12. abr., 2014

MARÍA HELENA

Esta niña bonaerense, con su figura jóven, simpatica y su personalidad sincera supo conquistar el aplauso y el cariño de la gente. Ni sus éxitos ni los más celebrados triunfos jamás le hicieron perder en ningún momento, su encantadora y equilibrada sencillez. Pero aunque nos haya dejado, no la olvidaremos nunca y cuando pasen muchísimos años la tendremos presente como ayer. Jamás la podremos olvidar, siempre estará con nosotros junto a los mejores recuerdos que nos dejó

 

 En la ciudad de Remedios de Escalada, cuando corría el invierno de 1946, el 4 de agosto Angélica Hisijos de Kalasakis dio a luz a una niña a la que llamaron María. Su esposo, Jorge Kalasakis, era oriundo de Grecia, más precisamente de la isla de Creta, y ella de la provincia de La Rioja, Argentina.

 

 La pequeña María creció junto a su hermana mayor Elena,  con quien compartía sus juegos, y se desarrolló entre ellas un fuerte lazo fraternal que luego la llevaría a incluirla en su nombre artístico.

 

María cursó sus estudios secundarios en el colegio "Nuestra Señora de Lourdes" de Bánfield, provincia de Buenos Aires, el mismo donde hizo la primaria. Allí obtuvo su título de maestra y ejerció la docencia durante un año, pero cuando comenzó a actuar como cantante le resultó imposible compatibilizar ambas cosas.

 

Sin embargo se las arreglaba para hacerlo por su cuenta, improvisando un aula en el garage de su casa donde enseñaba canto y guitarra a los niños, con quienes formaba pequeños coros.

 

Recién comenzaba el año 1965 cuando un sacerdote de la iglesia "Cristo Rey" de Lanús le pidió a María que fuera a cantar en una fiesta escolar. Le pareció raro, porque nunca había cantado en público, pero insistió tanto este sacerdote que accedió. Ocurrió que estaba allí un representante de "Remates Musicales" de Canal 9, y después de escucharla le dijeron que fuera al Canal, que allí la esperaban para que actuara.

 

 Unos meses antes de cumplir 19 años, debutó en "Remates Musicales". De "Remates Musicales" Roberto Galán la llevó a la Editorial Julio Korn, y de allí la presentaron en CBS Columbia, donde conoció a Hernán Figueroa Reyes. Le hicieron grabar una cinta y al mes, en junio de 1965, ya estaba en la calle su primer disco con los temas Ribereña y Canto islero,

 Su consagración artística se produjo en l965 en el III Festival Nacional de la Música del Litoral realizado en el Anfiteatro Manuel Antonio Ramírez de la ciudad de Posadas, Misiones, donde fue la "Revelación" y recibió el premio máximo: un mate gigante con placa de bronce y la inscripción:"MARIA HELENA, UNA VOZ QUE NACE EN EL CORAZON DE LA NOCHE MISIONERA".

 

Ese mismo año en el Festival de Marcos Juárez la bautizaron "Sol del Litoral", debido al gran éxito obtenido con esa canción. Al año siguiente participó en el Festival de Cosquín, donde volvió a hacerlo en 1968 y 1969.

 

En el VI Festival Nacional de la Música del Litoral (1968) realizado en el Anfiteatro Manuel Antonio Ramírez de la ciudad de Posadas, fue tal el entusiasmo del público que fue aclamada como la "Novia de Posadas"

 

En su amplia gama interpretativa incluyó temas de autores de relevancia como Fermín Fierro, Ramón Ayala, Hernán Figueroa Reyes, Oscar Valles, Albérico Mansilla, Horacio Guarany, Eladia Blázquez, José Vicente Cidade, entre otros.

  

La voz de María Helena convirtió en éxitos muchas canciones, como "Canto islero", "Mi serenata", "Soy de Misiones", "Sol del Litoral", "Viejo Paraná", "Corrientes es así", "Pescador y guitarrero", "Lucerito alba", "Galopera, "Costera", "No quisiera quererte" y "Canción del adiós".

 

 En sus presentaciones y grabaciones contó con el acompañamiento musical de importantes figuras como Carlos Vallejos, Luis Ferreira (Juan Payé), Papi Barboza, Ricardo Ojeda, José Carli, Oscar Cardozo Ocampo, Waldo Belloso y Rubén Duran.

 

En 1966 fue elegida para protagonizar un cortometraje sobre el folclore argentino que sería exhibido en la televisión de Francia y Alemania. Su última actuación fue en el VI Festival del Folclore Correntino, en Santo Tomé.

 

 El 17 de diciembre de 1969 en horas del mediodía, al volcar el automóvil Valiant IV de su propiedad, guiado por su representante artístico, Alberto Heredia, se abrió la puerta delantera derecha, con tan mala fortuna que María Helena fue arrojada a la calzada y el vehículo cayó sobre ella, falleciendo en forma instantánea por las múltiples fracturas y lesiones recibidas. Tenía 23 años.

 

El accidente se produjo a la altura del empalme de la Ruta Nacional 14 con el camino de acceso a Santo Tomé, Corrientes. Viajaban en el mismo automóvil, el guitarrista Luis Ferreyra (Juan Payé) y una tia de María Helena, hermana de su madre.

 

IMÁGENES:

https://www.facebook.com/carlos.bentocompany/media_set?set=a.567575183257656.145797.100000155376360&type=3