24. abr., 2018

RAMONA GALARZA

Ramona Galarza (Corrientes, 15 de junio de 1940) es una conocida cantante de chamamé y música litoraleña, de Argentina. Grabó más de 30 álbumes originales y participó en 9 películas. Difundió e hizo populares varias canciones incorporadas al cancionero popular de la música litoraleña, como "Merceditas", "Pescador y guitarrero", "La vestido celeste", "Virgencita de Caacupé", y su versión en guaraní de "Kilómetro 11", entre otras.

 

Ramona Galarza nació en la ciudad de Corrientes, capital de la provincia del mismo nombre. Su padre tenía un pequeño boliche a la vera del río Paraná. Ella comenzó a cantar en la escuela y luego integró el coro de la provincia, bajo la dirección de Naón Solís.

 

 

Carlos Eleuterio Onetto jamás hubiera imaginado que su hija Ramona Modesta Onetto Galarza iba a ser la principal figura el día de la reinauguración del Teatro Oficial “Juan de Vera” que a finales del año 2005 abrió sus puertas para mostrar al pueblo de Corrientes, la culminación de las obras de reforma que lo alejó de espactáculos artísticos y el aplauso del público. Hace mucho, mucho tiempo, cuando la niña cantaba en actos escolares de la escuela Mariano Moreno, donde cursaba sus estudios primarios, Carlos Onetto se desempeñaba como personal de limpieza en el coliseo mayor de los correntinos. El recuerdo, jirón de amaneceres que la memoria resguarda, llega en la palabra de Ramona Galarza, “la novia del Paraná”, la jovencita que un día partió y llegó a Buenos Aires de la mano del maestro Herminio Gimenez. La misma que había integrado ya la Orquesta Folklórica dirigida por Naon Salis, con Ernesto Dana como primera voz masculina. Aquella que salía de su casa de la Avenida Italia al 400 bajo la atenta mirada de su madre Mauricia Galarza, apellido al que apeló luego para triunfar en la capital porteña.

 


“De pequeña me gustaba cantar en las fiestas escolares e integraba el coro, tal se acostumbraba en cada institución educativa. Sus comienzos como cantante profesional corresponden a 1958, cuando contaba con 18 años, al participar en la película Alto Paraná, dirigida por Catrano Catrani y protagonizada por Ubaldo Martínez, donde ella canta “a capella” el chamamé. “Kilómetro 11”, de Tránsito Cocomarola.

 

 
Mientras los recuerdos se suman a la mañana que presagia “tiempo cálido e inestable” en un pronóstico que alucina el reclamo de una bendita lluvia sobre el calor que no amaina, Ramona Galarza continúa en el anecdotario de lo que fue su primera grabación de un disco de pasta simple nada menos que en el sello discográfico “Odeón”. Grabación a la que llegó nuevamente con Hermino Gimenez que iba buscando al director artístico que era su amigo pero había sido reemplazado por Fernando López. Quiso el destino que una sala de grabación estuviera disponible y que al hecho se sumara la buena voluntad de López que sin conocer a Ramona, estrechó la mano de don Herminio y le concedió autorización para editar “Kilómetro 11”, “Alto Paraná” y “Virgencita del río”. El hecho marcó una doble significación en la carrera artística de Ramona y en su vida privada. Además del éxito que significó esa grabación (lo que motivó el primer disco larga duración), Fernando López se convirtió al tiempo en su esposo y principal referente en su condición de cantante.

 


“Aprendí a escuchar sus consejos. El era entonces director artístico de todo lo relacionado con el folklore y el tango en el sello “Odeón” y en mi vida fue hasta el día de su muerte (acaecida en el mes de octubre de 2005), el mejor compañero durante 44 años. Santafecino de nacimiento, Fernando López pidió a su esposa, Ramona Galarza, que sus cenizas descansen en Corrientes, la ciudad que tanto amaba.

 


Radio Splendid fue el siguiente escenario para Ramona, en una audición diaria de quince minutos, que luego se extendió a media hora y la condujo a nuevos contratos en confiterías selectas, a la ciudad de Posadas, Misiones y a recorrer el país, sumando afectos,  grabando también para el sello Odeón sus primeros simples, como "Galopera" y "La vestido celeste" que se convirtieron en éxitos inmediatos. Ramona Galarza fue una de las estrellas destacadas de lo que ha dado en llamarse el "boom del folclore", en un momento de grandes transformaciones sociales y migraciones del campo a la ciudad y del interior a la capital.

 

 

Yo llegué en un momento en que el folclore era un boom y me aceptaron. Todo era folclore y justo llegué yo con el chamamé y me fue muy bien, gracias a Dios... Yo sólo soy un granito de arena que llegué en el momento justo, pero antes que yo estuvieron quienes ya nombré... Ernesto MontielSosa CorderoTarragó RosCocomarolaVera Lucero... toda esa gente es la que hizo todo. Yo tuve suerte de llegar justo en ese momento.

 

 

Desde ese momento Ramona Galarza se convertiría en la cantante emblemática por excelencia de la música litoraleña y en las siguientes dos décadas grabaría más de 20 álbumes (Litoraleña, Noches correntinas, Alma guaraní, Al Paraguay con amor, Pescador y guitarrero, etc.) y participaría en otras 8 películas (Ya tiene comisario el pueblo, Argentinísima, El canto cuenta su historia, Mire que es lindo mi país, etc.).

 

 

Ramona Galarza alcanzó también un importante éxito internacional, sobre todo en Paraguay y Estados Unidos; en este último país realizó una recordada presentación en el Carnegie Hall.

“Tengo un profundo reconocimiento hacia el país hermano del Paraguay. Recién había comenzado mi carrera como cantante, cuando Humberto Rubín y Teófilo Escobar me invitan a la inauguración de Radio “Ñandutí”, confiados en mi padrino Herminio Giménez como referente de mis dotes artísticas. Prácticamente sin conocerme, desde la espera en el aeropuerto, hasta mi regreso una vez finalizada la actuación, las muestras de cariño se sucedieron”.

 



“En realidad, la novia del Paraná es Corrientes, como dice la canción de Osvaldo Sosa Cordero. “La novia eterna del Paraná, quien te vio alguna vez ya jamás te olvidará”. Fue mi esposo quien hizo que la gente me identificara con este nombre que es además el del larga duración que grabé entonces”.  El espectáculo “Simplemente Chamamé” la relacionó en el escenario con “Los Alonsitos”, “Mario Bofill”, “Los de Imaguaré” y los “Hermanos Giménez”, con producción de otro correntino que triunfa, Nito Artaza. “Actué por muchos años en Chile y en Montevideo, Uruguay, tenía todos los martes una actuación preestablecida. Paraguay es como mi segunda patria y Corrientes mi país chico”. “Soy una mujer de buenos sentimientos, hice mi carrera sin envidias ni celos profesionales, será por eso que la vida me mostró tantos caminos donde por cada pequeña piedra, había un sendero de flores silvestres que cultivé con la misma sencillez que aprendí de mis padres”. En 1993 presentó junto a Teresa Parodi el  espectáculo Correntinas, del cual surgieron dos álbumes con ese título, lanzados en 1993 y 1995. En 1985 y 1995 recibió un Diploma al Mérito de los Premios Konex como una de las 5 mejores cantantes femeninas de folklore de la última década en Argentina.

 

 


“El “Vera” significa mucho en mi vida, me recuerda a mis hermanos (Pedro, Carlos y Mamacha), al cine de matiné, a mis primeras experiencias ante un público que siempre me consideró y al que agradezco profundamente”. “Valoro lo que la gente me brinda, es un ir y venir de cariño que siento vibrar en cada canto”. Ramona Galarza regaló a Corrientes su voz y su nombre. Con él triunfó en Buenos Aires y la conoció el mundo. Es la eterna novia que prodiga su amor a un río embravecido que reposa sus aguas cuando la escucha recitar los versos de Sosa Cordero. En ese idílico romance navegaron sus sueños.

Álbum de Fotos:

https://www.facebook.com/carlos.bentocompany/media_set?set=a.2148957568452735.1073742072.100000155376360&type=3

 

Fuentes: Moni Munilla  https://www.ellitoral.com.ar/

https://es.wikipedia.org/wiki/Ramona_Galarza