14. feb., 2015

MARCEL BREUER

Marcel Breuer.

 

Del sillón Wassily al museo Withney

 

 

Nacido en Pécs, una ciudad en el suroeste de Hungría, en 1902, Breuer fue a la escuela secundaria allí y ganó una beca para estudiar arte en la Academia de Bellas Artes de Viena en 1920. Frustrado por el curso, Breuer se retiró y trabajó en la oficina de un arquitecto vienés hasta que un amigo le sugirió que fuera a la Bauhaus, una academia de arte y  escuela de diseño recién fundada en Weimar, Alemania.

 

Después de completar un curso preliminar en la que se introdujeron los estudiantes a todas las materias que se imparten en la Bauhaus, Breuer se convirtió en uno de los seis aprendices para unirse al nuevo taller de muebles en el verano de 1921.

 

En 1923, obtiene el  título oficial.  Diseña la silla de madera de listones, muy influenciada por la estética de De Stijl, el movimiento de arte holandés.

 

En 1924, Breuer abandona la Bauhaus  y va París, donde trabaja para un arquitecto, lo que constituye otra decepción.  Gropius lo invita a dirigir el taller de muebles en el nuevo Bauhaus en Dessau y  Breuer acepta.

 

De vuelta en la Bauhaus, uno de sus primeros proyectos fue el sillón club (más tarde rebautizado como Wassily, en referencia al profesor de la Bauhaus Wassily Kandinsky) de acero tubular niquelado extruido.

 

Excepcionalmente ligero y fácil de montar con tubos de acero prefabricados, el sillón fue el resultado de años de experimentos con acero curvado de Breuer y fué inmediatamente considerado como un importante avance en el diseño de muebles.

 

 "Yo pensé que, después de todo el trabajo, me ganaría la mayoría de las críticas", señaló, "pero lo contrario de lo que esperaba se hizo realidad."

 

Fue co-fundador de una compañía de Norma-Möbel para la fabricación de los muebles de tubo de acero.  Breuer también diseñó muebles para las casas de los profesores de la Bauhaus en Dessau y para el apartamento de Berlín del productor teatral Erwin Piscator.

 

Cuando Gropius renunció a la Bauhaus en 1928, Breuer hizo lo mismo y se estableció como arquitecto en Berlín. donde recibió su primer encargo arquitectónico, un proyecto para la casa Harnischmacher (en Wiesbaden, 1932), una vivienda modular construida en hormigón con estructura de acero. También diseñó los almacenes de muebles Wohnbedarf de Zúrich.

 

 

La creciente ascensión del Partido Nazi, le obligó a salir de Alemania. En 1931, Breuer se trasladó a Suiza, donde se concentró en el diseño de muebles tubulares de acero y aluminio, ganándose el elogio universal.  Pero Breuer andaba  corto de dinero, y en 1935 decide unirse a Gropius en Londres.

 

Diseña el Pabellón Gane en Bristol, que combina la piedra local y madera con el vidrio de estilo internacional y el metal

 

Cuando Gropius se trasladó a los EE.UU. en 1937, para convertirse en profesor de arquitectura en Harvard, Breuer se unió a él y pronto se convirtió en un profesor también.

 

Juntos formaron un estudio de arquitectura que se inició mediante la construcción de sus propios hogares, dos casas hechas de vidrio, madera y piedra natural.  

 

Proyectaron juntos otras casas, pero el estudio conjunto se disolvió en 1941. Gropius  se sentía frustrado por trabajar en este tipo de proyectos modestos después de sus encargos públicos en Alemania.

 

Breuer más joven, por el contrario, se entusiasmó por las posibilidades experimentales de la vivienda y era igualmente entusiasta acerca de la enseñanza a través del cual inculcó los principios de la modernidad europea a estudiantes como Philip Johnson, Paul Rudolph y Edward L. Barnes, quienes más tarde llegaron  a ser importantes arquitectos estadounidenses.

 

En 1946, Breuer abandonó Harvard y abrió una oficina en Nueva York. Su primer edificio fue la Casa Geller en Long Island, con una amplia estructura de madera, bien ventilada aclamada como una "casa del futuro" por la prensa.

 

Al igual que los muebles de Breuer expresa todos los elementos de distintas formas, por lo que hicieron sus casas, que articulan cada detalle estructural y la designación de las diferentes áreas para diferentes actividades, de día y de noche, por ejemplo. Breuer continuó trabajando con combinaciones de vidrio, madera y mampostería de piedra, impregnando así sus estructuras de estilo internacional, con la calidez y el naturalismo de su entorno.

 

Tras haber organizado una exposición itinerante de la obra de Breuer en 1948, el Museo de Arte Moderno de Nueva York le encarga el diseño de una casa en el jardín del museo. Esta casa reavivó el interés por la obra de Breuer. Recibió  decenas de encargos de viviendas unifamiliares en los estados de Connecticut, Nueva York y Nueva Jersey

 

En 1953 ganó el concurso para diseñar la sede de la UNESCO en París con Pier Luigi Nervi, el brillante ingeniero estructural italiano y el arquitecto francés Bernard Zehrfuss.

 

Para estos grandes edificios públicos Breuer abandonó la madera y la piedra naturalista de sus casas particulares y empezó a  experimentar con formas monumentales que bautizó "escultura de hormigón".

 

Estos experimentos, que lo inscriben en la corriente del Brutalismo arquitectónico, culminaron a mediados de la década de 1960 en su estructura grandiosa para el Museo Whitney de Arte Americano en Nueva York, que sigue siendo su principal legado a la ciudad en la que Marcel Breuer continuó paseando y viviendo hasta su muerte en 1981.

 

IMÁGENES:  

https://www.facebook.com/carlos.bentocompany/media_set?set=a.486454694703039.127602.100000155376360&type=3