8. mar., 2015

ANDRÉS CHAZARRETA

 

Andrés Avelino Chazarreta, nace en Santiago del Estero, norte argentino, el 29 de mayo de 1876. Desde niño ejecuta al oído diversos instrumentos musicales, siendo que en 1895 obtiene el diploma de Maestro Normal. En 1902 muere su abuela Agustina a los 115 años, quien lo criara pues su mamá lo deja huérfano a los 4 añitos. Se desconoce quién fue su padre, se cree un apuesto mulato, músico, bohemio y conquistador. Por eso, la foto juvenil de Chazarreta con sus hermanas, primas y tías parece una banda de blues del Missisipi, un mulataje que es  considerado orgullo familiar y herencia de musicalidad.



Joven maestro rural, recorre la campiña de Santiago enseñando a escribir y aprendiendo la música y danzas del pueblo. Un mérito de Chazarreta fue mirar, admirar y resguardar ese arte popular en aquella época de abandono: en Salavina, Sumampa o Loreto, Andrés anota en papeles disímiles -no había grabadora- las músicas y coreografías de las danzas del norte argentino, rescatando más de 40. Gatos, zambas, chacareras y malambos sorprenden al joven músico que decide resguardarlas, para luego animarse a componer bajo esos cánones formales y coreográficos.



En 1904 Chazarreta da clases de guitarra y mandolín en sus horas libres, en la casa de la calle Mitre 127, Santiago del Estero, casa que le regala su hermano Agustín, exitoso arquitecto, y que sería epicentro de su obra artística. A esta casa, hoy convertida en museo, acudieron de niños Vitillo y Machaco Ábalos donde aprendieron los bailes tradicionales que después durante 60 años enseñaron al mundo. En 1906 se casa con  Anita Palumbo, su alumna de mandolín. Ella venía de una familia de Sicilia, migrantes asentados en Manogasta, chaco santiagueño, fabricantes de vino y queso. 

 



El 22 de agosto de 1906 da a conocer en el Teatro Cervantes de Santiago la “Zamba de Vargas”, recopilada de los combatientes independentistas Ambrosio Salvatierra y José Maria Gauna, y que sería el punto oficial de partida de su obra folklórica. Chazarreta tenía 30 años. Entonces crea la Compañía de Arte Nativo Andrés Chazarreta compuesta por orquesta y bailarines. En la orquesta tocaban músicos originarios -otro aporte- como el virtuoso arpista ciego Domingo Aguirre; flauta traversa, violín, guitarras y bombo legüero completaban la histórica camerata santiagueña. Los bailarines con sus trajes de fiesta gaucha eran adecuados en el programa con gran gusto, la escenografía era el patio santiagueño de fiesta. 

 



Chazarreta inaugura el número de virtuosos del zapateo con el malambo y boleadoras. Inaugura el concepto de diva solista en la voz de la cantante nativa Patrocinio Díaz. Inaugura y deja en la historia una singular pareja de solistas bailarines de talento natural, don Antonio Salvatierra, el viejo Antu Puncu (80 años) y doña Narcisa Ledesma (83 años), viejos picaros santiagueños quichua parlantes llenos de humor y vitalidad. Chazarreta inaugura el espectáculo musical y dancístico del folklore argentino.

 



No fue fácil: la oligarquía gobernante lo rechaza. En 1911 se le niega el Teatro 25 de Mayo de Santiago a la Compañía, entonces alquila la Sala privada Pasatiempo del Aguila y obtiene éxito. En agosto contrata en Tucumán el Teatro Belgrano, pero después de la primera función la Intendencia le prohíbe continuar representando, pues “los gauchos pata sucias no podían pisar un teatro de opera”, según la prensa de la época. Se va de Tucumán con insultos y quiebra económica. En 1913 estrena en el patio de su casa el vals “Santiago del Estero”, actual himno local. En 1914 visita Santiago el escritor Leopoldo Lugones, asiste a una fiesta folklórica del conjunto de Andrés Chazarreta, escribiendo en 1916 en la revista El Payador comentarios positivos, y difundiendo músicas del autor reproducidas en Revue Sudamericaine de París.

 

 

En 1916 publica su primer álbum musical Santiagueño de piezas criollas para piano, con 29 piezas en homenaje al centenario de la independencia argentina, entre las que figuran La Atamisqueña, la Criollita Santiagueña, la Doble, La Gorostiaguista, La Zamba de Vargas, La Siete de Abril, La Zamba Alegre, hoy clásicos argentinos. En 1917 el Gobernador de Tucumán, Ernesto Padilla, simpatizante de la obra del folklorista, invita a Chazarreta para presentar su compañía en Tucumán, como un acto de desagravio a los hechos de 1911, se presenta con gran éxito. En 1920 Chazarreta publica para Editorial Ricordi su segundo álbum musical santiagueño de tonadas y bailes criollos para canto y piano, en homenaje al aniversario de Santiago del Estero. En el álbum figuran 25 piezas entre las que se encuentran el vals “Santiago del Estero”, “El 180” (gato, éxito actual del chaqueño Palavecino), “La Lopez Pereyra” (zamba, éxito mundial), “Chacarera del Itin”, el “Gato de Aguirre”. 



En 1921 Andrés Chazarreta, con 45 años, logra presentar su compañía en Buenos Aires. El 16 de marzo presenta una audición privada en el Teatro Politeama para periodistas, críticos, artistas y gente de cultura. El debut público es el 17 de marzo con un éxito concluyente. Testimonio del mismo son las notas de prensa de los medios bonaerenses de la época, en especial el artículo “El coro de las selvas y de las montañas”, escrito por el insigne Ricardo Rojas (Premio argentino de Literatura 1923) en la Nación de Buenos Aires. El triunfo se extiende a 45 días con 150 funciones, consagrándose la compañía y la obra de Chazarreta: la metrópoli europeizada había comprendido que había otra argentina, pujante, la de los cabecitas negras, llena de arte e identidad.

 

 

En 1924 Chazarreta da inicio a la grabación de su repertorio y a sus éxitos radiales. Es artista exclusivo de RCA Víctor, realizando alrededor de 600 grabaciones durante 35 años. Chazarreta era entonces el Gardel del folklore. En abril de 1941, a los 65 años funda el Instituto de Folklore que lleva su nombre, primera institución del género, siendo su primera directora su hija y mano derecha Anita Chazarreta“guitarrista de grandes méritos, discípula de Sagreras y becaria del gobierno para proseguir estudios con Andrés Segovia”, según informa Clarín. Anita dirigió el Instituto hasta 1950, tutelando 72 sucursales en todo el país.



En 1955 empieza la celebración de las Bodas de Oro con su obra, a cumplirse en 1956. Diversas instituciones, comprovincianos y amigos le rinden homenaje al pionero del folklore argentino. El 24 de abril de 1960, a los 83 años, muere Andrés Chazarreta minutos antes de la medianoche. La marcha al cementerio fue una fiesta apoteósica y popular, se oyó la zamba “7 de Abril”, la entrañable “Zamba de Vargas” y la “Criollita santiagueña”, zamba compuesta por Chazarreta a la que años después le pone letra Atahualpa Yupanqui.. Andrés Chazarreta fué  oficialmente declarado por el Parlamento argentino “El padre del folklore argentino”. El día de su nacimiento ha sido revelado Día del Folklorista Argentino. Todo un referente por su sensibilidad, tozudez, lucidez, método y valentía. Una verdadera pena no haberlo conocido en vida.

 

Álbum de Fotos:

https://www.facebook.com/carlos.bentocompany/media_set?set=a.518167284865113.135670.100000155376360&type=3

 

Fuente:  *EL PAPIRRI | 16/10/2011  popular cantautor paceño Manuel Monroy Chazarreta. nieto del compositor. papirri@hotmail.com