6. mar., 2015

MARIO MILLÁN MEDINA

Conocido como "El Cantor Chamamecero”, fue un conocido músicocompositor, cantante y guitarrista de chamamé y música litoraleña, de Argentina.

 

Reconocido como uno de los principales compositores de canciones litoraleñas, compuso casi 200 canciones entre ellas varias incorporadas al cancionero popular de la música litoraleña entre las que se destacan "El rancho 'e la Cambicha", "La guampada", "El sargento Sapo", "El colimba", entre otras.

 

Sus letras se caracterizaron por el sentido del humor, creando una línea que sería continuada y que ha sido conocida como chamamé festivo. Por el contenido costumbrista de sus composiciones ha sido llamado también como el Molina Campos del Chamamé.

 

Hijo de un inmigrante español y de una criolla correntina nació en La Colonia El Porvenir, departamento de Goya, Provincia de Corrientes, el 25 de mayo de 1914.

 

Poeta, caminante, compuestero popular, guitarrero y cantor popular
logró en sus composiciones una verdadera experiencia interior y es la que, como compositor inspirado, trató de compartir y volverla trascendente, buscando y rescatando nuestra forma de ser que incluyó al hombre y a su entorno paisajístico.


Creador con una definida personalidad autoral, sus composiciones fueron una pequeña historia narrada en sólo unos minutos, en la que pintó personajes, costumbres y tradiciones de su provincia natal. Se inspiró en los tipos lugareños, en los sucesos y hechos de la vida rural, proponiendo siempre un sentido a sus creaciones y un contenido social que no ha perdido vigencia.


Desde el año 1935 inició un derrotero de juglar recorriendo todo el Litoral argentino. En cada paraje, en cada estancia, en cada fogón o bailanta de campo de “ramada güipé”, sonaba el guitarrear y la voz inconfundible de Mario Millán Medina. Contó, narró y cantó en el idioma de su gente.

Fue uno de los que introdujeron el humor sano en el chamamé, bajo la forma de situaciones simpáticas y picarescas del hombre de campo. Es así como pintó personajes populares, le cantó también a la guaina o amada y  
describió con lujo de detalles acontecimientos sociales, sucesos (tristes o risueños) y lugares

Así como Florencio Molina Campos fue un gran maestro del dibujo y la pintura que supo retratar los personajes típicos del campo y sus costumbres en los famosos almanaques de "Alpargatas". Don Mario hizo lo mismo pero en versos cantados.

 

¿Se imaginan a esos personales de Molina Campos, con sus vestimentas y esas caras con los rasgos exagerados, bailando un rasguido doble en el rancho de La Cambicha?, o al recluta  frente al sargento y esperando a que le pidan la "papeleta"? o a la familia de Taitá con su guaina y toda la gurisada, yendo para la cosecha, junto con el loro, la "culeca" y el gallo de riña?...

 

Sólo es cuestión de usar la imaginación y dejar escapar una sonrisa...

En fin...fue el intérprete que tradujo mil sentimientos o emociones calladas del pueblo. Ese pueblo que lo admiró y lo reconoció por sus composiciones. 


Mario Millán Medina, falleció en Rosario, el 6 de noviembre de 1977, a los 63 años de edad.

 

Su canción "El rancho 'e la Cambicha" es una de las más importantes de la historia de la música folklórica de Argentina. Compuesta en la década de 1940, creó el rasguido doble que desde entonces se constituyó en uno de los estilos musicales centrales de la música litoraleña. Grabada en 1951 por Antonio Tormo, vendió cinco millones de discos, suma nunca superada luego y originó el denominado boom del folklore.

 

La letra de la canción está plena de palabras, situaciones y elementos característicos de las provincias de la Mesopotamia argentina. El autor adopta la identidad de un campiriño, gaucho o trabajador rural correntino, de la zona de Goya, en el suroeste de la provincia de Corrientes, cerca del límite con Entre Ríos de donde era oriundo el propio Millán Medina.

El gaucho relata su preparación y expresa su excitación frente al hecho de que esa noche habrá baile en el rancho de la Cambicha. La Cambicha, según cuenta el propio Millán Medina en la versión de la canción grabada en 1953, era una payesera, es decir una hechicera, que tenía su rancho en las afueras del pueblo. 

Emilio Noya, en su libro Historiando cantares, cuenta que se trata de Cambicha Moreyra, quien regenteaba en la década de 1940 un boliche en las afueras de Goya, que Virginia Ibarrola, la viuda de Millán Medina, precisó que se encontraba frente a la casa de su abuelo.

"Cambicha" es un diminutivo cariñoso y femenino equivalente a Negrita, que proviene de la palabra cambá, término guaraní para designar a las personas de piel oscura o negra.

La letra describe con realismo el ambiente festivo y picaresco del baile, que se realizará esa noche y que el relator describe imaginándolo y anticipándose al mismo. En la primera parte de la canción se refiere al baile mismo, describiendo la forma en que los entrerrianos (los tagüé) bailan el chamamé ("chamamé milongueado", "troteando despacito"), haciendo mención al sobrepaso, uno de los pasos característicos del chamamé.

En la segunda parte, se refiere detalladamente a la vestimenta que usará: camisa planchada ("camisa 'e plancha"), bombacha bataraza característica del hombre de campo argentino, pañuelo celeste al cuello, faja roja, alpargatas y sombrero de ala (bien aludo) en cuyo cintillo colocará una flor. Como remate el gaucho llevará al baile un frasco de Agua Florida (Florida Water), la mundialmente famosa agua perfumada de origen estadounidense, con el fin de rociar con ella a las jóvenes (las guainas); y un paquete de pastillas, para convidar. Su expectativa entonces es llegar a bailar esa noche "con la dama más mejor".

En el estribillo, la letra se refiere a las bromas y la alegría de la fiesta ("van a estar lindas las chanzas"), incluyendo la expresión "ja ja ja ja" como segundo verso -elemento que caracteriza la canción al ser interpretada-, y a continuación menciona la seducción que esa noche desplegará ("le hablaré lindo a las guainas").

 

La canción dio origen a un nuevo ritmo, el rasguido doble o sobrepaso, un típico estilo correntino,  de raíces africanas, que su creador, Millán Medina, desarrolla observando la forma en la que los entrerrianos bailaban e interpretaban el chamamé.

 

La versión clásica es la de Antonio Tormo, cuyo nombre ha sido asociado a la canción. La interpretación histórica de Tormo, grabada en 1950 es realizada sólo con acompañamiento de tres guitarras. Tormo, que era mendocino, nunca había cantado unchamamé y adopta intencionalmente un tono correntino que le otorga a su interpretación un amable clima festivo y que constituye uno de los aciertos de su interpretación.

 

Otra versión importante es la que realizó su autor, Mario Millán Medina. La primera fue grabada el 3 de septiembre de 1953.  La interpretación de Millán Medina le otorga un papel muy importante al acordeón, con las guitarras de fondo rítmico, y está precedida de un gracioso diálogo entre campiriños o gauchos correntinos, que hablan del "chamigo Millán Medina" y su deseo de ir a bailar esa noche "al rancho más divertido... (el de) la Cambicha".

Una interesante versión instrumental es la que realizan el trombonista Abelito Larrosa Cuevas y el guitarrista Mateo Villalba en el álbum Juntata linda en el litoral(1987), en la que se destaca la carcajada interpretada con el trombón.

En 1997 León Gieco invitó a Tormo, entonces con 83 años, a realizar un álbum en forma conjunta que se tituló 20 y 20 (1998), cuyo primer tema es «El rancho 'e la Cambicha», que cantan ambos a dúo.

 

En 1998, Antonio Tormo interpretó la canción por televisión, en el microprograma musical Este amigo del alma, del músico Lito Vitale, en su versión clásica acompañado de tres guitarras.15

 

 IMÁGENES:

https://www.facebook.com/carlos.bentocompany/media_set?set=a.492507417431100.128690.100000155376360&type=3