29. jul., 2018

JUAN DE LOS SANTOS AMORES

 

Juan de los Santos Amores, nacido un 12 de enero de 1915, fué un artista del folclore popular. Su nombre real fue Eduardo Diaz Blasco. Es conocido por su dedicación a la recopilación y enseñanza de las danzas folklóricas argentinas, y la creación de su Instituto de Arte Folklórico (I.D.A.F.), institución con más de 60 años en su funcionamiento y que cuenta actualmente con más de 3000 escuelas en todo el país, desde La Quiaca hasta Ushuaia, quizá su obra más grande y la que más ayudó en su carrera a la difusión del folklore argentino.

 

Juan de los Santos Amores era músico, poeta, compositor, escritor, actor, coreógrafo y, por sobre todas esas actitudes, un apasionado folklorista. Dirigió exitosas embajadas artísticas auspiciadas por la ex comisión de cultura, secretaria de Buenos Aires. Realizo extensas giras por el interior y países vecinos, primeramente como integrante de la compañía de revistas conducida por Carlos Torres. Posteriormente al frente de su compañía de arte nativo.

 

Como actor se inició a temprana edad en los circos. Actuaba en la primera parte al frente de su conjunto de música y danzas y luego en la segunda como actor teatral, llegando a personificar a galanes y papeles característicos, como en El Alma de los Perros y el popular drama Juan Moreira.  Incursionó en la ciudad de Buenos Aires en exitosas temporadas teatrales, destacándose la realizada en el teatro argentino, como responsable de la segunda parte de la compañía Romerías, con un gran espectáculo argentino, contando con exitosos bailarines y actores, para la realización de originales cuadros folklóricos y de tango, donde se incluía un Malambo combinado por más de treinta personas de ambos sexos.

 

En 1943 produce, dirige y anima el primer programa radial dedicado al folklore, al que título “Rasgueos en la noche”. Fue por L.R.6 Radio mitre de 21 a 23. Emitía en forma permanente las grabaciones de los artistas nativos, casi siempre desconocidos para la mayoría del público, pues ninguna otra emisora los difundía. Recibía de visita a los más importantes artistas de aquella época, como Andres Chazarreta, Patrocinio Diaz, Horacio Petorosi que fue guitarrista de Carlos Gardel, el dúo Llamas- Barroso, el dúo de las hermanas Lamar, el dúo Ocampó – Vera con Fernando Bustamante al piano, Rogelio Araya, Atahualpa Yupanqui, Manuel Acosta Villafañe, Julio Argentino Gerez, y otros.  Actuó en innumerables lugares con su conjunto de arte nativo de música y danzas, actuando junto a artistas como Santiago Ayala El Chúcaro y la Dolores o la familia Berón. Hacia 1949 gestiona su nombre artístico con el cual se lo conoce en todo el país.

 

En 1952 fue declarado por la prensa uruguaya, en la ciudad de Montevideo, primero en el ranking de popularidad, al frente de su conjunto con sus vihuelistas cantores, al efectuar exitosas temporadas en televisión, teatro y radiofonía en la vecina orilla. En el cine argentino protagonizo la película “Los Troperos”, con figuras como Eva Dongé y otros. Desempeño uno de los principales papeles de tropero, actuando siempre de a caballo sin ser doblado ni en las escenas más peligrosas y difíciles. Fue además su coreógrafo, asesor folklórico y autor de las canciones y danzas de la misma. Esta producción fue dirigida por Juan Sires. En otra oportunidad se desempeñó como actor con absoluta eficacia en el film premiado por el instituto nacional de cinematografía, “Pepino no sabe jugar”, donde desempeño a un guardián del Jardín Zoológico

 

Como hombre de a caballo siempre se destacó en ese deporte criollo. En 1946 viajó directamente a Zapala, Neuquén, para emprender una larga excursión a caballo por la Patagonia andina de 750 km de extensión. Durmió sobre el recado en los bosques cordilleranos, siempre acompañado por un baqueano criollo, nacido en esos contornos. Así conoció al sabio Juan Benigar con el que estableció una estrecha relación. Cruzo siempre de a caballo tres veces de ida y vuelta la cordillera a Chile, donde también viajo acompañado de dos guasos chilenos. En 1948 repitió las travesías. Y en 1952, volvió para filmar en la estancia Pulmari la precitada película “Los Troperos”.

 

En el aspecto musical es copiosa su intervención pues ha grabado más de quinientos temas entre ellos “En la Peña de Santos Amores”, “¿Qué es la Patria?”, “Mi Tierra y tu Cielo”, “La Zamba danza Nacional”, etc; todos discos y cassetes de larga duración. Como creador, utilizando instrumentos autóctonos como la quena y el charango, grabó el Himno Nacional Argentino, la Marcha a mi Bandera. Últimamente la Marcha a San Lorenzo y Aurora.

 

Bajo el aspecto docente su actividad fue muy meritoria e intensa desde muy jovencito. Nació en un hogar criollo de muchísimas generaciones de argentinos, iniciada en la época de la Colonia. Recibió desde muy pequeño intensos conocimientos danzantes en su hogar, donde se practicaban los bailes nativos. A los trece años enseñaba a sus amigos y compañeros de estudio. Aprendió el malambo llamado sureño en su hogar y en el campo en la estancia de su tía Elisa Díaz de Olivera. Se codeo siempre con los más grandes bailarines de Buenos Aires y del norte, entre ellos, el más grande de todos, Ramón Espeche.

 

Su constante actividad cultural y argentinista lo llevó a crear en 1953, el Instituto de Arte Folklórico, IDAF, que posee en la actualidad desde donde comienza la Patria, La Quiaca y Clorinda, hasta el Estrecho de Magallanes muchas miles de escuelas, con profesores jóvenes cuyas edades oscilan de 15 a 25 años en su mayoría conducidos por 150 Directores Zonales. Presidio 17 Congresos Nacionales de Folklore, realizados siempre en el interior del país, con excepción del de 1986, que lo llevó a cabo en la Capital Federal, como Cordoba, Santa Fe, Entre Rios, La Pampa, etc.

 

En 1962, dio una conferencia en SADAIC titulada “Por qué la Zamba debe ser nuestra Danza Nacional”. Desde entonces ha difundido esta inquietud en todo el país, esperando hasta su muerte, sin ver cumplido su sueño que algún político le dé fuerza de ley a su propuesta. En los últimos años de su vida creó el festejo del 25 de Mayo en la calle Corrientes con miles de bailarines (que luego se difundieron por todo el  país), que representan decenas de danzas folklóricas. Murió un 13 de noviembre de 1995.                                                                                      

 

Álbum de fotos:

https://www.facebook.com/carlos.bentocompany/media_set?set=a.2291710767510747.1073742117.100000155376360&type=3

 

Fuentes: https://es.wikipedia.org/wiki/Juan_de_los_Santos_Amores. http://www.surcosistemas.com.ar/web/Herrera_SolCamila/