19. mar., 2017

FÉLIX "DARDO" PALORMA

 

Félix Dardo Palorma, cuyo verdadero nombre era Félix Robustiano Palorma, nació en San José de Corocorto (hoy La Paz), Provincia de Mendoza, el 23 de mayo de 1918 y murió también en Mendoza el 18 de abril de 1994. Nació en una familia de linaje huarpe y a los ocho años ya cantaba en actos escolares y por las esquinas de su pueblo.  Recibió los primeros conocimientos de su instrumento, de un tal señor Navarro, bandoneonista de La Paz. Quedó huérfano a los 12 años y a los 15 trepa a un tren de carga en la estación ferroviaria de su querida La Paz, llevando su guitarra, compañera de la que no habría de separarse jamás.

 

A los 16 años se incorpora al que por esos años era un conjunto de primera línea “Brochazos de Tradición”, con el que recorre todo el país. Posteriormente el conjunto es contratado por el circo “Gani-Pollastrini”, pero al poco tiempo debe cumplir con el servicio militar, en la ciudad de Santa Fe. Luego se radica un tiempo en esa provincia y conoce todo el litoral, sus costumbre y música, formando dúo con Horacio Quintana, cuyo  verdadero nombre era Tito Gutiérrez, cantor de fama por aquella época, dúo que dura alrededor de 3 años.

 

Nuevamente es contratado por el circo y comienza a cantar como solista, acompañado de su guitarra. Se queda un tiempo en Tucumán y allí conoce a Margarita Palacios con quien forma lo que se llamaba en esa época un “dúo mixto”. No obstante estar en permanente gira por todo el país, se radica en Buenos Aires. Forman por ese año el Dúo “Dávila-Paz”, y por el año 1941 conoce a Luís Rosales, director artístico de Radio Belgrano, quien le sugiere el seudónimo artístico de “Dardo”, el que incorpora de allí en más a su nombre Félix. Vive 25 años en Buenos Aires, proyectándose desde 1949 como solista.

 

Por esos años, en 1948, compone en Tucumán su primera composición autoral, la canción “Mañanitas de Amaicha”, estrenada nada más y nada menos que por Marta de los Ríos, en el mismo Tucumán. En 1949 crea su obra más conocida, que se transformaría en un clásico de la música popular cuyana y en el himno folclórico de la Vendimia, su cueca “Póngale por las hileras”. Esta obra es estrenada en el Palacio Salvo, de Montevideo, Uruguay, con éxito absoluto. Posteriormente sería grabada por don Carlos Montbrun Ocampo y  sus Alegres Fiestas Gauchas, y más tarde por Antonio Tormo Y Antonio Pantoja, que acrecentaron su difusión.

 

 

Cuenta Félix Dardo Palorma que, en esta composición, se inspiró en los recuerdos primeros de su querida La Paz, allá, en la provincia de Mendoza,  donde los carros vendimiadores iban desde la finca de don Vicente Gil a la bodega Storniolo.  El amor por su tierra y sus vivencias lugareñas lo convirtieron en un verdadero transmisor de aspectos fundamentales de la economía mendocina: las viñas y las bodegas, pero siempre con el contenido social que estas actividades conllevan. Es el cantor y autor por excelencia de todo lo que rodea a la industria madre cuyana. Por 1951 crea su cueca “La viña nueva”, interpretada por Los Chalchaleros y los principales conjuntos argentinos.

 

 

Por concurso gana la composición de la música de la producción cinematográfica norteamericana “El camino del gaucho”, de la “Twentih Century Fox”, en la cual, además de la creación de toda la banda sonora, interpreta y da asesoramiento a los cantantes norteamericanos. Esta fue, sin dudas, su primera proyección internacional.Durante su permanencia en Buenos Aires incursiona también en la música popular bonaerense, creando numerosas composiciones, algunas de ellas, como la milonga, “Ni más ni menos”, grabada en esos años por Aníbal Troilo y cantada por Ángel Cárdenas. A lo largo de esa década del 50, actuó el Radio El Mundo acompañado por las guitarras de Edmundo Zaldívar, Vicente Spina, Marsilio Robles y Avelino Casao. En Radio Belgrano, por las de Rodolfo Bianchi, Domingo Laine e Ismael Russo y en Radio Splendid, por Bianchi, Laine y Núñez.

 

 

En 1961 viaja  a Mendoza con la compañía teatral “Estampas Porteñas “de Arsenio Mármol. Esta compañía tuvo que permanecer un tiempo prolongado en esta ciudad debido a una fuerte nevada, que duró varios días. Allí Félix compone otro de sus grandes éxitos,  “El leñerito”, una canción serrana. Ese mismo año  en Buenos Aires forma un dúo de resonancia nacional, con el ex integrante del famoso trío; “Ruíz-Gallo y Pérez Cardozo” a este dúo lo bautizaron: “Ruíz-Palorma".

 

 

En 1963 contrae matrimonio con Italia Duscio, también paceña, de cuya unión nace su único hijo, Dardo Antón Palorma, a quien le dedica la bella “Tonada de la Nacencia”. En 1987 Mendoza recibe la presencia de su Santidad el Papa Juan Pablo II, y en homenaje a él se realiza un evento con música lugareña, interpretada por una orquesta, canto coral  y coreografía. Allí se interpretó la cueca de Félix Dardo Palorma “Llegando a Cuyo”.   Palorma se refiere a esta cueca diciendo que la compuso en homenaje a su amigo Luis Profili, bodeguero y también compositor folklórico que registraba sus canciones  con el seudónimo de “Luis Morales”. Es el autor de la famosa “Zamba de mi esperanza” , éxito de Jorge Cafrune.

 

 

La obra de Félix Dardo Palorma, está repleta de términos, modismos  y costumbres, amplia en vocablos muy  generosa y de  gran riqueza, con un contenido fiel a las costumbres de su tierra, expresiones  del viejo Cuyum, (tierra árida y de areniscas, hogar del Huarpes), que le permiten destacase en el panorama de la música cuyana por su originalidad. Es autor de más de 250 composiciones, entre ellas: Zambas como La Llamadora, Cañera tucumana, Camino a Andalgalá, El agua corre de a pié, La refranera, La bandeña, Zamba del Dios tomador, Zamba de la Noche Alta, La Cumbreña, etc.  Cuecas: Zonda terral, La Corocorteña, Cueca de las Chapecas,  La Vinajera, La refranera, La viña nueva, Viva Chile y la Argentina, etc. Tonadas: Discurren los que me ven, Las Tonadas, Donde te encuentres, Ese Será mi consuelo, Al cimbrar de la vida, etc. Valses: Amatoria, Mendoza toda, Entre fuegos, y muchas canciones más como El hombre es más que el cigarro (milonga), Se que el amor se aprende (estilo), Moroti (guarania), El Junquillerito (canción serrana), Cuartel de los Granaderos, Pal chango y pa’ vos.


 

Además de su amplísima carrera artística y compositora,  Félix Dardo Palorma fue delegado en SADAIC (Sociedad Argentina de Artistas y Compositores) y presidente de U.A.D.A.V (Unión Argentina de Artistas de Variedades) en la Capital Federal. Una muy fría madrugada del 18 de abril de 1994, don Félix Dardo a la edad de setenta y cinco años, parte con sus brillantes ojos y su sonrisa amable hacia la eternidad. Por un expreso pedido a su hijo Dardo, sus  restos descansan en su pueblo natal, La Paz. 

 

ÁLBUM DE FOTOS:
https://www.facebook.com/carlos.bentocompany/media_set?set=a.1655002321181598.1073741995.100000155376360&type=3

 


FUENTES:

- http://musicosmendocinosparaelmundo.es.tl/


- Andrés “Lolo” Hidalgo  http://www.argentinafolkloreyprovincias.es/

- http://elantigal.blogspot.com.es/