4. mar., 2015

CARLO SCARPA

Nadie me habló de Scarpa en la Escuela de Arquitectura. Supe de su existencia a través de su hijo Tobía que firmaba algunos diseños italianos de mobiliario. Luego me impactó de una forma contundente cuando visité Verona y vi la Banca Popolare y sobre todo Castelvecchio, un trabajo de orfebrería y de amor por el detalle que no conozco en ningún otro arquitecto moderno.

 

Carlo Scarpa (1906, Venecia - 1978, Sendai, Japón), fue un arquitecto italiano. Diplomado en la Academia de Bellas Artes en 1926, su carrera estuvo constantemente influida por la búsqueda de la perfección en los detalles arquitectónicos que le permitieron realizar verdaderas obras de filigrana arquitectónica.

 

La mayor de las contribuciones de su obra consiste en la incorporación de los valores de la historia de la arquitectura italiana en sus obras arquitectónicas contemporáneas, tal y como lo realizó en el Castillo de Castelvecchio en Verona, la tienda de exhibición de Olivetti en Venecia y el Banco Popular de Verona entre otras.

 

Carlo Alberto Scarpa nació el 2 de junio 1906 en Venecia, donde regresó en 1919 después de pasar su infancia en Vicenza, para estudiar en la Academia de Bellas Artes. En 1926 se graduó y ese mismo año se convirtió en profesor en la Escuela de Arquitectura de Venecia (IUAV), fundada ese mismo año, y al mismo tiempo, desde 1927 a 1930, trabajó para la cristalería artística de Murano MVM Cappellin & Co.

 

A finales de los años veinte diseñó sus primeros muebles y empezó a asistir a los círculos artísticos e intelectuales de Venecia, donde conoció y se relacionó con numerosos artistas. A partir de 1933 comenzó a trabajar con la fábrica de vidrio de Paolo Venini, una colaboración que duró hasta 1947.

 

Al cumplir sus treinta años, entre 1935 y 1937, Scarpa hizo su primer trabajo de entidad, la adecuación de Ca' Foscari en Venecia, sede de la universidad: su intervención resultó ser uno de los más innovadores proyectos de restauración de ese período.

 

Su actividad no se interrumpió ni siquiera durante la Segunda Guerra Mundial,aunque, por supuesto, a partir de 1945 se reanudó de forma más activa.

 

Desde 1948, con el montaje de la exposición retrospectiva de Paul Klee, comienza una actividad larga y prolífica colaboración con la Bienal de Venecia, donde experimenta sus grandes cualidades de constructor de espacios para obras de arte, confirmada por más de 60 museos y de exposiciones que diseñó internacionalmente en los últimos años.

 

Después de conocer a Frank Lloyd Wright en persona, se produjo una influencia aún mayor en sus obras posteriores, especialmente en el proyecto en 1953 de la Villa Zoppas en Conegliano.

 

En 1956 ganó el Premio Nacional Olivetti de Arquitectura y dicha empresa le encarga el diseño de una sala de exposición de Olivetti en la Plaza de San Marcos de Venecia, pero en ese mismo año es acusado por el Colegio de Arquitectos de ejercer la profesión ilegalmente y llevado a los tribunales.

 

Posteriormente inicia el trabajo más importante de su carrera: La restauración del Castillo de Castelvecchio, en Verona, una obra maestra que hoy día suscita la admiración de los arquitectos y de los expertos en museística.

 

La intervención para convertirlo en el actual museo se inició en 1957, bajo su dirección, como parte esencial de un proyecto de renovación iniciado por Licisco Magagnato, nombrado director de los Musei Civici d'Arte de Verona el año anterior, de acuerdo con las nuevas teorías de la restauración tras la guerra, quedando inaugurado en 1964 aunque todavía estuvieran pendientes de rehabilitar la biblioteca del museo, abierta en 1970, y la sala dedicada a la pintura del siglo XVIII, que quedó concluida en 1974.

 

Scarpa no solo restaura y rehabilita el continente (el antiguo edificio del castillo, gravemente dañado tras la Segunda Guerra Mundial) sino que sitúa de forma definida y conveniente todos los elementos que se exponen en el museo con la perfección milimétrica en los detalles, característica de toda su obra.

 

En 1967 obtuvo el premio de la Presidencia de la República para la arquitectura. En 1970 se convirtió en Miembro del Real Instituto Británico de Diseño y en 1976 Miembro de la Accademia di San Luca en Roma.

 

En 1978 recibió un doctorado honoris causa en arquitectura por el Instituto Universitario de Arquitectura de Venecia, poniendo así fin al debate sobre la legitimidad de sus actividades. Lamentablemente no pudo asistir a la ceremonia porque murió el 28 de noviembre en Japón debido a un accidente.

 

Viajó por primera vez a Japón en 1969, pais que le interesó muchísimo y donde, en su segundo viaje en 1978, murió en un desafortunado accidente en Sendai.  Scarpa durante un paseo vio un escalón de mármol italiano trabajado de forma particular, se acerca para observarlo mejor pero tropezó y cayó de la escalera. Murió más tarde en el hospital por las consecuencias del golpe en la cabeza.

 

IMÁGENES:

https://www.facebook.com/carlos.bentocompany/media_set?set=a.557322460949595.144112.100000155376360&type=3

 

 

 PÁGINAS RECOMENDADAS:

 http://viajarconelarte.blogspot.com.es/2012/06/verona-i-museo-di-castelvecchio.html

 

http://www.flickr.com/groups/scarpa-c/