2. feb., 2017

LA CASA VIAJERA DE MIES

 

 

No hace mucho nos lamentábamos, a propósito de la demolición de la casa Guzmán de Alejandro de la Sota, de que la arquitectura estuviese atada al suelo y no se pudiera trasladar como la pintura y la escultura. Sin embargo hay excepciones a esta regla general.

 

Una de ellas fué la del monasterio de Santa María la Real de Sacramenia (Segovia, España) cuyos claustro, sala capitular y  refectorio de los monjes fueron vendidos en 1925 al magnate de la prensa norteamericana William Randolph Hearst . Despiezado piedra a piedra fue llevado todo ello a Estados Unidos, donde hoy se encuentra montado en Miami (Florida) y destinado a la celebración de bodas y banquetes.

 

Más cercana en el tiempo es la pequeña casa para vacaciones y fines de semana,  que Mies van der Rohe construyó en Elmhurst, cerca de Chicago en 1952 para Robert Hall Mc Cormick uno de los promotores de las torres de Apartamentos en Lake Shore Drive 860 que se estaban construyendo en ese momento.

 

Entre 1950 y 1951 Mies van der Rohe elaboró una serie de estudios sobre casas prefabricadas con estructura metálica donde, a pesar de no haber ningún detalle de las plantas, las secciones o el emplazamiento, sí se daban instrucciones sobre los sistemas de ensamblaje de los diferentes elementos de la casa, como los encuentros entre paredes o los de las paredes contra el muro cortina. Estos estudios fueron un encargo del promotor Herbert Greenwald para una urbanización ubicada, en principio, en el barrio Melrose Park de Chicago. El proyecto nunca llegaría a construirse, como tampoco lo hiciera otro encargo similar que el propio Greenwald la hiciera más tarde para Bensenville (Illinois, 1954-1956).

 

No obstante, estos estudios fueron aprovechados para la construcción de la casa de Robert McCormick que Mies utilizó a modo de prototipo. La estructura y los cerramientos de la casa se basan en los sistemas empleados por Mies en la fachada del 860-880 Lake Shore Drive, como si uno de los apartamentos de la torre  se hubiera desgajado del edificio y apoyado directamente sobre el suelo.

 

La planta está formada por dos volúmenes rectangulares desfasados entre sí y unidos por una de las crujías, con un porche abierto para el automóvil, que ocupa la intersección entre ambos. El cuerpo de acceso aloja la zona de estar y el comedor, la habitación de los padres, un estudio y un baño, mientras que el otro a noroeste contiene la cocina, cuarto de juegos, baño, 2 dormitorios de niños y uno de servicio. En las divisiones de las estancias interiores se ha cuidado en hacer coincidir la tabiquería con los módulos de la estructura, de modo que desde el exterior los tabiques quedan ocultos detrás de los perfiles metálicos.

 

La estructura metálica se montó en taller y fue trasladada con camiones especiales hasta el lugar, permitiendo que toda ella fuera montada en tan sólo dos días. Más tarde se cerraron los testeros con obra de fábrica de ladrillo claro; prácticamente ciegos, en ellos sólo se abren las dos puertas secundarias en la zona de Intersección de los volúmenes.

 

Durante 40 años la casa permaneció en su emplazamiento y  mantuvo su uso como vivienda, hasta que en 1992,  fué vendida por sus últimos ocupantes, Ray y Mary Ann Fick, a la Fundación de Bellas Artes y Centro Cívico de Elmhurst, creada por la pintora local  Eleanor King Hokham.

 

En agosto de 1994 la casa McCormick se  desmontó y se trasladó desde su emplazamiento original en Prospect Avenue a un solar cercano en Wilder Park utilizándose un procedimiento similar al de su construcción sobre remolques especiales.  Actualmente forma parte del Museo de Arte de Elmhurst  y  si bien el traslado  permitió salvar la estructura, los interiores de la casa apenas se conservan y actualmente se utiliza como un anexo del museo. 

 

IMÁGENES:

https://www.facebook.com/carlos.bentocompany/media_set?set=a.1605800129435151.1073741984.100000155376360&type=3

 

 

Fuentes:    https://www.elmhurstartmuseum.org  -   http://www.urbipedia.org/