rompió los lazos que lo vinculaban con la Secesión Vienesa y su espíritu modernista

 

Joze Plecnik nació el 23 de enero 1872 en Ljubljana. Tras graduarse en una escuela estatal, marchó a estudiar diseño de muebles a la escuela de Artes y Oficios en Graz. En 1895 se integró en la Academia de Viena y estudió con el famoso arquitecto Otto Wagner. Se graduó en 1898 como el mejor alumno de su clase. En 1898-1899, gracias a una beca pudo viajar por Italia y Francia, admirando a los maestros clásicos y del Renacimiento en París y Roma.

 

Al volver a Viena en 1900 (y hasta 1911) trabajó como arquitecto independiente, completando diversos proyectos como la casa Langer (1900), el bloque de apartamentos Zacherl (1903-05) en el centro de Viena, o la fuente de Karl Borromeamus (1909). Estos primeros proyectos estaban caracterizados por una organización racional y una planificación típica de los diseños de Wagner para edificios de departamentos e infraestructura, además del uso de superficies ricamente decoradas con motivos orgánicos típicos de la Sezession.

 

Su iglesia del Santo Espíritu (Viena, 1910-13), en el suburbio vienés de Ottakring, considerada la primera iglesia de hormigón armado del mundo, es destacable por el uso innovador del hormigón, tanto en la estructura como en la superficie exterior, y también por su forma de lenguaje abstracto-clásica. Más radical es la cripta de la iglesia, con sus esbeltas y angulares columnas de hormigón, de capiteles y bases cubistas. Con estos trabajos, Plečnik se convirtió en uno de los pioneros  de la arquitectura moderna europea.

 

En 1911 aceptó la plaza como profesor universitario en la Escuela de Artes y Oficios de Praga, donde estuvo diez años (1911-1921), gracias a una invitación de su colega Jan Kotera. Tras la creación de la Universidad de Ljubljana , fue invitado por el arquitecto Ivan Vurnik como profesor en el departamento de arquitectura de la Facultad de Ljubljana de Tecnología (1921).

 

Simultáneamente, aceptó la invitación del presidente checoslovaco Masaryk para ser el arquitecto jefe en el proyecto de renovación del Castillo de Praga, el famoso Hradčany que domina la ciudad. Entonces se crearon dos grupos de trabajo, uno en Praga y otro en Ljubljana, que trabajaron juntos entre 1920 y 1933.En el Hradčany praguense, diseñó ambiciosos jardines, patios, pasajes e interiores, hoy mantenidos. En Praga también erigió la iglesia del Sagrado Corazón (1928-1932) en el barrio de Vinohrady. Y asimismo, por entonces, construyó en Serbia la iglesia de San Antonio de Padua (1929-1932) de Belgrado.

 

Sus comienzos en Ljubljana fueron mucho más modestos. Empezó construyendo su propia casa en Trnovo (1923-1925), que conserva el ambiente y los utensilios usados por el arquitecto en su vida, así como sus archivos. Pero pronto recibió importantes encargos como la Iglesia de San Francisco de Šiška (1925-1930).

 

Es en ésta ciuad donde trabajó más extensamente, y donde apreciamos mejor su legado. Durante los años 20 y 30 del siglo XX el incansable y genial arquitecto literalmente transformó la ciudad. A lo largo del río Ljubljanica construyó tres soberbios puentes: el sublime Puente Triple (Tromostovje), el coqueto Puente de los Zapateros (Šuštarski most), y el Puente de Trnovo (Trnovski most), el único puente de hormigón armado del planeta sobre cuya superficie crecen árboles. Transformó también la represa del río en una obra de arte, y emplazó el nuevo Mercado Central (Glavna tržnica) en la zona lindante con la Catedral de San Nicolás.

 

Finalmente abrió nuevos espacios comerciales al nivel del río, trazó una nueva rambla y construyó un extenso y recientemente renovado muelle (Trnovski pristan) a la altura del barrio de Trnovo. Además construyó varias iglesias, San Francisco de Asís y San Miguel de los Pantanos, una escuela secundaria, erigió nuevos monumentos y renovó otros antiguos, trazó plazas y avenidas, reinterpretó las ruinas de la muralla sur de la colonia romana de Emona, y le brindó a Ljubljana algunas de sus más preciadas construcciones: el cementerio de Žale, el Estadio de Bežigrad y la Biblioteca Nacional y Universitaria. El último proyecto importante de Ple?nik en Ljubljana, realizado cuando ya contaba más de 80 años de edad, fue la transformación del antiguo claustro de los Monjes de la Cruz en el Centro Cultural Križanke.

 

En los años ochenta del siglo XX fue Plečnik un verdadero descubrimiento para Europa y el resto del mundo, por su calidad y originalidad. En 1986 el Centro Pompidou organizó con Liubliana una exposición retrospectiva de Plečnik, que estuvo en París y Liubliana; y luego, parcialmente, en MadridVienaMúnichKarlsruheMilánVeneciaNueva York y Washington. Hoy está —como colección permanente— en el castillo de Fuzine y en el Museo de Arquitectura de Liubliana. Falleció en Ljubljana en 1957.

 

ÁLBUM DE FOTOS:

 https://www.facebook.com/carlos.bentocompany/media_set?set=a.1714970795184750.1073742001.100000155376360&type=3

 

Fuentes: Wikipedia - http://www.epdlp.com/  Carlos Yoder